APOCALIPSIS 8:10-11 LA TERCERA TROMPETA La tercera trompeta abarca los versos diez y once de este capítulo.  Esta tercera trompeta emplea símbolos diferentes a los usados en las dos trompetas anteriores.  En este caso, es una gran estrella que afecta la tercera parte de los ríos y de las fuentes de las aguas.

Y CAYO DEL CIELO UNA GRAN ESTRELLA ARDIENDO (v. 10)  “Una gran estrella ardiendo”.  Estrella es el símbolo más sobresaliente en esta trompeta.  Estrella tiene varios significados en las Escrituras. Estrellas pueden representar seres celestiales, o ángeles que sirven al gobierno celestial (Job 38:7, Sal 103:20-22).  Juan aplica la palabra estrella a ángles (Ap 1:20, 12:4,7-9). Angeles ejecutan juicios en nombre de Dios (Juc 5:20, 1Rey 22:19, 2Cro 18:18, Ex 12, 2Rey 19:35). Angeles intervienen para rescatar y salvar a los siervos de Dios (Dan 12:3, 9, Heb 1:13-14).  La gran estrella en la tercera trompeta es el blanco de los juicios divinos.

ARDIENDO COMO UNA ANTORCHA (v. 10) “Ardiendo como una antorcha”.  No es fácil encontrar una explicación para esta terminología.  Antorcha, o lámpara separadamente puede significar: A Dios en el contexto del pacto (Gen 15:17, Ex 20:18, Dt 4:24).  Como un símbolo de su persona (Dan 10:6). Asociada con las instrucciones de su Palabra (Sal 119:105, Prov 6:23).  Relacionada con la salvación (Is 62:1). Sin embargo, en la tercera trompeta tiene un énfasis negativo.  Esta gran estrella ardiendo produce destrucción al hacer contacto con los ríos y las fuentes de las aguas.

CAYO DEL CIELO (v. 10 ) El origen de su caída es el cielo.  En el Antiguo Testamento caer, o inclinarse implica sumisión, reverencia ante la presencia de Dios (Nm 16:22, 45, Jos 5:14, Jc 13:20, Dan 9, Ap 1:17). También puede significar declinación espiritual (Prov 16:18, 29:16).  Es posible que Apocalipsis 8:9-10, se refiera a la caida de Lucifer (Is 14:12-14, Ez 28:14-17).  El Nuevo Testamento también sostiene la idea que caer denota declinación espiritual (Ro 11:11,22, 1Co 10:12, Heb 4:11, Ap 2:5). El hecho que esta gran estrella contamina las aguas, describe que su caida produjo destrucción sobre lo que ella tocó.

CAYO SOBRE LA TERCERA PARTE DE LOS RIOS (v. 10) “De los ríos”.  Ríos tiene un significado literal en la Biblia como fuente de vida y de sustento para los seres vivos (Sal 1:3, Ez 29, 31:4, Is 18:2,4, 32:6, Is 23:3).  Ríos también tienen un significado espiritual (Sal 1:3, Is 66:12, Jn 4, 7:37-38, Zac 14:8, Ez 47).

