¿Se puede entender y descifrar los símbolos que está escrito el Apocalipsis?

 

 

 

Es realmente una bendición, poder estudiar Apocalipsis.

Jesús mismo dice que es “bendito quien lo lee y lo entiende” (Apocalipsis  1: 3) ( Apocalipsis 22: 6-9)

En cierta oportunidad, venía un etíope, leyendo el libro del profeta Isaías, y le declara a Felipe: -

“¿Cómo entenderé, si no hay quién me lo explique?”

Justamente, este seminario, tiene esta función.

No es la de dar simplemente “una interpretación” de este libro, sino, “enseñar” la revelación de Jesucristo, pero de manera correcta.

Ese es el significado de la palabra griega “Apocalipsis” (Revelación) o sea, “descorrer el velo”, para ver de una manera “muy clara”, todas las cosas que Él revela en este libro profético.

Apocalipsis, fue el libro de cabecera de los primeros cristianos, durante los primeros siglos, que los mantuvo informados, sobre los acontecimientos y peligros, con relación a la Iglesia.

Si bien es cierto que esta profecía anuncia el triunfo final de la Iglesia, también enseña, como ésta “debe caminar” a través de la historia, para poder llegar a esa victoria.

En la historia, la Iglesia tubo que sortear muchísimos obstáculos. Persecuciones, intromisiones de falsas doctrinas, que terminaron paganizándola, desespiritualizándola, quitándole fuerza, etc.

La Iglesia fue atacada intelectualmente, y durante cientos de años, estuvo produciendo mártires.

Todos estos obstáculos, fueron superados, sólo por aquellos que, advertidos por la profecía del Apocalipsis, pudieron descubrirlos, y de esta forma, superarlos.

Engañados por medio de instituciones, que decían profesar el cristianismo, y que en realidad, estaban sirviendo al mismo demonio.

¿Quién les informó a los reformadores, que el papado era el anticristo?

Fue el libro del Apocalipsis a través de sus siervos.

Cuando el cristiano, se aparta de la “correcta interpretación” de este libro profético, quedará en la oscuridad total y en un callejón sin salida, puesto que se aparta de la luz, que arroja este maravilloso libro profético.

Hoy todavía, y con mucha mas razón, necesitamos de la luz, que Dios nos da por medio de este libro.

Pero muchos piensan: ¿Hay tantas interpretaciones? ¿Cuál será la correcta?

La correcta, será la que realmente arroje luz.

Estoy seguro, que Ud. No se hará mas esa pregunta, luego de que termine este seminario.

Este es un método único de interpretación, pues lo que se hace, no es otra cosa, que seguir el sistema de signos, por medio de los cuales, Dios, comunicó sus mensajes a sus siervos.

Estos signos, están explicados en la misma Biblia, lo que hace imposible errar en su interpretación.

“Apocalipsis, por su naturaleza, no permite dos interpretaciones distintas”.

Si llegamos a lo correcto, es solamente, siguiendo su propia interpretación, pues es la explicación que Dios da con respecto a los símbolos que Él mismo muestra en su Palabra.

O sea, que todo lo que Dios reveló, esta al alcance de nuestro entendimiento.

En el libro de (Isaías 44: 7-8) dice: ¿”Y quién proclamará lo venidero, lo declarará y lo pondrá en orden delante de mí, como hago Yo desde que establecí el pueblo antiguo? Anúnciele lo porvenir, lo que viene. No temáis ni os amedrentéis. Te lo hice oír desde la antigüedad y te lo dije”.

Y en (Amós 3: 7) dice el Señor: “Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas..”

(Isaías 46: 9-- 10) "acordaos de las cosas pasadas desde el siglo; Porque yo soy Dios, y no hay más Dios, y nada hay a mi semejante; que anunció lo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quisiere”;

 

Es evidente, que la voluntad de Dios, es, “revelar siempre” sus planes a sus siervos.

Este libro de revelación, (tal el significado del griego Apocalipsis) tiene justamente ese propósito, el de anunciarnos de antemano, las cosas futuras por venir.

Tal como en la antigüedad, el propósito de Dios, fue que tuviéramos una revelación permanente de sus designios, ahora también.

