Counter MOISÉS Y ELÍAS:

Moisés y Elías:

Historia, símbolo y esperanza

Dos hombres decisivos de la historia del antiguo Israel que escribieron proezas inéditas, convirtiéndose en símbolos universales y que se proyectan en profecías que anuncian un protagonismo escatológico.

 

Figuras emblemáticas

Después de una agotadora jornada de trabajo, Jesús invitó a tres de sus discípulos, Pedro, Santiago y Juan, a experimentar una vivencia extraordinaria. Los condujo en una larga peregrinación a través de campos y valles, hasta llegar a una senda escarpada donde subieron penosamente varios centenares de metros hasta la cima. Allí, presumiblemente sobre el Monte Tabor, alcanzaron a ver los últimos destellos del ocaso. Desde esas alturas se expandían los lejanos horizontes, abrazando un paisaje grandioso y melancólico, que despertaba el hambre de infinito y la sed de eternidad. Las figuras grises a la distancia iban perdiendo lentamente sus perfiles hasta quedar confundas en una masa homogénea de oscuridad. El cansancio del viaje y el día agotador pesaba sobre los párpados de los discípulos. Jesús los invita a mantenerse en comunicación con Dios. Al principio siguieron las oraciones del Maestro, pero las sombras y las fatigas fueron sumiendo a los tres hombres en el sueño. Ahora, Jesús oraba para que sus discípulos “ les sea dada una manifestación de la gloria que tuvo con el Padre antes que el mundo fuese, que su reino sea revelado a los ojos humanos, y que sus discípulos sean fortalecidos para contemplarlo. Ruega que ellos puedan presenciar una manifestación de su divinidad que los consuele en la hora de su agonía suprema, con el conocimiento de que él es seguramente el Hijo de Dios, y que su muerte ignominiosa es parte del plan de la redención. Su oración es oída” . 

De pronto ocurrió algo excepcional y único. El negro cielo se abrió desde lo alto con un rayo de luz incandescente que bajó para depositarse sobre la persona de Jesús. Una irradiación santa resplandecía en la figura del Maestro que brillaba como el sol del mediodía. Los discípulos impactados por el deslumbramiento, todavía embebidos en el sueño, contemplaban asombrados sin entender esos raudales de gloria que iluminaban el monte. Restregándose los ojos luchaban por percibir y comprender lo que estaba pasando. Descubrieron que Jesús estaba acompañado por dos personajes divinos, también tan deslumbrantes como él. Los tres seres refulgentes dialogaban serenamente de los sucesos futuros de la vida de Jesús, su martirio y partida (Lc.9:31). Una convicción clara y definida les hizo reconocer que  los acompañantes celestiales eran Moisés y Elías. El espectáculo era fantástico y maravilloso. A pesar del sueño experimentaron una sensación de gozo inefable, un estado de bienestar jamás sentido y comprendieron ligeramente las delicias del reino de los cielos. Querían permanecer siempre en esa irrealidad indescriptible de felicidad inigualable que inundaba sus corazones. A Pedro se le ocurrió pedirle al Maestro construir tres chozas para quedarse a vivir en ese lugar.


Mientras “los discípulos contemplaban con temeroso asombro la excelsa majestad de Jesús y la nube que los cobijaba” oyeron “la voz de Dios diciendo con terrible majestad: ‘Este es mi Hijo amado, a quien he elegido, a él oíd’” . “Permanecieron postrados, con los rostros ocultos, hasta que Jesús se les acercó, y tocándolos, disipó sus temores con su voz bien conocida: ‘Levantaos, y no temáis’. Aventurándose a alzar los ojos, vieron que la gloria celestial se había desvanecido y que Moisés y Elías habían desaparecido. Estaban sobre el monte, solos con Jesús” .

¿Por qué Moisés y Elías participaron de esa evento de la “transfiguración” de Cristo? ¿Por qué no estuvo Enoc o algún ángel encumbrado? ¿Qué tuvieron de especial esos dos personajes? Ciertamente fueron personalidades célebres que escribieron con sus vidas etapas trascendentes de la historia bíblica. Los dos padecieron el aprendizaje del desierto. Sufrieron la dureza de la soledad. Fueron intercesores del pueblo (Ex.32:32; 1 Rey.18:37). A través de ellos Dios manifestó su poder en forma excepcional y prodigiosa. Así, por ejemplo, Moisés lanzó las plagas sobre Egipto para castigar a los opresores del pueblo y especialmente atacar sus creencias religiosas. Cada plaga apuntaba a mostrar la inoperancia de un dios del panteón egipcio y demostrar el poder del Dios verdadero, creador de los cielos y la tierra. Todas las plagas tuvieron un sentido teológico. Por su parte, Elías operó con la misma estrategia. El castigo de la sequía de tres años y medio que profetizó atacaba las creencias en Baal, el dios de la lluvia y el rocío y Astarté, la diosa de la primavera, a los cuales se adoraban en su época.