Y SOBRE LAS FUENTES DE LAS AGUAS (v. 10)   “Fuentes de las aguas”.  Pueden significar la sexualidad humana cuando es ejercitada apropiadamente (Prov 5:16-18, Cant 4:12,15). Las enseñanzas de Dios (Prov 13:14, 14:27). Cuando hay sequía puede indicar juicios de Dios en contra de la apostasía (Os 13:15, 1Rey 16-18).  Cuando están contaminadas producen muerte y enfermedad (2Rey 2:19).  Cuando están turbias o sucias, el justo se corrompe y cae ante el impío (Prov 25:26). La asociación de ríos y de fuentes contaminadas produce la muerte de seres humanos.  En Palestina el agua siempre ha tenido un valor incalculable (Ex 23:25, 1Sa 30:11-12, 1Rey 18:4,13, 22:27, Job 22:7, Is 3:1, 21:14, Os 2:7.  Uno de los atractivos de la tierra prometida eran fuentes de muchas aguas (Nm 24:7, Dt 8:7, 11:11). Dios se presenta como la fuente de agua pura (Sal 1:3, 23:2, 36:9, 4:21, Is 51:11, Jer 2:13).  El agua es un símbolo de limpieza espiritual (Sal 51:7, Is 1:15-16, 4:4, Jer 4:14, 33:8, Ez 36:25).  El agua es mencionada en actos divinos de liberación (Ex 14-15, Jos 3:16, 4:18,23, Sal 77:16,19,20, 106:9-11).  En el contexto de Apocalipsis el agua representa una fuente de salud física y espiritual provista para los redimidos (Ap 7:17, 21:6, 22:1,17).  También simboliza opresión y persecución cuando las aguas causan innundaciones (Ap 12:15, 17:1,15). En la tercera trompeta las aguas están contaminadas y no producen las bendiciones que las Escrituras mencionan.  Esto indica los efectos negativos que anuncia la estrella al caer del cielo. Hay una promesa en el Salmo 23 en donde el Señor promete pastorear a su pueblo junto a aguas de reposo.

Y EL NOMBRE DE LA ESTRELLA ES AJENJO (v. 10) “Ajenjo”.  La gran estrella recibe el nombre de ajenjo.   Ajenjo es una planta amarga, de mal sabor.  En las Escrituras tiene varios significados: Injusticia (Am 5:7, 6:12), sufrimiento, aflicción y amargura (Lm 3:15,19) y adulterio (Prov 5:3-4). En el contexto de la idolatría de Juda que provoca la invasión de Babilonia, ajenjo representa: castigo por su idolatría (Jer 9:14-15, 23:15, Dt 29:17-18).  Profecía falsa (Jer 23:11-40), apostasía (Jer 8:5,14, 9:13-15). Simbólicamente hablando, cuando Israel se olvidó de Dios en busca de amantes, ajenjo es usado para señalar su adulterio espiritual (Os 2-3, Ez 16, Jer 9:2, 23:10,19). Ajenjo en la tercera trompeta pudiera representar el castigo de Dios por la apostasía relacionada con la caida de la gran estrella y la contaminación de los ríos y de las aguas con elementos tales como: adulterio, falsa profecía, idolatría e injusticia.  La gente al beber de dichas fuentes muere.

INTERPRETANDO LA TERCERA TROMPETA (v. 9-10).  “Estrella”.  La estrella representa mensajeros verdaderos (Ap 1:20).  Como también puede señalar maestros falsos (Jd 13).  Jesús es la estrella de la mañana (Ap 2:28, 22:16).  La gran estrella tiene un significado negativo. Esta gran estrella puede representar la caída de Satanás y los resultados de esa rebelión (Gen 3, Jn 8:40-45, Is 14:12-14, Ez 28).  El contaminó a la tercera parte de los ángeles (Ap 12:7-10) y se convirtió en el perseguidor de la iglesia (Ap 12:12-13).  “Antorcha ardiendo”.  Puede ser una referencia al decline espiritual de Lucifer.  El Antiguo Testamento hace referencia a su caida (Lc 18:17-20, Mt 24:29, Jn 4:14, 7:37-39, Jd 4,12,13, Hch 20:26-31, 2Tim 4:3, 2Tes 2:1-12, 2P 2:1-3, 1Tim 4:1-2, Ap 2-3). “Fuentes de las aguas”.  Jesús se refirió a sus enseñanzas como fuentes de agua viva” (Jn 7:37-39).  De ser así, la caida de Satanás ensució todas las fuentes puras que pudiera transmitir el correcto evangelio.  Apocalipsis informa que por medio de la apostasía de la iglesia, él logró embriagar a los reyes de la tierra con su fornicación (Ap 17:2). Probablemente aquí hay una referencia a la apostasía anunciada en el Nuevo Testamento (2Ts 2:1-12).  Pablo profetiza de falsos maestros que se introducirían en el seno de la iglesia (2Tim 4:3-4).  Pedro anuncia la venida de herejías encubiertas (2P 2:1-3). La misma iglesia cristiana fue dominada por Satanás por muchos siglos. Satanás ha ganado mucho terreno fuera de la iglesia.  Mantuvo y todavía mantiene en oscuridad espiritual una gran porción de la raza humana por medio religiones paganas, países comunistas, naciones ateas, filosofías orientales y falsos cultos. Los juicios de Dios envuelven no sólo intervenciones activas como la de Sodoma y Gomorra, sino juicios permisivos (Ro 1:18-32), es decir, el hombre cosecha lo que siembra.  La iglesia al dejarse arrastrar por los engaños de Satanás se convirtió en la misma mano derecha de Satanás para perseguir a sus miembros. En esta tercera trompeta podemos decir, que los juicios de Dios se han dejado sentir sobre aquellos que han seguido la política de Satanás.  Esto incluiría la iglesia cristiana que se entregó a la apostasía.  Ella es y ha sido y será responsable por sus acciones.  Aunque en la tercera trompeta no se especifica otro castigo, Dios destruirá a la gran estrella y a la gran Babilonia cuando el tiempo lo indique (Ap 17-20).  

