17.La Torre de Babel y el Nuevo Orden Mundial

“Descubriendo los Misterios de Genesis - Un Estudio sobre el Principio y el Fin en la Biblia” es un curso Biblico que tiene como proposito explicar las grandes profecias de la Biblia desde la perspectiva del libro de Genesis. Usted se maravillara de la forma clara, sencilla y profunda en que el pastor Esteban Bohr explica estas profecias.En esta página podrá escuchar el tema o puede también bajarlo a su computadora para que lo pueda estudiar. Son 38 temas en esta página empezaremos con el primer tema “El dia casi olvidado”


17.La Torre de Babel y el Nuevo Orden Mundial

La Torre de Babel y el Nuevo Orden Mundial

La Torre de Babel y el Nuevo Orden Mundial

 

Vamos a comenzar nuestro estudio en el libro de Génesis, el capítulo 9 y el versículo 1.

Esto es inmediatamente después del diluvio. Y quiero que noten lo que Dios le dijo a Noé y a su familia después del diluvio.

Dice aquí: "Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra".

Es decir, Dios les estaba diciendo a Noé y a sus hijos que llenaran la tierra, que se regaran por la tierra, que proliferaran a través de todo el planeta. Pero la Biblia nos dice que los seres humanos después de Noé tenían una idea muy diferente.

Vamos a Génesis el capítulo 11 y los versículos 1 y 2.

Y debo decirles que la experiencia de Génesis 11, que es la historia de la Torre de Babel, se está realizando aproximadamente 100 años después del diluvio.

Es decir, solamente han pasado 100 años desde que Noé y su familia salieron del arca.

Dice: "Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí".

Ahora, necesito decirles algunas cosas en cuanto a estos versículos. El arca reposó en un monte que se llama Ararat, que queda hoy en el país de Turquía. Es un área muy montañosa, un ambiente muy inhóspito para la gente vivir, y por lo tanto no cabe duda que los que salieron del arca decidieron no quedarse en esa región, sino buscar un lugar mas propicio para vivir.

Y por lo tanto emigraron de Turquía y fueron hacia el oriente al Valle de Sinar, como dice aquí. En realidad eso queda en el Valle de Mesopotamia. La palabra mesopotamia significa entre dos ríos. El Río Eufrates y el Río Tigris.

Es decir, se establecieron allí en ese valle donde hoy queda Iraq. Y nos dice este versículo que establecidos allí, tenían todos un mismo idioma.

Es decir, estaban unidos por un mismo hablar y por un mismo sentir. Ahora, según estudiamos en Génesis 3:15, Dios iba a mandar una simiente al mundo para golpear mortalmente la cabeza de la serpiente o la cabeza de Satanás.

Satanás, como hemos visto, se propuso a que no iba a permitir que esa simiente viniera. Y la historia de la Torre de Babel ilustra una vez mas como Satanás está obrando para impedir que venga la simiente.

Era la intención de Satanás con lo que ocurrió en la Torre de Babel desmoralizar al mundo por completo poco tiempo después del diluvio.

Querían corromper a toda la raza humana con el fin de que la simiente no pudiese venir. Habiendo eliminado el linaje tenía la esperanza de que sin linaje no iba a venir la simiente prometida al mundo.

Es decir, la experiencia de la Torre de Babel tenía el propósito de consolidar a los seres humanos en rebelión contra Dios, que desapareciera el linaje santo y de esa manera no pudiera venir el Mesías al mundo.

Ahora, es importante para nosotros, reconocer quién construyó la Torre de Babel.

Fue un individuo llamado Nimrod.

Ahora, mas de 70 veces en el libro de Génesis, el nombre denota algo muy importante.

Ustedes miran los 50 capítulos de Génesis y van a encontrar que constantemente los nombres tienen importancia.

No son solamente distintivos. Es decir, el significado del nombre es importante.

Así que el nombre Nimrod, debe ser muy importante su significado.

El nombre Nimrod en hebreo significa rebelión.

Es decir, el constructor de la Torre de Babel y de la ciudad junto con la torre, fue Nimrod, cuyo nombre significa rebelión.

Su propio nombre indica la intención que él tenía al construir esa torre.

Dicho sea de paso, Nimrod viene de un hijo de Noé, en realidad era un nieto de Noé pero era de Cam, hijo de Noé.

Y las peores naciones aparecieron de Cam. Por ejemplo, si ustedes leen la genealogía en Génesis el capítulo 10, de los hijos de Noé, van a encontrar que Nimrod vino de Cam y de Cam también vinieron las siguientes naciones, Asiría y todas las naciones Cananeas que luego procuraron destruir al pueblo de Israel.

Es decir, de los tres hijos de Noé, Sem continuó el linaje santo.

Jafet, hay varias naciones que son medios malas, pero las peores naciones, las más inicuas vienen de Cam.

Y Nimrod era descendiente de Cam.

Ahora vamos a Génesis el capítulo 11 y los versículos 3 y 4. Ya hemos estudiado los versículos 1 y 2 y ahora vamos a ver qué dicen estos versículos. Dice: "Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra".

