* ¿Quién es la Bestia?

La bestia o Anticristo es la institución del papado.  Para muchos esto es extraño y habrá quien piense que estamos obrando con prejuicios religiosos.  Pero antes de que me juzgue, lea a continuación las características de la bestia y como el papado las cumple todas.

1.     Saldría de Roma, Luego de su caída

2.     El dragón le dio su poder y su trono

3.     Relación de la Bestia con los 1ros. Tres Reinos

4.     Quitará Tres Reinos

5.     Blasfemias Contra Dios

6.     Blasfemaría el Santuario

7.     Perseguiría a los Santos

8.     Cambiará la Ley de Dios

9.     Su Hegemonía Duraría 1,260 años

10. Sería Herida y Sanaría

11. Su Nombre Suma 666

 

 

 

 

 

 

 

* ¿Quién es la Bestia?

Saldría de Roma, Luego de su caída

El cuerno que crece entre los diez, surge luego que estos se establecen en lo que fue el imperio romano.  Roma cayó bajo los bárbaros en el 476 DC. y el papado, tal como lo conocemos hoy, surgió en el 538 DC. por un decreto de Justiniano el grande.

 

El dragón le dio su poder y su trono

Para el año 330, Constantino mudó la capital del imperio para el Bósforo, y llamó su ciudad Constantinopla.  La razón era que Constantino quería ostentar los títulos que le confería su  rango de emperador.  Además de rey temporal, los Césares ostentaban el título de dios que tenía que ser adorado y pontífice máximo (Pontifex Maximus) de la religión del imperio.  Como no quería rivalizar con su amigo Silvestre, obispo de Roma, Constantino decidió mudar la capital y así dejar a Silvestre como amo de la antigua ciudad de Roma.  Tenemos que recordar que para el año 800, el día de navidad, el Papa coronó a Carlomagno como emperador del “Santo Imperio Romano”.  Todos los reyes de Europa eran súbditos del Papa. 

 

Relación de la Bestia con los 1ros. Tres Reinos

La bestia tiene parte de león, parte de oso y parte de leopardo, lo que representan los reinos de Babilonia, Medo Persia y Grecia.  ¿Qué tiene el papado y la iglesia que él encabeza de Babilonia?  La idolatría.  Aunque los católicos  dicen que no adoran a los santos ni a sus imágenes, sino que las veneran, nos gustaría preguntar, ¿Cuál es la diferencia entre adorar y venerar?   Si a las estatuas y pinturas de los santos se les  reza, se les canta, se les dedican novenas, se les prenden velas, se las pasean en procesiones y se les atribuyen milagros,  si eso no es adoración, ¿qué es entonces?

El culto mayor se le tributa a María la madre del Salvador. Se le ha llamado abogada, mediadora, redentora, y tantos otros nombres que pertenecen a Cristo.  Se le llama “madre de Dios”. ¿Cómo es posible?  ¿Existe ella antes que Dios?  Lo que ella dio a luz fue la humanidad de Cristo, pues su divinidad estaba con Él desde la eternidad.  Piense:  si usted le ora a Dios y simultáneamente hay miles orando a Él, Dios, por su omnipresencia escucha a todos.  Y si la oración es a María, y ella estuviera viva en el cielo, ¿podría ella escucharla?  Cierto que no, pues ella no tiene la omnipresencia.  Ella no es Dios.

Alfonso de Ligorio, canonizado por la Iglesia Católica, escribió un libro en dos tomos, titulado “Las Glorias de María”.  No hay una página en este libro que no contenga una blasfemia al conceder a María todos las características de Dios, el Padre y de Jesucristo.  Basta leer esta cita del tomo 1ro., página 20: “Todas las gracias sólo por mano de María se dispensan, y que todos los  que se salvan no lo consiguen sino por la mediación de esta divina Madre, por necesaria consecuencia puede decirse, que de elogiar a María, y de la confianza en su intercesión, depende la salvación de todos.”