Antes, fue por medio de los profetas, hoy, (nos dice Pablo) (Hebreos 1: 1-2) “Por medio de su hijo”

Es por eso que leemos en (Apocalipsis 1: 1) “La revelación de Jesucristo”

Estos planes, que él  nos comunica, son los que ya ha predeterminado con relación al presente y al futuro, tal como lo hizo en las profecías anteriores, que fueron anunciadas antes y luego cumplidas con total precisión.

Ejemplo:

Todas las relacionadas con el nacimiento de Jesús, que nacería de una virgen, la sucesión de reinos de las profecías de Daniel. Etc.

Estas últimas, nos anuncian la llegada del reino de Dios.

Pero después de una serie de imperios, que se cumplieron estrictamente en la historia, y que fueron: BABILONIA – MEDOPERSIA – GRECIA – ROMA. Y la división de estos en diez reinos, que son los actuales estados europeos, que forman la Unión Europea.

Lo que Dios había determinado antes que así sucediera. Vea (Hechos 2: 23) (Hechos 4: 25-28)

Lo que él tiene escrito en su libro de acontecimientos futuros, (paráfrasis “La Biblia al día”) (Daniel 11: 2) lo tenemos escrito en este libro del Apocalipsis, tal como una copia del libro de Dios.

Justamente, una de las funciones del Espíritu Santo, es “anunciarnos el porvenir” (Juan 16: 13)

Así tenemos, que lo que reza en él (v. 19) del primer capítulo de este libro que dice: “Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después  de estas”, se cumplen, desde el nacimiento de la Iglesia, (aproximadamente año 32 de Cristo) hasta su manifestación.

Primeramente en sus tipos, es decir, sus cumplimientos parciales, o como decimos comúnmente, en “miniatura”, como la mayoría de las profecías, y que corresponderían en este caso, a “las cosas que has visto y que son” luego, siguiendo la lectura de (Apocalipsis 1: 19) “las que han de ser después de estas”, que son las realidades futuras, de las cuales, las históricas aunque reales en su cumplimiento, son “sombras” de lo venidero.

La Biblia, está llena de este tipo de profecía, al punto de sentar un precedente, que se toma como su patrón, para la interpretación.

Por esta razón, este libro es, para dar revelación, de las cosas a sus siervos (Cap. 1: 1) y se las declara como dice en el original griego “por medio de señales”.

Este hecho, es muy importante, y nos muestra que es la Iglesia, la que tiene el privilegio de entender, todos los misterios del reino de los cielos. Vea (Mateo 13: 11) (Marcos 4: 33) (Lucas 8: 10)

Es la verdadera Iglesia, la que tiene que dar el alimento espiritual “a su debido tiempo” (Mateo 24: 45) y por lo tanto, quien tiene la revelación para el “entendimiento” de esta profecía.

En (Daniel 12: 4) dice: “Pero tú Daniel, sierra las palabras de la profecía de este libro, y séllalas  hasta el tiempo del fin.”, Y luego en (Daniel 12: 10) agrega: “Ninguno de los impíos entenderá, pero los  entendidos comprenderán”

Ya hemos visto, lo que dijo el Señor al profeta Amós: “Nada hará Jehová sin que revele sus planes  a sus siervos los  profetas.” Es decir, todo lo que Dios tomos, ya lo tenía previsto.

No es que sobre la marcha, va planificando.

Estos planes, ya predeterminados, Dios, los fue declarando damos pueblo, mediante los profetas en forma progresiva.

 

Mis queridos hermanos, no me gustaría que leyeran este seminario como si fuera una predicación. Me gustaría que pudiéramos compartir lo que estamos aprendiendo de la palabra de Dios. Es muy importante que  ustedes estudien este seminario con su Biblia. Deben buscar cada versículo que se mencionan en este seminario para sí ustedes también puedan ayudar a otra persona conocer el mensaje que Señor tiene para la Iglesia.

PREGUNTAS "favor de leer el primer capítulo de Apocalipsis para contestar estas preguntas"

 

  1. ¿Qué significa la palabra Apocalipsis?
  2. ¿Quién es el autor del libro?
  3. ¿Por qué Juan estaba en la isla llamada Patmos?

 

* La Revelación De Jesucristo

Página principal.

 

¿Quiere hacer un comentario? Favor de hacerlo aquí.

 

Counter