Hay varios puntos importantes en estos versículos. En primer lugar notamos que ellos no querían quedar esparcidos sobre la tierra. Estaban desobedeciendo a Dios.

Dios dijo: "Mi plan no es que se consoliden en un lugar sino que se esparzan y formen sociedades a través de toda la tierra".

Pero ellos no querían estar esparcidos. También notamos dos palabras claves.

Dicen: "Edifiquémonos". Dicen: "Hagámonos". Uno puede darse cuenta en esas palabras de la empresa egoísta.

No dice: "Hagamos, edifiquemos". Dice: "Hagámonos a nosotros". "Edifiquémonos una ciudad y una torre que llegue hasta el cielo".

Es interesante notar que estos versículos 3 y 4, y quiero que vayamos allí otra vez, porque hay un detalle muy importante en los versículos 3 y 4 de Génesis 11. Dice: "Hagámonos un nombre".

En realidad lo que significa es "Hagámonos famosos, que nuestro nombre sea recordado indefinidamente". Es decir, era una empresa egoísta. "Edifiquémonos". "Hagámonos un nombre". Es decir, lleguemos a ser famosos sobre la tierra.

Saben que es muy interesante que esta palabra que se usa aquí, "hagámonos un nombre", es la misma expresión que aparece en Génesis 6 y el versículo 2, si van conmigo allí un momentito.

Génesis 6:2 adonde se habla de la mezcla entre los hijos de Dios y las hijas de los hombres.

Noten lo que dice: "Que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas".

Y luego quiero ir al versículo 4: "Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones" ¿de qué? "de renombre".

Es la mismita expresión que aparece en Génesis el capítulo 11. Es decir, "hagámonos un nombre". Querían ser de renombre.

Y si ustedes ven en Génesis 6 y el versículo 2, los que son gigantes, gentes de renombre, son gigantes para el mal.

Porque dice que "todo designio del pensamiento del corazón de ellos era de continuo solamente el mal".

Es decir, eran de renombre por su maldad y por su separación de Dios. Es decir que esta empresa era una empresa egoísta. Una empresa de rebelión contra Dios. Ahora, uno podría decir, ¿por qué es que ellos querían construir esta torre y esta ciudad, especialmente la torre? Bueno, yo creo que examinando el contexto, había 3 razones por las cuales querían construir esta torre, que llegara hasta el cielo, noten lo que dice.

En primer lugar, creo yo, que ellos querían hacer una torre tan alta que pudieran explicar la razón por el diluvio. Porque había llovido, y nunca antes del diluvio había llovido. Y ellos dicen: "No es científico la idea del diluvio. Quisiéramos saber cómo es que pasó ese diluvio", y querían edificar una torre que llegara al cielo, para explicar la razón por la cual había venido el diluvio.

Pero había una razón aun mas importante en sus mentes.

Y era que ellos se querían construir una torre mas alta que lo que habían alcanzado las aguas del diluvio, en caso de que viniera otro diluvio, pudieran ellos salvarse a sí mismos y Dios no pudiese destruirlos.

Una tercera razón, es que ellos, en realidad esta torre, si ustedes miran la arquitectura que se ha descubierto en las excavaciones arqueológicas, van a encontrar que construían allá lo que se llaman templos sicurat. Eran templos con 7 niveles, Y los sacerdotes de esta religión subían por los 7 niveles y cuando llegaban al ápice de la torre, se concebía que habían alcanzado la altura de Dios.

Es decir, el propósito de la torre era edificar un templo en honor a los dioses.

Y déjenme decirles que Nimrod, según la tradición antigua de Babilonia, Nimrod era el dios sol.

Y su esposa, la diosa luna, se llamaba Semiramis. Es decir, que Nimrod estableció la religión falsa de Babilonia.

Ahora, hay un libro magnífico, del cual quiero leer la descripción de esta empresa de estos constructores. Es un libro que a mí me encanta, porque presenta la historia del Antiguo Testamento de la forma más clara que yo he visto en cualquier libro.

Es el libro Patriarcas y Profetas. En la página 112 encontramos esta declaración. "Dios había mandado a los hombres que se diseminaran por toda la tierra. Que la poblaran y que se enseñoreasen de ella. Pero estos constructores de la Torre de Babel decidieron mantener su comunidad unida en un solo cuerpo y fundar una monarquía".

Fíjense, un gobierno centralizado. "Una monarquía que a su tiempo abarcara toda la tierra. Así, su ciudad se convertiría en la metrópoli de un imperio universal. Su gloria demandaría la admiración y el homenaje del mundo y haría célebres sus fundadores.

La magnífica torre, que debía alcanzar hasta los cielos, estaba destinada a hacer algo así como un monumento del poder y la sabiduría de sus constructores para perpetuar su fama hasta las últimas generaciones".

Imagínense, unir a todos en un solo cuerpo para establecer una monarquía. Un imperio universal gobernado desde ese centro a donde se originó la religión de Babilonia. Para que en todo el mundo se proliferara la rebelión contra Dios.