El culto a María  es una combinación del culto a la diosa romana Cybele; la diosa griega Hera, esposa de Zeus; la diosa Atenea, llamada también la diosa virgen;  y otras diosas de las antiguas civilizaciones, partiendo de Babel.

La bestia también tiene parte de Medo Persia.  De esta nación, el romanismo tiene el domingo, que, aunque se le dio el nombre de “día del Señor”, ya antes de nacer Cristo, los Persas dedicaron el primer día de la semana a su dios Mithra, asociándolo con el sol.  El mitraísmo entró en Roma desde temprano, pero fue Constantino el que contribuyó más a su culto.  En el edicto del 321, el emperador llama al primer día de la semana “el venerable día del sol”, nombre que aún hoy persiste en los idiomas inglés y alemán .  Él era devoto de Apolo, dios del sol griego, y le fue fácil asociarlo con Mithra, dios del sol de los Persas.

De Grecia, el papado tiene la creencia en la inmortalidad del alma.  Si la Biblia establece que el hombre es mortal  (Isaías 51:12) y que el único inmortal es Dios (1 Timoteo 1:17), entonces, ¿de dónde vino la doctrina de la inmortalidad del alma?  En tiempos tan remotos como Babel, ya se había difundido esta idea, pero fue en Egipto que cobró más fuerza, mediante El Libro de los Muertos. Platón, el sabio griego, estudió en la gran logia blanca de Egipto, donde bebió de estos conceptos misteriosos.  Al regresar a Grecia, él enseñaba en su academia todas estas cosas y escribió varios tratados.  En uno de ellos, La República, presenta la parábola de la caverna, de donde proviene el concepto medieval de que “el cuerpo es la cárcel del alma”.

El libro de Platón que más refuerza la doctrina de la inmortalidad del alma es El Fedón.  En esta obra, el filósofo describe con lujo de detalles las últimas palabras del sabio Sócrates antes de beber la cicuta, que segaría su vida.  Aunque parezca extraño, los maestros religiosos del Medioevo creían más en los sabios griegos que en los profetas de la Biblia.  El neo platonismo era de las principales materias en los cursos de la universidades de la Edad Media y aún  hoy se enseña a Platón  como si fuera un profeta de Dios.

Quitará Tres Reinos

Para fines del siglo 3ro. y comienzos del 4to. hubo un cisma en la iglesia romana.  Arrio, sacerdote de Alejandría, se levantó con la doctrina de que Cristo no es Dios y que el Espíritu Santo no es personal.  Esto causó grandes controversias en la iglesia.  Pero el sacerdote rebelde ganaba popularidad y miles le seguían.

El culto arriano era atractivo a las masas, pues  sus cánticos eran rítmicos y sus predicaciones fogosas.  Aunque el concilio de Nicea condenó sus doctrinas, el arrianismo siguió creciendo aun después de  la muerte de su líder.  El arrianismo entró hasta la casa del emperador, ya que Constancio, hijo de Constantino aceptó lo conceptos arrianos.

Para comienzos del siglo 6to. ya los arrianos habían conquistado a los Hérulos, los Vándalos y los Ostrogodos y amenazaban con arropar a Europa.  El emperador de Oriente, Justiniano, había dado un decreto en el 533, elevando al obispo de Roma sobre los otros cuatro obispados, a saber: Jerusalén, Antioquia, Constantinopla y Alejandría.

Sintiéndose rodeado por arrianos, el Papa no pudo ejercer su puesto.  Hubo cruentas luchas entre católicos y arrianos y, finalmente, en el 538  cayeron los Ostrogodos, el último baluarte arriano, y entonces el obispo de Roma comenzó su hegemonía.  Los tres cuernos cayeron dando paso al “misterio de iniquidad”.

La profecía indica que a la bestia:

También le fue dada potencia sobre toda tribu y pueblo y Lengua y gente (13:7).