CONCLUSIÓN: La tercera trompeta. "Tocó el tercer Angel. . . Entonces cayó del cielo una estrella grande, ardiendo como una antorcha. Cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales de agua. La estrella se llama Ajenjo. La tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo, y mucha gente murió por las agua, que se ha­bían vuelto amargas" (Apocalipsis 8: 10, 11).

El ajenjo es una planta amarga que produce un jugo venenoso. La "estrella" ajenjo de la tercera trompeta, tal como el fuego de la primera, "cayó del cielo". A los ángeles se los llama estrellas en Job 38: 7. El ángel "Ajenjo" es amargo y ponzoñoso. En S. Lucas 10: 18 Jesús dice que Satanás cayó del cielo como un ra­yo. En Apocalipsis 12: 7-9 se nos dice que Jesús, que allí tiene el nombre de Mi­guel, expulsó a Satanás del cielo.

Los "manantiales" siempre han sido muy apreciados como fuentes de agua potable. En Apocalipsis 21: 6 se le ofrece a la gente espiritualmente sedienta la opor­tunidad de beber del "manantial del agua de la vida". En Isaías 12: 3, Proverbios 13: 14 y S. Juan 7: 37, la salvación, la verdadera sabiduría y Cristo mismo son com­parados con fuentes, pozos y agua. En Jeremías 2: 13 Dios reprende a su pueblo por abandonarlo, a El, "Manantial de aguas vivas", para hacerse cisternas, "cis­ternas agrietadas, que el agua no retienen".

Ahora bien, Satanás difunde sus errores por medio de maestros humanos. Los manantiales o fuentes de aguas, a diferencia de los cuerpos celestes de la siguiente trompeta, se encuentran en la tierra. Llegamos a la conclusión de que la tercera trompeta preanuncia la contaminación de la verdad en la iglesia de Dios  mediante. ponzoñosos errores satánicos enseñados por maestros cristianos.

Una vez más Dios deja que su pueblo coseche los resultados de sus propias decisiones. Oseas 4: 17: "Efraín es dado a ídolos; déjalo" (Reina-Valera). S. Ma­teo 23: 38: "Se os va a dejar desierta vuestra casa". La iglesia medieval de Occi­dente sucumbió a las seducciones de Satanás, el ángel caído, Ajenjo, y paso a paso se fue conformando al molde de la cultura pagana y secular. Dios le permitió ha­cerlo. Mientras tanto, la iglesia perdió mucho de su poder para transformar a la gente. En lugar de ello, a menudo la apoyaba en sus crímenes. El dulce y chispeante manantial de la vida se volvió cenagoso y amargo.

Gracias a Dios que hemos estado bebiendo de las aguas puras de su evangelio. 

Estudiemos el Apocalipsis

Seminario del Libro Genesis

Hechos Asombroso

Home page