Y de esta manera se corrompiera todo el mundo según la idea que tenía Satanás para impedir que pudiera venir la simiente prometida.

Ahora, vamos a Génesis el capítulo 11 y el versículo 5 y sigamos estudiando un poco de esta empresa de constructores.

Dice en el versículo 5: "Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres".

¿Qué hizo Dios? Fíjense que Dios primero examina lo que están haciendo. No lo tiene que hacer porque Dios sabe todas las cosas, Pero Dios siempre hace un juicio. Siempre examina las cosas antes de castigar. Antes de ejecutar el juicio. Y por lo tanto Dios desciende para ver la torre que están edificando los hijos de los hombres.

Ahora escuchen lo que les voy a decir. Esa expresión los hijos de los hombres tiene que verse en contraste con los hijos de Dios. Los hijos de Dios según vimos en Génesis 6 era el linaje de los fieles.

Los que estaban construyendo la torre no eran los hijos de Dios. Los que estaban construyendo la torre eran los hijos de los hombres que son la contraparte masculina de las hijas de los hombres de Génesis 6, las descendientes del linaje de Caín.

Es decir la expresión "hijos de los hombres, hijas de los hombres", ¿representa el linaje de quién? El linaje de los caídos.

Es otra evidencia de que esta empresa era una empresa impía de rebelión, en contra de Dios.

Dicho sea de paso, si quieren buscar conmigo Eclesiastés 8:11, van a encontrar qué significa la expresión "hijos de los hombres".

Dice allí: "Por cuanto no se ejecuta luego sentencia", es decir porque no se ejecutó la sentencia enseguida, "sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuesto para hacer el mal".

¿Qué es lo que hacen los hijos de los hombres? El mal. ¿Qué es lo que hacen los hijos de Dios y las hijas de Dios? El bien.

Porque están al lado de Dios. Así que dice que Dios desciende para ver esta empresa que están haciendo los hijos de los hombres, los impíos, los que están en contra de Dios. Dios viene, en otras palabras a examinar lo que están haciendo. Viene a hacer un juicio.

Ahora, vamos al versículo 6. ¿Cuál es el resultado de la examinación de Dios? Versículo 6. "Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno". Imagínense eso, el pueblo es uno, tenían el mismo idioma y estaban unidos en su empresa. ¿Saben que también la impiedad se puede unir, el mal se puede unir? Aquí lo dice. "He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra", este es solamente el principio, dice Dios, "y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer".

Es decir, Dios dice, "si yo no acabo con esto en este momento, se va a terminar de desmoralizar la raza humana. Todo el mundo se va a corromper. Se va a formar un imperio gobernado, completa y totalmente por Satanás. Yo tengo que hacer algo para coartar esto, o si no el mundo será completamente irremediable".

Así que dice el en versículo 7 cuál va a ser el juicio que Dios va a desempeñar. ¿Se dan cuenta que Dios investiga el caso primero? Viene y mira y dice: "Bueno esta gente están en rebelión contra mí. Si yo permito que sigan haciendo esto el mundo se va a desmoralizar. Yo tengo que tomar medidas".

Y entonces después de examinar el caso ¿qué hace? Ejecuta el juicio.

Noten el versículo 7: "Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero".

Ahora yo quiero que ustedes se imaginen la escena. Ya probablemente la torre había alcanzado cierta altura, cierto nivel. Porque Dios ha bajado para ver ya cuando la empresa ha avanzado un rato. Imagínense que tenían que pasar los ladrillos de la parte de abajo a los que estaban trabajando arriba. Los que estaban arriba le dicen a los que tienen los ladrillos abajo, y tienen el asfalto abajo, le dicen: "Mira, pásame mas ladrillo que se me acabaron. Y el de abajo dijo: "What did you say?" ¡Tenían un idioma¡ Y ahora unos empiezan a hablar francés, otros empiezan a hablar alemán y otros empiezan a hablar español y otros empiezan a hablar portuguéz y otros empiezan a hablar quién sabe, ruso, chino, japonés. ¡Se formó la Babilonia! ¡No se pueden comunicar! No pueden continuar construyendo la torre.

Es decir, Dios confundió sus lenguas. Los dividió y no cabe duda alguna de que esta empresa terminó con contiendas. Imagínense las peleas que se habrán formado entre esa gente. Imagínese usted que todo el mundo tiene el mismo idioma y de repente la gente empieza a hablar cada uno un idioma diferente. Confusión.

La palabra babilonia significa confusión.

Es decir su intención de establecer un imperio mundial en rebelión contra Dios, donde no hubiese ni una sola persona justa, terminó en confusión y en fracaso. Noten el versículo 8 del capítulo 11. Fíjense cuál fue la razón por la cual Dios confundió sus lenguas.

Dice en el versículo 8: "Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad".

¿Cuál fue el propósito por el cual Dios confundió sus lenguas? Para que se esparcieran por toda la tierra. Eso es lo que él había dicho que debían hacer. Pero ellos quisieron consolidar el mal. Quisieron unirse en rebelión contra Dios.