La hegemonía papal no se limitó a la gente común de los pueblos, también dominaba sobre los reyes y emperadores de toda Europa.  Pueden verse a menudo, en cuadros y en tapices, al papa coronando a los reyes, como en el caso de Carlomagno.

Cuando el emperador Enrique IV de Alemania quiso enfrentarse al papa Hildebrando (Gregorio VII), éste  fue excomulgado. Los príncipes le negaron obediencia y el pueblo obligó al rey a excusarse con el pontífice romano.  Por condiciones del Papa, Enrique tuvo que presentarse en Canosa, Francia, donde Hildebrando vacacionaba, a rogar por el perdón papal .  Tenía que ir descalzo en pleno invierno y así lo hizo el rey.  Esta humillación de Enrique IV es un ejemplo del poder absoluto del Papa en la Edad Media y hasta los tiempos del Renacimiento.

  Blasfemias Contra Dios

Y le fue dada hablaba grandes cosas y blasfemias… (13: 5)

Daniel 7: 25, hablando del cuerno, dice:   “Y  hablará  palabras  contra el  Altísimo.” Muy pocos creerían que el papado es capaz de blasfemar a Dios.  Pero las pretensiones papales, a lo largo de la historia  son muchas.  La Promthta Bibliotheca, diccionario católico con todas las licencias, escrito por Lucio Ferraris, dice, con relación a la triple corona papal:  “Así que el papa es coronado con una triple corona, como rey del cielo y de la tierra  y de las regiones inferiores (infernorum)”.  (art. 2, Vol. 6., Venecia:   Gaspar Stori, 1772, pag. 26.)  (Vea Apéndice.)

Veamos  estas palabras dichas al Papa: “Porque tú eres el pastor, tú eres el médico, tú eres el director. tú eres el padre de familia; finalmente, tú eres otro Dios en la tierra.”  (Oración de Cristóbal Marcelo, en el Quinto Concilio Laterense, sesión IV, [1512] en Mansi SC, Vol. 32, columna 761.  Latín)

Los tres títulos más  comunes del papa son:  Santo Padre,  Sumo Pontífice y Representante de Cristo.  Veamos qué dice la Biblia al respecto:

SANTO PADRE / DIOS, EL PADRE
“Y vuestro padre no llaméis a nadie en la tierra, porque uno es vuestro padre, el que está en los cielos.” Mateo 23:9

SUMO PONTÍFICE / DIOS, EL HIJO
“Por tanto, teniendo un gran Pontífice, que penetró los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.”  Hebreos 4:14

REPR. DE CRISTO / DIOS, EL ESP. SANTO
“ Más el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre,  él  os  enseñará.”  Juan 14:26

Como podemos ver, estas blasfemias van contra la Santa Trinidad.

Blasfemaría el Santuario

Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre y su tabernáculo y a los que moran en el cielo (13:6).

El Santuario o tabernáculo era el centro del culto hebreo.  Sus sacrificios, su sacerdocio y las fiestas apuntaban hacia el Evangelio.  Por lo tanto, en el Nuevo Pacto, el Santuario que está en vigencia es el celestial, ya que Cristo, con su muerte en la cruz y su sacerdocio eliminó todas las leyes ceremoniales y el culto del templo.

El Santuario es símbolo del Evangelio.  ¿De qué forma el papado blasfema el Santuario?  Al instituir la misa y decir que esta es el mismo sacrificio que el de Cristo en la cruz .  El asunto de la transubstanciación ha llegado al colmo al indicar que el sacerdote es “creador de su Creador” al celebrar la eucaristía .  Otra forma de blasfemar el Santuario es decir que el individuo se salva por obras o dinero.

