“LA SEGUNDA TROMPETA”

APOCALIPSIS 8:8-9. En la lección anterior concluimos que la primera trompeta era una referencia a la destrucción de Jerusalén y del templo en año 70 DC.  Hoy continuamos estudiando la segunda trompeta.

UNA GRAN MONTAÑA ARDIENDO (v. 8a) El segundo ángel al tocar la trompeta ciertos fenómenos naturales ocurren en el mar.  De la misma manera como hicimos con la trompeta anterior, analizaremos los símbolos que se encuentran en ésta segunda trompeta. “Una gran montaña ardiendo”. 

Montaña en las Escrituras tiene varios significados:

·        Puede simbolizar el trono de Dios (Is 2:2-3, 14:12-14, Ez 28:14).  Indica grandeza, poder, permanencia,

·        Como también puede representar a una nación, como Babilonia o Edón (Jer 51:20-24, Is 13:4).

·        El reino eterno de Dios es representado por una montaña (Dan 2:35,44-45). 

 El santuario por extensión (Ex 15:17).  Un obstáculo para Zorobabel en la terminación del templo (Zac 4:7).  Un lugar natural en donde se tomaron decisiones importantes (1Rey 16-18). En esta segunda trompeta, la montaña es el objeto de los juicios de Dios.  A pesar que las montañas en el Antiguo Testamento pueden representar naciones, ellas nunca son usadas agresivamente como agentes de los juicios divinos.  Ellas son agentes pasivos, cosas les suceden a ellas, nunca inician una acción. Ellas pueden caer en el mar (Sal 46:2-3, ser partidas (Zac 14:4-5), removidas (Is 54:10, Miq 1:4, Zac 4:7).  Pero cuando representan naciones llegan a ser los blancos de la ira de Dios (Is 41:15, 42:15, Ez 35:2-7, 38:20, Zac 4:7), pero por lo general no son usadas para ejecutar juicios.

 Sin embargo, en el contexto de la segunda trompeta, la montaña no sólo aparece como el objeto que es castigado, sino que también es el agente por el cual Dios castiga el mar y a sus habitantes.  Babilonia es un ejemplo que ilustra lo que estamos diciendo.  No sólo Dios la usó como el instrumento de castigo, sino que además fue el blanco de los juicios divinos (Jer 25:11-2, 51:24-25).

FUE PRECIPITADA EN EL MAR (8b) “En fuego fue precipitada en el mar”.  Fuego como lo explicamos en la trompeta anterior, es un símbolo de juicio.    “Tercera parte”.  Ver explicación en el tema anterior. “En el mar”.   El mar es símbolo de pueblos que se oponen a Dios (Is 57:20, 17:12-13, Jer 51:41-42).  Esto incluye naciones y muchedumbres (Ap 17:1,15).  También representa imperios enemigos del gobierno divino (Dan 7:2,3,17).  Literalmente señala el lugar en donde habitan seres vivos (Gen 1).

“Una tercera parte del mar se convirtió en sangre”.  Según la explicación de la trompeta número uno, sangre enfatiza derramamiento de vidas humanas.

LA TERCERA PARTE DE LOS SERES MARINOS MUEREN (9a) “Seres vivientes”.  La caída de la montaña ardiendo que se precipita en el mar, produce la muerte de seres vivientes y la destrucción de naves que se encuentran en el. Hemos señalado que el mar representa gentes, pueblos y naciones.  De manera que los seres vivientes que el monte destruye al caer sobre el mar, son individuos que componen estas naciones y pueblos (Ez 29:5). En su Palabra Dios compara a los seres humanos con los peces de la mar (Hab 1:14).  Dios destruye al pescado por abandonar a Dios (Os 4:3).  Jesús comparó a los hombres con peces (Mt 13:47).  Jesús les dijo a sus discípulos: “os haré pescadores de hombres (Lc 5:10).

LA TERCERA PARTE DE LAS NAVES FUE DESTRUIDA (9b) “Una tercera parte de las naves fue destruida”.  El mar es usado como vía de intercambio comercial y como fuente de suplido para las naciones.  Los barcos son los medios de comunicación y de transporte de suplidos comerciales (Ez 27:25-27). Los barcos llegaron a ser símbolos de orgullo para algunas naciones de gran prosperidad económica (Is 2:16).  Naciones que colocaron su confianza en sus habilidades de sobrevivir por sus propios medios (2Cro 20:36-37, Ez 27:3, 25-27).  Naves o barcos en esta trompeta, podría representar el orgullo y las riquezas comerciales de naciones que olvidaron a Dios como la fuente de la vida. Debemos siempre recordar que Dios es el Creador y el Sustentador de nuestra vida.  Que como miembros de este planeta dependemos de él para toda nuestras necesidades.  

PARALELISMO ENTRE APOCALIPSIS 8:8-9 Y APOCALIPSIS 17.  Apocalipsis 8:8-9 habla de una montaña ardiendo que fue arrojada en el mar.  Apocalipsis 17 describe a una mujer sentada sobre siete montes, los cuales son siete reyes que gobiernan siete naciones.  El capítulo 17 también menciona la destrucción de Babilonia.  Aquí el vocablo montaña o monte, representa imperios o naciones. Babilonia está sentada también sobre muchas aguas que representan pueblos o naciones (Ap 17:1,3,15).  Apocalipsis 18:17, 19, 21 dice que la caída de Babilonia también produce pérdidas incalculables a aquellos que negociaban con ella en el mar.  La destrucción de Babilonia es comparada a una piedra arrojada en el mar, que al caer produce pérdidas enormes (Ap 18:21).

La Babilonia del Antiguo Testamento fue usada como instrumento divino en contra de otras naciones, incluyendo a Israel.  Pero su destrucción fue también ilustrada con una piedra que es arrojada en el mar (Jer 51:63-64).  La caída de esta Babilonia también produjo pérdidas económicas y de vidas humanas.  Muchas naciones dependían de ella para su éxito económico (Dan 4).  La destrucción de la antigua Babilonia, es un ejemplo de cómo será destruida la última Babilonia (Ap 16:4-6).

 INTERPRETANDO APOCALIPSIS 8:8-9. Habíamos concluido que la primera trompeta era una referencia a la destrucción de Jerusalén y el templo en el año 70 DC.  Esto fue ejecutado por Roma según la profecía de Daniel 9, Lc 21:20-24).  Roma fue usada por Dios como el instrumento para castigar a su pueblo. Roma también fue usada por Satanás para perseguir a su Hijo y a su iglesia (Ap 12:1-4).  Herodes (Mt 3:13-16), representando el poder político de Roma, fue usado por Satanás para crucificar a Jesús (Mt 27).  Roma también persiguió y mató a miles de cristianos. Por tal razón, Dios tenía que vengarse también del imperio romano.  Según la profecía Roma también sería destruida (Dan 2, 7).  Su caída comenzó con su división de 10 reinos pequeños (Dan 2, 7).  Para caer finalmente como imperio unido en el año 476 DC. Su caída produjo pérdidas incalculables de vidas humanas como económicas a otras naciones.  La conclusión lógica sería, que la segunda trompeta es una referencia a la destrucción de Roma imperial.  Esta conclusión tiene lógica siguiendo el orden profético dado en el libro de Daniel y su participación en el martirio de Cristo y su papel perseguidor en contra de la iglesia cristiana. La destrucción de Roma descrita en Apocalipsis 8:8-9, es similar a la destrucción de la antigua Babilonia y a la destrucción de la Gran Babilonia de Apocalipsis 17.

ESTUDIANDO EL APOCALIPSIS GRUPO