Dios dijo: 'No, lo que voy a hacer es confundir sus idiomas". Y ahora escuchen bien lo que pasó. ¿Creen ustedes que es un buen plan tener muchas naciones, muchas lenguas, muchas diferentes culturas? Yo creo que sí debe haber. Yo creo que es un buen plan.

Y ustedes dicen, "¿por qué razón?" Déjenme explicarles por qué Dios vio que era un buen plan. Es mucho más difícil crear una rebelión mundial con muchos diferentes grupos pequeños. Es mucho más difícil que todo el mundo se una comúnmente en rebelión cuando uno tiene muchos diferentes idiomas, muchas diferentes sociedades y muchas diferentes culturas.

Dios confundió las lenguas para que no se pudiera consolidar el mal en un lugar. Para que todos no hablaran el mismo idioma y de esta manera se centralizara y se consolidara el mal, como querían hacer ellos cuando hablaban todos el mismo idioma. ¿Están entendiendo lo que estoy diciendo?

Es decir, el plan de Dios fue un buen plan. Ahora necesitamos hacer una transición. Hemos estudiado en cuanto a los constructores de la torre. Una empresa egoísta. Una empresa de rebelión contra Dios, denotado por el nombre Nimrod, el que se concebía como el dios sol. Una empresa que tenía el propósito de consolidar y unir a todo el mundo en rebelión contra Dios, estableciendo esa falsa religión del dios sol, y de la diosa luna, dicho sea de paso.

Porque en la antigüedad adoraban primordialmente el sol y también la luna.

Y Dios dijo: "No, esto no lo voy a permitir porque me van a desmoralizar el mundo, se va a perder el linaje santo, y no voy a poder traer el Mesías al mundo". Así que Dios dividió, se esparcieron y ahora el mal no se podía consolidar.

El mal podía aparecer en diferentes sitios pero todo el mundo no podía unirse ahora en rebelión contra Dios tan fácilmente como si todos hablaran el mismo idioma. Ahora escuchen bien.

Inmediatamente después de esta experiencia de la Torre de Babel, y dicho sea de paso, dice que Dios llamó ese lugar Babel, dice en el versículo 9. Lo llamó Babel, de donde viene la palabra Babilonia. ¿Se menciona babilonia en Apocalipsis? Oh sí. Pero si quieren entender lo que quiere hacer Satanás en Apocalipsis tienen que entender lo que Satanás quería hacer en Génesis.

Porque al final él va a querer hacer lo mismo que hizo en la Torre de Babel. Desmoralizar y corromper el mundo entero.

Ya no para impedir que venga la simiente sino con el fin de hacer desaparecer a los justos del planeta Tierra. Para que desaparezca de una vez por todas la simiente de la simiente. Es decir, los seguidores de Jesús. Es interesante que inmediatamente después que termina esta historia de Babel a donde habla de los hijos de los hombres, esos rebeldes que querían establecer esa religión falsa, en el siguiente versículo, en Génesis 11, versículo 10, comienza la genealogía de los justos.

Es decir, Sem y sus descendientes están en contraste con los constructores de la Torre de Babel. Génesis 11 presenta los constructores de la Torre de Babel, estos son los hijos de los hombres. Set y sus descendientes son los hijos de Dios. Son el linaje de donde vendrá el Mesías.

Es decir, en Génesis 11 tenemos otra vez la idea de dos simientes. Los constructores de la torre que quieren consolidar el mundo en rebelión contra Dios y tenemos los descendientes de Sem de donde finalmente vendrá el Mesías.

Ahora escuchen bien. Poco después que se construyera la Torre de Babel y Dios confundiera las lenguas nació un hombre llamado Taré.

¿Saben ustedes quién fue Taré? El padre de Abraham. Y sucedió poco después de la Torre de Babel. Unos pocos años nada más.

Y quiero que noten lo que empezó a suceder con Taré. Vayan conmigo a Hechos 7:2-4 primero y luego vamos a ir a otros pasage.

Aquí está hablando Esteban sobre la experiencia del pueblo de Israel.

Y dice: "Y él dijo: Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando" ¿dónde? ¿Dónde estaba Abraham? "En Mesopotamia". ¿Y qué se construyó allí? La Torre de Babel. "En Mesopotamia antes que morase en Harán", ¿Y qué le dijo Dios? "Y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que yo te mostraré. Entonces salió de la tierra" ¿de quiénes? de los caldeos y habitó en Harán".

Yo pregunto, ¿quiénes eran los caldeos? Los babilonios. ¿Recuerdan en Daniel el capítulo 2 que Nabucodonosor mandó llamar a los caldeos en el Imperio de Babilonia? Es decir, ¿dónde vivía Taré el padre de Abraham?

Vivía en Babilonia. Vivía a donde se construyó la Torre de Babel.

Ahora, ¿qué problema había con eso? Vayan conmigo a Josué el capítulo 24 y vamos a leer los versículos 2 y 3.