También las indulgencias blasfeman a Dios al indicar que estas son satisfacciones que la virgen y los santos ganaron, sin necesitarlas, y que la iglesia la aplica a los fieles .  En los tiempos de Lutero, dos monjes dominicos fueron por Alemania vendiendo indulgencias.  Por una bula del Papa Julio II, se permitió venderlas para conseguir dinero para la edificación de la Basílica de San Pedro. Tetzel y Sansón indicaban al pueblo que al comprar las indulgencias, podían  librar  a  las  almas  de sus difuntos de las penas del purgatorio y que los pecados cometidos, presentes, pasados y futuros eran cancelados.  Estos traficantes de indulgencias llevaban un cartel que decía:  “La moneda en el cofre cayendo, y el alma del purgatorio saliendo."

Perseguiría a los Santos

“ … a los santos del Altísimo quebrantará (Daniel 7:25)”.

“…  y le fue dado hacer guerra contra lo santos y vencerlos (Apocalipsis 13:17)”.

Roma pagana se ensañó contra los cristianos y en dos siglos mató a cerca de un millón de ellos.  Pero las matanzas y torturas de la Roma papal sobrepasaron a la de los paganos .   La era de persecuciones culminó con el establecimiento de la Inquisición, en la Edad Media, originada, permitida y apoyada por varios papas . La Inquisición fue muy cruel, sobre todo en España, donde miles fueron quemados en la estaca.  Varias cruzadas fueron llevadas a cabo.  La peor fue posiblemente la masacre de San Bartolomé.

La reina Catalina de Medicci decidió exterminar a los Hugonotes, y para ello se valió del Duque de Guisa.  Los Hugonotes fueron sorprendidos la noche de San Bartolomé, el 24 de agosto del 1572.  Los ejércitos de Guisa no perdonaron ni a niños, ni a ancianos, ni a mujeres.  Según algunos historiadores, los muertos esa noche llegaron a 50,000.  Fuentes católicas dicen que fueron 2,500.  La campaña siguió por una semana aumentando el número de muertos. Una misa pública “Te Deum” fue celebrada para agradecer a Dios la muerte de los “herejes”.  El papa mandó a acuñar una medalla para conmemorar la masacre.  En la misma se pueden ver ángeles con espadas matando a los hugonotes, como indicando la aprobación de Dios .

Mentes diabólicas se solazaban en inventar instrumentos de tortura.  Los castigados ansiaban la muerte, para dejar de padecer los tormentos.  La hoguera fue el instrumento más usado.  En Sevilla era común ver los famosos “autos de fe”, donde la quemazón de los “herejes” era una fiesta de pueblo.

La Iglesia Católica cree y fomenta la libertad religiosa cuando está en minoría en países protestantes, musulmanes o de otras ideologías religiosas, pero cuando ella es mayoría le niega ese derecho a las otras iglesias .  La iglesia ha llegado al colmo al decir que “la intolerancia dogmática en materias de la verdad religiosa no es meramente un derecho, pero un deber sagrado”.  

 

Cambiará la Ley de Dios

“… y pensará cambiar los tiempos y la ley” (Daniel 7:25).

Los Diez Mandamientos de la ley de Dios fueron promulgados por Dios desde el Monte Sinaí y escritos por su propio dedo en las dos tablas de piedra (Éxodo 31:18).  Esa ley sagrada ya existía, pero Dios la codificó y la entregó a su pueblo para que rigiera su conducta por ella.  El Altísimo ha declarado que su Ley es perfecta (Salmo 19:7).  También ha dicho:  “No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios”  (Salmo 89:34 ).  Son muchas las veces que el Señor nos habla respecto a su ley, sin embargo, hay una rebelión natural hacia los mandamientos de Dios, aun entre los llamados cristianos.  Eso es lo que Pablo nos aclara:  “Por cuanto la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede” (Romanos 8:7).  Y antes dijo:  “La ley es espiritual, mas yo soy carnal, vendido a la sujeción del pecado” (Romanos  7:14).