Otro paralelismo sobresaliente es que ambos se encontraron en el Sinaí. Moisés recibió allí los diez mandamientos y las normas que debían regir la vida del pueblo, además de tener el privilegio excelso de percibir los destellos de la gloria de Dios. Precisamente en ese mismo lugar, Elías, varios siglos después, fue impresionado por la presencia de Dios, manifestó en “el susurro de una brisa suave” (1 Reyes 19:12), recibiendo el mensaje de una nueva misión. Pero más allá de éstas y otras similitudes, ambos próceres son figuras emblemáticas de la historia sagrada. Representan ideales y valores permanentes, aún vigentes. De alguna forma, todavía continúan brillando en lo alto del monte, despidiendo las luces iridiscentes del mensaje de sus vidas.

 

 

Moisés, el fundador

 

A partir de aquel encuentro de frente, sin mediadores, en el temblor ante la “zarza ardiente” (Ex.3), la vida de Moisés se despliega hacia un desempeño trascendente. Podríamos sintetizar su vasta obra en tres momentos principales, que constituyen la condensación de su actuación heroica. Ellos son: la salida de Egipto, la recepción de los mandamientos y la conducción durante el éxodo. La primera es la función liberadora, de concretar la aspiración de autonomía del pueblo esclavo. La segunda es la función legislativa, estableciendo las normas que dispusieron la organización y el funcionamiento del pueblo. La tercera es la acción política, gobernando al pueblo durante la primera etapa de vida independiente, dirigiéndolo por las arenas del desierto hasta llevarlos a la frontera de la tierra prometida, donde se establecerían en un estado. Su obra no pudo ser más completa. Abarcó todas las áreas.


El liderazgo de Moisés no fue una mera transición desde Egipto a Palestina. Toda su actividad fue heroica. Conseguir la libertad de Israel de la opresión del mayor imperio mundial del momento fue una hazaña increíble. Recorrer la geografía del éxodo fue un hecho prodigioso. Interceder por el pueblo pecador para que no fuese destruido, fue una acción sublime. Pero quizás la cumbre mayor proyección futura del patriarca judío sea la del Monte Sinaí. Desde allí emanó la constitución nacional que son los Diez Mandamientos y todo el aparato de leyes, aplicables a las costumbres, salud, higiene, vida religiosa y civil. Constituyó las bases del orden jurídico. Un resumen del ordenamiento básico. El pueblo es salvado, de esta manera, de la confusión y el desorden. Se asientan los principios religiosos, morales, sociales y políticos que fundaron la armonía de la sociedad organizada. Por eso Moisés, hay que concebirlo como el constructor del pueblo de Israel. Su obra tuvo un sentido fundacional. Toda la historia hebrea lo reconoce como el gestador de su identidad. Estuvo en los inicios, para enseñar a respirar el aire matinal de la experiencia de los comienzos.

 

 

Elías, el reformador

 

Por su parte, Elías fue "una voz clamando en el desierto para reprender el pecado y rechazar la marea del mal .“Vestido con una capa peluda y con un cinturón de cuero en la cintura” (2 Reyes 1:8, ), curtido por la dureza de los vientos y las intemperies, elevaba su voz atronadora para denunciar la corrupción y luchar contra el plan maquiavélico ideado por Jezabel, la reina fenicia, para destruir la fe religiosa del pueblo. Cuando la concubina de Acab llegó al gobierno, bajo el programa de política exterior de aquellos tiempos que refrendaban los acuerdos internacionales con casamientos, intentó modificar los valores religiosos que identificaban a Israel. Amparada en la influencia que ejercía sobre el débil e incompetente rey, buscó desmantelar el sistema de culto y de educación. Persiguió y mató a todos los líderes que predicaban y enseñaban la fe en Dios. En su lugar impuso la creencia en los dioses fenicios, Baal y Astarté, designando en el lugar de los dirigentes abatidos, cuatrocientos cincuenta profetas, importados de Fenicia. Era un colonialismo religioso, que en realidad constituía un plan de sometimiento total, ya que la religión era la esencia de la nación. La historia de Israel es la historia de su fe. Sin sus creencias desaparecía como estado. Por lo tanto, la lucha por defender la religión era combatir por la libertad y la independencia del pueblo. Elías fue, entonces, el un nuevo libertador.