Había un problema con Taré ahí en Babilonia. Satanás estaba tratando de hacer algo con él.

Dice en el versículo 2: "Y dijo Josué a todo el pueblo: Así dice Jehová Dios de Israel: Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río, esto es, Taré, padre de Abraham y de Nacor", y fíjense lo que dice, "y servían a dioses extraños".

¿Adónde se establecieron esos dioses extraños? En Babel.

Exactamente. Es decir, Taré se estaba corrompiendo con la idolatría de Babel, y por lo tanto ¿qué hace Dios? Versículo 3. "Y yo tomé a vuestro padre Abraham del otro lado del río", ese es el río Eufrates, "y lo traje por toda la tierra de Canaán, y aumenté su descendencia, y le di Isaac".

¿Qué hizo Dios para salvar a Abraham para que no se corrompiera con la falsa religión de Babilonia, para que no desapareciera el linaje de donde iba a venir el Mesías? Dice que Dios lo sacó para que el linaje santo no se terminara de corromper.

Y ahora escuchen lo que les voy a decir. La mayoría de los expositores de las profecías hoy en día dicen que las profecías todas se centran en Israel. "Oh sí, se va a reconstruir el templo de Jerusalén allá, y se va a levantar un anti-Cristo que se va sentar allá en el templo.

Y luego van a venir los chinos y los rusos y van a atacar allá a Israel".

Es decir, toda la interpretación de las profecías se centran en Israel. ¿Pero saben algo? Las profecías no se centran en Israel. Las profecías se centran en Jesús. Y les voy a explicar cómo es eso. Ahora escuchen bien.

Dios escogió a Abraham, un individuo, con el fin de que de Abraham viniese ¿un qué? Un pueblo o una nación. Vamos otra vez.

Dios escogió a Abraham, un individuo, para que de ese individuo creciera un gran linaje, una gran nación para que de esa nación viniera un individuo y luego de ese individuo se iba a levantar una nación para proclamar el mensaje en cuanto a ese individuo.

Es decir, Dios llama a un individuo para una nación.

De esa nación va a nacer un individuo pero luego el pueblo de ese individuo va a proclamar el mensaje en cuanto a lo que hizo ese individuo por la raza humana.

Es decir, el propósito por el cual Dios escogió a Abraham no es porque Abraham era especial.

No es porque el pueblo de Israel que vino de Abraham era especial.

El propósito por el cual escogió a Abraham y escogió al pueblo de Israel era porque de Abraham y de Israel iba a venir ¿quién?

Iba a venir el Mesías prometido.

Es decir, el centro de las profecías no es Abraham, no es Israel. Abraham e Israel son funcionales para traer al mundo al Mesías y luego el pueblo del Mesías después del Pentecostés va a ir a Jerusalén, a Samaria y a todos los confines de la tierra con el mensaje de este individuo.

Una nueva nación, la iglesia cristiana proclamando el mensaje de Jesús.

Es decir el centro de las profecías no se encuentra en Israel ni en Abraham. El centro se encuentra en Jesús.

Noten lo que dice Gálatas 3:16. Está clarísimo en la Biblia. Y el tema que estamos estudiando esta noche es crucial para entender lo que vamos a estudiar mas adelante en nuestro seminario.

Así que por favor presten atención.

Gálatas 3:16,17. "Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo".

¿A quién se le hicieron las promesas?

Las promesas se le hicieron a Abraham pero especialmente a su simiente y la simiente de Abraham ¿quién es? Cristo.

Es decir, el propósito de las profecías no es Israel. El propósito de las profecías es apuntar hacia Jesús.

Noten 2 de Corintios el capítulo 1 y el versículo 20. Aquí habla de las promesas que Dios ha hecho. Sea a Abraham o cualquier promesa que haya hecho.

Dice allí: "Porque todas las promesas de Dios son en él Sí y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios".

Todas las promesas son Sí y Amén ¿en quién? ¿En Abraham o en Jesús?

Es decir, las promesas que Dios le dio a Abraham no las trae Abraham a fructificación sino que las promesas ¿las trae quién y las cumple quién?

Las cumple Jesús. Es decir, las profecías son mesiánicas.

No debemos enfocarnos en el pueblo de Israel. Y Dios colocó, escuchen bien, Dios colocó al pueblo de Israel en la encrucijada de tres continentes. África, Europa y Asia.

Con el fin de que todas las naciones tuvieran que pasar por allí para que Israel anunciara que iba a venir allí a Canaán, iba a nacer allí en la tierra de Israel, el Mesías prometido. Es decir, no debían enfocarse en ellos mismos.

Debían enfocarse en el Mesías que iba a venir del linaje que Dios estaba preservando en ellos.

Dios le hizo cuatro promesas a Abraham.

Y solo las voy a mencionar, ustedes las tienen en la lista.

La primera está en Génesis 12:3 donde dice que Dios le prometió a Abraham que en él serían benditas todas las naciones de la tierra.

Y algunos dicen: "¿Ve? En Abraham todas las naciones iban a ser benditas".