Como Dios sabe que el ser humano es débil, nos dio su gracia, para que podamos ser obedientes a su Palabra.  En el nuevo pacto, antes que nos aventuremos a prometer obedecer, Dios nos dice: “pondré mi ley en sus entrañas, y la escribiré en sus corazones…” (Jeremías 31:33)   Por Ezequiel, el Señor añade:  “Pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis mandamientos…” (36:27)  Al contar con la ayuda del Cielo, podemos ser más que vencedores en la lucha contra el mal.

¿Será posible que entidad alguna se atreva a cambiar la ley de Dios?  La profecía apunta hacia el Anticristo haciendo esto.  Basta mirar los diez mandamientos en el catecismo de la iglesia católica y compararlo con la misma Biblia católica. Vea los cambios hechos en la ley de Dios .  Note que el primer mandamiento cambió.  Más bien usaron el texto de Deuteronomio 6:5 y no las palabras expresas de Jehová en el Decálogo.  El segundo mandamiento fue eliminado por razones obvias: la iglesia usa imágenes para  su culto.  El tercero, que es cuarto en la ley verdadera, reza:  “Santificar las fiestas”.  Al explicar el mandamiento más adelante, el catecismo dice que esas fiestas son el domingo y los días festivos que la iglesia ha establecido.  Con  la eliminación del segundo,  quedan sólo nueve mandamientos y hay que buscar uno para partir en dos.  El único que se prestaba,  por lo extenso, es el décimo, que prohíbe el codiciar la casa, la esposa, y los bienes del prójimo.  Con astucia bien fraguada, la iglesia romana dividió este último mandamiento en dos:  “No consentirás pensamientos ni deseos impuros” y “No codiciar los bienes ajenos”.

Yo pregunto a los católicos estudiosos y sinceros:  ¿Puede usted ver lo  absurdo de este cambio?  El sexto mandamiento dice:  “No cometerás actos impuros”.  El noveno dice:  “No consentirás pensamientos ni deseos impuros.”  ¿No cree usted que es una repetición?  Confío que, como yo, cada uno pueda ver los cambios que se han hecho en la sagrada ley de Dios.

La profecía de Daniel 7:25 dice que la bestia, no sólo pensaría en cambiar la ley, sino, además, los tiempos. Es interesante notar que el único mandamiento que tiene que ver con tiempo es el cuarto, que ordena reposar en el séptimo día.  ¿Se levantó el romanismo contra el cuarto manda- miento?  Si, y lo peor del caso es que se jacta de haberlo hecho con la supuesta autoridad que les dio el Señor. Fue Lucio Ferraris, en su diccionario que indicó que el Papa puede modificar la ley divina .

Antes de que Jesús naciera, ya los persas guardaban el primer día de la semana en honor a su dios-sol, Mithra .  Constantino, el 7 de marzo del 321 AD. decretó que todos en su imperio habían de descansar en “el venerable día del sol”, el 1er. día de la semana.  Luego la iglesia católica, a fines del siglo 4to., en el Concilio de Laodicea, hizo el cambio definitivo  .  Hoy tratan de justificar el cambio, diciendo que tienen escritos de los siglos segundo, tercero y cuarto donde los “padres de la iglesia”  indican que se  reunían en el “día del Señor” o domingo.  Pero, aun si esos documentos fueran genuinos, ¿qué autoridad tenían ellos de cambiar el mandamiento de Dios?  ¿Dónde dice la Biblia que hay otra ley?  ¿Dónde, en los Escritos  Sagrados, hay orden de Dios para divorciar el cuarto mandamiento de los otros?  Todavía es peor el hecho de que son los protestantes, los que pretenden regirse “por la Biblia y la Biblia sola”, que defienden más ardientemente el domingo pagano. La iglesia romana se burla de ellos y les dice que al observar el domingo están dándole homenaje a la autora del cambio: la Iglesia Católica romana .

Al cambiar el cuarto mandamiento, Roma altera toda  la ley, ya que este es el único mandamiento que identifica al Dador de la ley como el Creador del universo.  Es el único mandamiento  que  tiene que ver con tiempo.   La  profecía  lo indicó antes que sucediera:  el Anticristo “pensaría en mudar los tiempos y la ley”.