La política del imperialismo fenicio dirigida por Jezabel no fue sólo destructiva. Luego de desactivar el aparato teológico-educativo, lanzó una intensa campaña de divulgación de la nueva religión. “Baal era adorado como la fuente de vida y bendiciones, como el gran dios de las tormentas que daban humedad a la tierra y la hacían producir” . Asimismo, Astarté, fue conocida como representante del “Amor, el Cielo, la Luna y la Primavera”, “hermana y esposa de Baal” (Dic.Mitología, 1963, t.1, 177). El espectáculo primaveral de las verdes colinas surcadas por arroyos inagotables y bosques húmedos que difundían su fragancia en un aire vibrante de zumbidos de insec­tos, fue enseñado como regalo de los nuevos dioses. Aún la experiencia extremecedora del amor fue atribuida a la diosa. Por eso, cuando Elías irrumpe en el palacio de Acab lanzando la condena de la sequía (1 Reyes 17:1) buscaba desbaratar el engaño. Entonces, la vegetación se marchitó, los arroyos se secaron y las tierras florecientes se transformaron en arenales. Todo el pueblo entendió el castigo de Dios contra las falsas enseñanzas. En vano los sacerdotes y profetas intentaron “producir la lluvia haciéndose tajos con cuchillos” (Dic.Mitología, Ídem, 209). Sólo el Dios creador de los cielos y la tierra tiene poder para controlar la naturaleza.


Después de invalidar el error era necesario extirparlo. Elías exige la congregación del pueblo en el Monte Carmelo para la batalla final. Ante los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal debía probarse quien era el Dios verdadero. Se dirimió por medio de una ordalía. Había que sacrificar un buey con la intervención divina prendiendo el fuego. Durante horas los falsos sacerdotes bailaron frenéticamente en torno al altar, saltando y gritando desaforadamente, mientras se laceraban la carne y suplicaban la manifestación del dios. Fracasaron. Cuando le tocó el turno a Elías, éste reprendió la laxitud y ambivalencia del pueblo, invitándolos a decidir por la verdad ­-“¿has­ta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él” (1 Reyes 18:21­)-, luego oró y ocurrió un acontecimiento único en la historia. Un estampido hizo temblar el monte y un rayo de fuego cayó sobre el altar, consumiendo hasta las piedras. La centella resplande­ciente impactó la vista e iluminó el pensamiento del pueblo. Postrados de pavor ante el Dios invisible, gritaron a una voz: “¡Jehová es el Dios­!” Elías procedió, entonces, a la ejecución de los pérfidos representantes del mal.

Después del éxito del monte Carmelo, Elías, agotado por el esfuerzo, cayó abatido en una profunda depresión anímica, “deseando morirse” (19:4). Sucumbió en una cueva cerca del Monte Sinaí. Allí, probablemente en el mismo lugar donde siglos antes Moisés vio la revelación divina , Dios se le apareció para inaugurar una nueva etapa de su ministerio. Le enseñó que no estaba solo como pensaba (18:22; 19:10, 14), que habían siete mil sin doblegarse al autoritarismo religioso extranjero que requerían de su ayuda. Debía continuar su obra, reconstruyendo el sistema educativo y reparando los valores quebrantados. El genocidio de los maestros y profetas de Jehová perpetrado por Jezabel, movió a Elías a reorganizar las escuelas devastadas, erigiendo tres centros de educación, en lugares estratégicos de Israel, Gilgal, Bet-el y Jericó . Ahora, su voz resonó en el aula y su mensaje de cambio y reconciliación se multiplicó por medio de centenares de portavoces que suministraron al pueblo el auténtico conocimiento de la voluntad de Dios.

En síntesis, Elías realizó un ministerio político y otro educativo, uno al servicio del cambio presente, otro del cambio permanente. El primero, de decisiones y reformas, el segunda, para germi­nar vidas consagradas a la sociedad. Una etapa de lucha contra la corrupción y aplicando la justicia; otra de abnegación y reflexión, construyendo el futuro. Un tiempo para vencer el despotismo y otro para preservar lo legítimamente adquirido, para derrotar la injusticia y para alejar la peligrosa propen­sión a la arbitrariedad. Elías encarnó al político y al educador, alguien que luchó por lo bueno y también por lo mejor, que llamó al arrepentimiento del mal, pero también enseñó el aprendizaje del bien. En esencia, fue un auténtico reformador.

 

Figuras escatológicas

 

La última profecía del Antiguo Testamento, anuncia solemnemente que “antes que llegue el día del Señor, que será un día grande y terrible”, “ardiente como un horno, en que todos los orgullosos y malvados arderán como paja en una hoguera” (Mal.4:5 y 1), es decir, antes de la segunda venida de Cristo, aparecerá el profeta Elías, para “que padres e hijos se reconcilien. De lo contrario vendré y castigaré su país, destruyéndolo por completo” (vers 5 y 6, DHH).

Por eso, varios siglos después (Jn.1:19-28), unos dignatorios judíos, inquietos por la identidad de un nuevo profeta que había surgido, Juan el Bautista, le preguntaron: “¿Eres tú Elías?”. Respondió que no. Luego volvieron a inquirir, “¿Eres tú el profeta?, es decir, Moisés, “el profeta por excelencia” (Comentario BJ, 1506). Juan volvió a negarlo. La conciencia de la aparición futura, en los tiempos finales,  de los dos grandes héroes hebreos estaba viva y palpitante.