Pero si ustedes leen con cuidado, por ejemplo Génesis 22:18, dice: "En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra".

Es decir, Abraham trae la bendición porque trae al Mesías. Pero el Mesías es el que trae la bendición.

Solamente que Abraham tiene a Isaac y luego del linaje viene el Mesías.

La segunda promesa. Dios le prometió a Abraham la tierra. Pero saben que Abraham entendió que lo que Dios le estaba prometiendo no era la tierrita de Canaán, como creen hoy en día. "Ay, Dios le prometió a los judíos la tierra de Canaán, así que hay que sacar a todos los palestinos".

Eso es lo que dicen muchos protestantes. "Esa tierra es de Israel por derecho divino".

Pero saben que Abraham entendió muy bien que la tierra prometida no era la tierra de Canaán, sino que era todo el mundo.

En Romanos 4 y el versículo 3 dice que Abraham entendió que él iba a ser el heredero del mundo.

En Hebreos el capítulo 11dice que Abraham y los otros patriarcas, dice que esperaban una ciudad cuyo artífice y fabricante ¿era quién? Dios. Buscaban una patria, no la terrenal sino la celestial.

Yo pregunto, ¿ustedes creen que Abraham es el que trae el cielo?

¿Ustedes creen que los santos heredan la tierra por lo que hizo Abraham?

¿Ustedes creen que la bendición la trae Abraham?

¡Que va! Si Abraham fue pecador. El no puede traer ninguna bendición. El no puede recuperar la tierra.

Se menciona a Abraham porque a través de Abraham ¿viene quién? Jesús.

Quien va a cumplir estas promesas. En Génesis 22:18 dice que a Abraham se le devolvería el dominio. Es decir el reino, el reinado, el dominio. ¿Quién es en realidad el que recupera el reino y el dominio? Es Jesús, según Daniel el capítulo 7.

Y luego en Génesis 15:5 Dios prometió la simiente. La simiente no era Isaac. La simiente prometida ¿era quién? La simiente prometida era Cristo Jesús.

Es decir, en la Torre de Babel Satanás quería corromper a toda la raza humana. Pero Dios, nos dice en Génesis, tenía un linaje, comenzando con Set que iba a preservar la verdad de Dios. Y de Abraham, ultimadamente iba a venir el Mesías prometido de la nación que Dios escogió para preservar la verdad y para preservar el linaje.

Es interesante notar que en San Juan 8 y el versículo 56 se nos dice que Abraham entendió esto.

Algunos preguntan, ¿será que Abraham entendió este asunto de que las promesas no se iban a cumplir a través de él sino se iban a cumplir a través del Mesías? Claro que lo entendió.

Noten Juan 8:56. Dice allí hablando Jesús. "Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó".

Y en nuestro próximo tema vamos a estudiar la experiencia de Génesis 22, donde Dios manda a Abraham a sacrificar a su hijo Isaac. Y vamos a encontrar que esa es una profecía maravillosa, extraordinaria, en cuanto a Jesús, en cuanto al Mesías. Y Abraham lo entendió muy bien.

Entendió que el acto de estar dispuesto de sacrificar a su hijo representaba el sacrificio de Jesús. Abraham vio mi día, y dice, y se gozó. Abraham entendió que la bendición no la iba a traer él. La bendición la iba a traer el Mesías.

Es decir, Dios escogió a Sem.

De Sem sigue el linaje.

Llega a Abraham.

De Abraham continúa el linaje.

Finalmente de ese linaje viene Jesús.

Y entonces se cumple la promesa de la bendición, la promesa de que los santos tomarán la tierra por heredad. La promesa de que Cristo reinará con su pueblo. Y la promesa de que la simiente de Dios estará siempre con su pueblo.

Noten lo que dice en Gálatas 3:13 y 14. Fíjense quién es el que trae la bendición. La bendición no la trae Abraham. Solo la trae Abraham porque él comienza el proceso de donde vendrá el Mesías.

Dice allí: "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)". Ahora escuchen bien. ¿Qué es la consecuencia de que Jesús cargó nuestra maldición, cargó nuestro pecado?

Dice: "para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu".

Yo pregunto entonces, ¿cómo es que viene la bendición de Abraham? ¿Viene a través de quién? Viene a través no de Abraham sino que viene a través de Jesús.

Y gracias a Dios finalmente vino el Mesías prometido. Después que Dios escogió a Sem, de Sem finalmente viene Abraham, y finalmente de Abraham, ese individuo, viene el pueblo judío, preservó la verdad, preservó el linaje, y ahora viene ese individuo, Cristo Jesús, el Mesías prometido que iba a recuperar todo lo que se había perdido.

Satanás, mis hermanos y hermanas, procuró impedir que la simiente viniera por todos los medios pero Dios siempre preservó el linaje. Por eso es que tenemos las genealogías en la Biblia.

Dios nos da la genealogía en Génesis 5 de los hijos de Dios desde Adán hasta Noé.

En Génesis 11 nos da desde Sem hasta Abraham.