Su Hegemonía Duraría 1,260 años

“…y entregados serán en su mano: Hasta tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo (Daniel 7:25)”.

“…Y le fue dada potencia de obrar cuarenta y dos meses”  (Apocalipsis 13: 5).

Estas cifras, aunque se presentan en palabras distintas son una misma.  Tiempo es igual a un año,  tiempos  son dos años  y  medio  tiempo es  medio año.  Total son tres años y medio.  A razón de 360 días por año, según el calendario hebreo, tenemos entonces 1,260 días.  Cuarenta y dos meses, a 30 días por mes,  son también 1,260 días.  Como en profecía los día representan años, tenemos 1,260 años.  Este es el tiempo que el Anticristo gobernaría todo y seguiría su obra de engaño y persecución.  Es posible que algunos rechacen las evidencias históricas y teológicas que he expuesto hasta aquí, pero esta que tiene que ver con el tiempo de la hegemonía del Anticristo es demasiado clara para ser rechazada.

El punto de partida de esta parte de la profecía es el año 538, cuando, derrotados los Ostrogodos, el obispo de Roma pudo aceptar el título que le confirió Justiniano: “Cabeza de las iglesias y corrector de los herejes”   Al añadir 1,260 años al 538, llegamos al 1798.   ¿Qué sucedió en ese año que justifique el fin de la hegemonía papal?

Era el tiempo de Napoleón Bonaparte, quien estaba la cabeza del imperio francés.  Las relaciones con la sede papal no eran buenas y llegaron al punto en que los franceses  decidieron tomar el Vaticano.  El ejército francés, a cargo del general Berthier, tomó preso al Papa Pío VI, el 10 de febrero del 1798.  Lo encadenaron y lo presentaron por algunas ciudades italianas.  Lo condujeron hasta Francia en un viaje muy penoso, ya que el papa estaba anciano y enfermo.  Llegaron hasta Valence, donde Pío VI murió al año siguiente .

El gobierno francés declaró abolido el papado .  Unos 32 cardenales, reunidos en Venecia nombraron a Bernabé Chiaromonti, con el nombre de Pío VII, para llenar la vacante.  Pero esta vez   el papado no era como antes.  La arrogancia y las pretensiones de dominio fueron dejadas a un lado.  El Papa era “el preso del Vaticano”.  El 1798 marcó el fin de la hegemonía papal.  La profecía de tiempo se cumplió.

 

Sería Herida y Sanaría

Y vi una se sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de sus muerte fue curada: y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia. Y adoraron al dragón que dado la potestad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo:  ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con ella (13:3,4)?

El acto de los franceses de abolir el papado, no duró mucho tiempo.  Para  julio del 1801, Napoleón hizo un concordato con el Vaticano . Pero la pompa y poder del papa estaba ya eclipsado.  Para el 1780, el papado había perdido los estados pontificios por el rey Víctor Manuel.

Pero el 11 de  febrero del 1929, el papado dio señas de recuperación con el tratado de Letrán, nombrado así por ser firmado en la iglesia de San Juan de Letrán en Roma.  El cardenal Gaspari, representando al Papa Pío XI, y el primer ministro italiano Benito Mussolini, representando al rey Víctor Manuel III, firmaron el concordato que daba autonomía plena al Vaticano, como un estado separado del gobierno italiano.  Además, el gobierno italiano entregaba al Vaticano la suma de 8  ½  millones de libras en efectivo y 11 millones de libras en bonos del estado italiano como restitución “por el daño material por la pérdida de los estados pontificios” .

Lo demás es historia conocida: los muchos viajes papales, los apoteósicos recibimientos de parte de los países y la mediación papal en casos políticos, son una muestra más que clara de como ha sanado su “herida”.  El papado tiene hoy más prestigio que en su mayor gloria en la Edad Media y el Renacimiento.