Luego que Moisés y Elías se hicieran presente en el monte de la transfiguración, el Apocalip­sis, entre sus anuncios escatológicos, insiste en reivindicar un espacio de evocación y presencia para el Fundador y el Reformador, identificándolos con los “dos testigos” que se presentan en el capítulo 11. Allí se narra que ambos profetizarían “vestidos de cilicio” (vers.­3) o de “ropas ásperas”  du­rante 1260 años, período que transcurrió, según los expertos , entre el 538 y 1798. Advierte la profecía, que luego de sufrir las violencias y dificultades de esos tiempos duros, los testigos resucitarían para ­realizar una empresa portentosa que provocará un temor reverencial entre quienes la contemplen (11:11). ¿De qué se trata? ¿Cuál será ese quehacer prodigio­so? ¿Cómo se repetirá la obra grandiosa que realizaron estos prohombres del pasado?

¿De que manera se repetirán los signos del Sinaí y el Carmelo? ¿Habrá una vuelta a la ense­ñanza de los mandamientos escritos en piedra en estos tiempos de relativismo? ¿Se hará un nuevo llamado a salir de la incertidumbre ambivalente para elegir al Dios verdadero? ¿Tendremos alguna manifestación prodigiosa de la divinidad? ¿Nuevas plagas? ¿Sequías? ¿Es necesario afirmar la identi­dad con las normas del Sinaí y las reformas del Carmelo? ¿Una vuelta a los orígenes olvidados? ¿Un nuevo llamado a la mediación y a la reconciliación? Según la profecía todo esto ocurrirá nuevamente de una forma portentosa que producirá asombro y pavor.

Además, Moisés y Elías simbolizan las dos vías para alcanzar la eternidad. Dice la Biblia que Moisés murió. “Subió de las Estepas de Moab al monte Nebo, cumbre del Pisgá, frente a Jericó” (Deut.34:1, BJ) para contemplar a la distancia, por última vez, aquella tierra de sus sueños. Allí se cerraron sus ojos y su cuerpo descansó. Sin embargo, dice el registro sagrado que no permaneció en sepulcro. Dios reclamó a su servidor. Aunque el Diablo, custodia de la muerte, luchó por retenerlo, tuvo que desistir ante el poder de Dios (Judas 9). Por eso estuvo presente en el monte de la Transfi­guración de Cristo. Así, Moisés, se convirtió en representante de aquellos que habiendo sufrido la muerte retornaran a la vida cuando Jesús regrese a buscar a los redimidos. Por su parte, Elías, accedió al cielo sin cruzar el río de la muerte. Dios los arrebató en una visión ígnea, ascendiendo “al cielo en un torbellino” (2 Reyes 2:11, BJ). Así, se convirtió en símbolo de aquellos que ascenderán, transfor­mados por el poder de Dios (1 Cor.15:51), sin experimentar la corrupción fatal.

Actualmente, en algún lugar de los espacios infinitos del universo, Moisés y Elías gozan ya de la bienaventuranza eterna, como primicia de aquellos que serán trasladados sin ver la muerte o de quienes la traspasaran. Desde más allá de las estrellas sus obras y mensajes continúan. A pesar de los siglos y milenios transcurridos, continúa vigente el ejemplo de sus vidas, la pasión por el servicio en favor del pueblo, el afán por afirmar convicciones y retornar a ellas cuando se han perdido, por su proclama de decisión y lealtad a Dios. Moisés y Elías no son personajes del pasado, viven hoy y son los signos del porvenir. El registro inigualable de sus voces nos acompañan y serán reproducidas poderosamente en el futuro. Son los caminos de entrada a la eternidad, las vías que están a nuestra disposición si queremos imitarlos.

 

 


Ø     Los 144,000

Ø     La Cercanía del Fin

Ø     ¿Rendimos culto a nuestras propias ideas con respecto a Dios, por encima de la verdad acerca de Dios?

Ø     ¿Se Puede vivir sin Pecar?

Ø     ¿Existe un parecido entre las siete trompetas de Apocalipsis y la caída de Jericó?

Ø     EL YUGO QUE JESUS NOS INVITA A LLEVAR.

Ø     ¿Qué es un Cristiano?

Ø     ¿Qué fue ABOLIDO en la CRUZ?

Ø     ¿Que es una Religión Fácil? ¿Mi religión esta a la altura de la Palabra de Dios?

Ø     ¿Cómo puedo reconocer la verdadera experiencia de la santificación?

Ø     Si Dios busca a alguien que se ponga en la brecha delante de él, ¿lo encontrará a Ud.?

Ø     Apocalipsis 18:4 "Salid de ella pueblo mio"