Y en Mateo 1 nos da desde Abraham hasta Cristo.

Dios está mostrando que siempre preservó el linaje aunque Satanás procuró destruir el linaje. Es decir, el centro no es Israel. El centro es Cristo Jesús.

Jesús murió en la cruz. Cargó con los pecados de la raza humana. Recuperó todo lo que Adán perdió. Pero, había que avisarle al mundo lo que había sucedido. Había que anunciarle al mundo, y por lo tanto cincuenta días después de la resurrección de Jesús encontramos que llega el día del Pentecostés.

Y ahora escuchen bien. En el día del Pentecostés o inmediatamente antes Jesús le dice a sus discípulos, "ustedes me van a ser testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaria y hasta los últimos confines de la tierra.

Pero había un problema muy serio y es que en la torre de Babel se habían confundido todas las lenguas y los seguidores de Jesús no hablaban sino hebreo y arameo. ¿Ven como Dios se complicó la vida con lo que hizo en Babel?

Se complicó la vida, porque ahora tenía todos estos idiomas. El propósito era dividir todo el mundo para que no se consolidara el mal y la rebelión y ahora tiene un mundo lleno de idiomas y sus pocos seguidores que lo han recibido como su Salvador no hablan sino el idioma de Israel o los idiomas de Israel. ¿Saben lo que hace Dios?

Dios dice: "ahora yo voy a arreglar el problema de Babel". Y dice que en el día de Pentecostés, Dios derrama el Espíritu Santo. ¿Saben cuántas naciones había presentes en el día de Pentecostés? Vayan conmigo un momento allí. Vayan conmigo al libro de los Hechos al capítulo 2 para que ustedes vean todas las naciones que habían ahí. Todos con su diferente idioma. Como fruto de Babel.

Ahora Dios dice: "el problema que creé allá para que no se consolidara el mal ahora lo voy a arreglar yo también".

Noten Hechos el capítulo 2 y vamos a empezar en el versículo 1. "Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos".

Ahora los hijos de Dios están unánimes juntos. "Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos".

Y eran 120 dicho sea de paso. " Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen".

Y créanme, no estaban hablando tonterías. No estaban hablando el idioma que nadie entiende. El don de lenguas es un don de hablar idiomas que el que habla no conocía antes. Con el fin de compartir el evangelio de Cristo.

Noten lo que sigue diciendo en el versículo 5. "Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo".

Todas las naciones que se originaron después de Babel. "Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua". Habían varios predicadores, eran 120, y cada uno estaba hablando en un idioma de los que estaban presentes ahí. ¿Ven como Dios está arreglando el problema de Babel?

"Y estaban atónitos y maravillados diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?" ¿Cómo es que le oímos hablar en nuestro propio idioma? Y ahora escuchen las naciones. "Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes". 13 naciones, y dice: "les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios".

Ahora fíjense, Dios escogió a Abraham, un individuo. Trajo una nación para preservar la verdad de Dios. Y para traer el Mesías prometido al mundo. Viene ese individuo, de la nación y luego el individuo tiene un pueblo o una nación que tiene que proclamar el mensaje sobre lo que ha hecho el Mesías.

Y Dios derrama su Espíritu Santo y le da a esa nueva nación, a la iglesia cristiana, la capacidad de hablar lenguas de las naciones para que puedan contar las maravillosas obras que Dios ha hecho a través de Jesús, el Mesías prometido.

Dicho sea de paso, hay tres palabras claves en Génesis 11 y el versículo 7 que quiero que notemos.

Por si acaso alguno cree que no hay una conexión entre Babel y el Pentecostés, sí lo hay. Dios está arreglando el problema de Babel.

Pero lo está usando para unir a su pueblo.

Fíjense que no le da capacidad de lenguas a todo el mundo para que se unan de nuevo, sino que le da la capacidad de hablar lenguas a su pueblo. Porque sabe que no van a consolidar el mal sino que van a hablar el bien.

Ahora noten lo que dice Génesis 11:7. Dice: "Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua", esa es la primera palabra, lengua, "para que ninguno entienda" esa es la segunda palabra, "ninguno entienda, el habla de su compañero".

Tres palabras: lengua, entienda y habla.

Ahora, vayan conmigo al libro de los Hechos, el capítulo 2 y los versículos 6, 7 y 8. Las mismas tres palabras.

Dice: "Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar", ahí está la misma palabra, "hablar en su propia lengua". "Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?

Las mismas tres palabras que aparecen en Génesis 11:7 apararecen aquí en Hechos el capítulo 2. Sabemos que Dios está deshaciendo lo que sucedió en la Torre de Babel ahora para proclamar el evangelio de Cristo.

Ahora en los pocos minutos que nos quedan, yo quiero decirles algo.

El diablo, a pesar de que este mundo está compuesto de diferentes naciones y lenguas y sociedades y pueblos, el libro de Apocalipsis nos dice que al mero final de la historia el diablo va a unir a todo el mundo en rebelión contra Dios.