Su Nombre Suma 666

Aquí hay sabiduría.  El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; Porque es el número de hombre: y el número de ella es seiscientos sesenta y Seis (13:18).

Hemos saltado al último verso del capítulo 13 para redondear las  características del Anticristo.  Luego de explicar el asunto del número, entraremos en el tema de la segunda bestia.

Antes de entrar en el número de la bestia, tenemos que visualizar a qué bestia se refiere.  Aunque hay una segunda bestia, como veremos más adelante, siempre que la frase “la bestia” aparece aquí y en el resto del libro se refiere a “la primera bestia” o a “la bestia que tenía la herida de cuchillo”, a saber, el Anticristo.

Leamos el Apocalipsis 13:18 en la versión católica de Torres Amatt:  “Aquí está el saber: quien tiene pues inteligencia, calcule el nombre de la bestia, porque es el número que forman las letras del nombre de un hombre; y el número de la bestia es seiscientos sesenta y seis”.  No podemos confundir el número con la marca.  Mientras la marca o señal tiene que ver con una institución del papado, el número es un enigma, común en los días de Juan, donde cierto nombre se le asignaban números, los cuales podían ser en griego, latín o hebreo.  En casi todos los idiomas las letras, o algunas de ellas tienen valor numérico.

El número 666 ha sido un número de ocultismo a través de la historia.  Podemos hallarlo en escrituras antiguas.  Un ejemplo de ello es, unas planchas que usaban los sacerdotes babilonios.  Estas constaban de un cuadrado con seis líneas de seis espacios en forma vertical y horizontal, conteniendo los números del 1 al 36.  Al sumar cada línea, horizontal o vertical, encontramos que da 111.  Al multiplicar esto por seis hallamos que nos da 666.  El nombre Satanás, en griego es TEITAN, y en números griegos suma 666.   El nombre de JESÚS suma 888, lo que es super perfecto.

Naturalmente, si el papado es el Anticristo, su nombre debe sumar 666.  No puede ser el nombre de un Papa en particular, sino de un título especial del obispo de Roma.  Este título es VICARIVS FILII DEI, o Representante del Hijo de Dios.  Hay un documento que se tuvo por genuino por largos años, pero que se descubrió que pertenece al siglo VIII ,  llamado  “La Donación de Constantino”.  Se decía que lo escribió Constantino y en el mismo, el emperador romano indicaba que la autoridad del papa está sobre los reyes y emperadores.  El nombre para el papa en este documento es VICARIVS FILII DEI.  También tenemos la frase en la revista “Our Sunday Visitor” (Nuestro Visitante Dominical), del 15 de noviembre del 1914,   dice lo siguiente:  “Las letras inscritas en la mitra del papa son estas: VICARIVS FILII DEI, que es el latín para: Vicario del Hijo de Dios.”  Puesto que la frase es en latín, tenemos que  usar números romanos:

 

V I C A R I V S F I L I I D E I

5 + 1 + 100 + 1 + 5 + 1 + 50 + 1 + 1 + 500 + 1  =  666

Algunos han argumentado que cualquier nombre puede sumar 666 y eso no hace que sea la bestia.  El problema es que el hecho que sume 666 no es suficiente; tiene que cumplir todas y cada una de las características que presentan las profecías de Daniel y Apocalipsis.  Hace algún tiempo, el semanario católico de Puerto Rico, llamado El Visitante, publicó un artículo donde insistía en que Elena G. de White era la bestia porque su nombre sumaba 666. Pero, ¿y qué de las otras características?  No hay persona, ni poder, ni institución alguna en la historia que cumpla todas las características como la institución del papado.

 

 

Ir a la pagina del Apocalipsis

 

 

free polls ¿ Quien es la primera Bestia de Apocalipsis13?
Nerón
Será un Judío que reinara en Israel.
El Papado
Será un Político poderoso
No sé
Eso no es importante saberlo
Los Estados Unidos