Lo que sucedió en Babel, el establecimiento de la falsa religión se va a establecer a nivel global, a pesar de todos los idiomas, a pesar de todas las culturas. Por eso Dios ha dado a su pueblo el mensaje para que puedan avisarle al mundo de que no hagan esto.

Ahora quiero mencionarles rápidamente los versículos.

Apocalipsis 17:5, y no lo vamos a leer, pero Apoc. 17:5 habla de Babilonia como el poder que va a gobernar el mundo al final de la historia.

Fíjense, Babilonia, Babel. La palabra Babilonia viene de allá de Babel.

Apocalipsis dice que Babilonia en el último tiempo se va a dividir en tres partes: el dragón, la bestia y el falso profeta.

Y ustedes dicen ¿qué es eso? Bueno, tenemos varios temas en esta serie donde vamos a hablar del dragón, vamos a dedicar uno completo a la bestia y vamos a dedicar uno completo al falso profeta.

Babilonia al final de la historia va a unir estos tres poderes o estos tres grupos, se van a unir en unión impía.

Y dice en Apocalipsis 17:1 que esta que se compone de tres partes, el dragón, la bestia y el falso profeta se va a sentar en muchas aguas.

Se llama la gran ramera, la religión apóstata, unida con los reyes de la tierra.

Dice que se va a sentar sobre muchedumbres, naciones lenguas y pueblos que son las aguas de Apocalipsis.

Es decir, va a gobernar sobre todas las naciones, esta nueva Babilonia, con el fin de establecer un imperio en rebelión en contra de Dios.

Y dice en Apocalipsis 18:1-3 que esta Babilonia le va a dar su vino a todas las naciones. El vino del furor de su fornicación.

Vamos a encontrar en nuestro estudio en el futuro, que el vino representa la falsa religión que se originó allá en Babel. Que al final de la historia se habrá proliferado a todo el mundo.

Entre esas doctrinas está la doctrina de la inmortalidad del alma.

Entre esas doctrinas está la idea de que el domingo es un día santo.

Entre esas doctrinas está inclusive, yo no sé si ustedes saben, pero el rosario se usa en diferentes religiones del mundo.

El rosario lo usan los hindúes, lo usan los budistas, lo usan los musulmanes y lo usan los católicos.

Y uno dice, ¿y cómo es que todos usan lo mismo si son religiones distintas en diferentes regiones del mundo con diferentes idiomas?

Porque, escuchen, toda la falsa religión se originó en Babel.

Todas las naciones se proliferaron de allí. Lo cual significa que muchas de las costumbres originales como la adoración al sol, la inmortalidad del alma, el uso del rosario, el uso de agua bendita entre otras cosas, la idea de un infierno que arde para siempre, todas esas doctrinas empezaron en Babel y se proliferaron al mundo.

Y la Babilonia final le va a dar a todas las naciones el vino del furor de su fornicación.

Y dice en Apocalipsis, y eso lo vamos a estudiar en mas detalle, hoy solo lo estamos introduciendo, dice que los reyes de la tierra, las religiones de la tierra, los comerciantes de la tierra, todas las gentes de la tierra se van a unir en un gran sistema global en rebelión contra Dios.

Y dice en Apocalipsis que este sistema va a estar lleno de la sangre de los santos y los mártires de Jesús.

Es decir, el diablo va a querer extirpar del planeta Tierra a los que son fieles a Dios y no siguen estas falsas ideas religiosas que tiene Babilonia.

Y queridos amigos, Dios ha levantado un pueblo en Apocalipsis 14, para proclamar tres mensajes.

El primer mensaje dice: "Teme a Dios y dale gloria porque la hora de su juicio ha llegado y adora al Creador del cielo, la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”.

Y hay un segundo mensaje que dice: "si estás en Babilonia, sal de ahí porque va a venir la destrucción".

Si tú estás en alguna de esas tres divisiones de Babilonia, ¡sal, escapa por tu vida! Porque sobre este sistema van a caer las plagas.

¿Y saben que va a pasar con la Babilonia final lo mismo que sucedió con la Babilonia original?

Dice en Apocalipsis 17 y los versículos 12, 13 y 17 que el Señor Jesucristo vendrá y dice que derrotará a los reyes. Derrotará a la ramera, derrotará a este gran sistema mundial, dice en Apocalipsis 17:14, porque él es el Rey de reyes y el Señor de señores.

Es decir, hoy en día mis queridos amigos y hermanos, podemos ver patentemente este sistema de Babilonia que se está formando delante de nuestros ojos. Y les digo que tenemos grandes cosas que estudiar en este seminario.

Hoy solamente hemos introducido la idea del nuevo orden mundial. Y hemos visto que hay dos grupos.

El primer grupo son los rebeldes que quieren consolidar el mal a nivel global y el otro es el grupo del Mesías, los que vienen del Mesías prometido.

Los que reciben el don de lenguas para proclamar el evangelio al mundo para que Cristo pueda venir.


Apriete aquí para ir al próximo tema:


Apriete aquí para ir Pagina Principa;

Counter