9.Las Cinco Artimañas de Satanas

“Descubriendo los Misterios de Genesis - Un Estudio sobre el Principio y el Fin en la Biblia” es un curso Biblico que tiene como proposito explicar las grandes profecias de la Biblia desde la perspectiva del libro de Genesis. Usted se maravillara de la forma clara, sencilla y profunda en que el pastor Esteban Bohr explica estas profecias.En esta página podrá escuchar el tema o puede también bajarlo a su computadora para que lo pueda estudiar. Son 38 temas en esta página empezaremos con el primer tema “Las Cinco Artimañas de Satanas”


9.Las Cinco Artimañas de Satanas

Las Cincos Artimanas de Satanas

Las Cinco Artimañas de Satanás.

El título de nuestro tema para el día de hoy es Las Cinco Artimañas de Satanás.

Vamos a comenzar el estudio en el evangelio de San Mateo en el capítulo 24 y los versículos 23,24.

Nos dice aquí hablando de lo que va a pasar en el tiempo del fin.

"Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aún a los escogidos".

Imagínense ustedes engaños tan poderosos y tan sutiles que engañarán casi inclusive a los mismos escogidos.

Tienen que ser engaños muy potentes, muy poderosos. Pero la pregunta clave es a quiénes dirigió Jesús estas palabras.

A veces pensamos que es el mundo que va ser engañado.

Pero quiero que noten en Mateo 24 en el versículo 4 a quién dirigió Jesús la palabra de este capítulo de San Mateo 24.

Dice en el versículo 4. "Respondiendo Jesús les dijo: Mirad que nadie os engañe", y según el versículo anterior Jesús le está hablando a sus discípulos.

Es decir, los que corrían riesgo de ser engañados no eran los mundanos sino los propios discípulos de Jesús y los discípulos de Jesús somos nosotros los que estamos reunidos acá. Probablemente muchos de los que están viendo por vía satélite y por televisión son también miembros de la familia de Dios, están en el grupo que la Biblia llama los escogidos.

Ahora vamos a estudiar en nuestro tema para el día de hoy cinco métodos que emplea Satanás para engañar a la gente.

Y especialmente vamos a mirar estos cinco métodos desde la perspectiva del tiempo del fin.

Quisiera mencionar antes de que entremos a estudiar estos cinco métodos, que cuando el Señor Jesucristo creó este mundo, el hombre no vio a Jesús crear absolutamente nada.

El primer día, el segundo día, el tercer día, el cuarto día, el quinto día, el sexto día, por lo menos la primera parte, Adán y Eva ni siquiera habían sido creados todavía, no pueden haber visto lo que Dios creó durante esos días.

Es más, Adán no lo vio a Dios crearlo a él. Y cuando Dios creó a Eva durmió a Adán. Así que Adán no vio tampoco la creación de Eva. Es decir Adán y Eva no vieron a Dios crear nada.

Lo cual significa que la única forma como ellos podían estar seguros de que Dios era su creador, de que Jesús era su creador es porque Jesús les dijo que él era el creador.

No era porque lo vieron, sino porque Jesús les dijo: "Yo soy su creador".

Ahora como hemos visto, el Señor Jesucristo colocó en el huerto del edén un árbol. Y le dijo a Adán y Eva que no comieran de ese árbol.

No les explicó por qué. Sí les explicó las consecuencias.

Les dijo: "Si ustedes comen van a morir”.

Pero no les explicó por qué no podían comer de ese árbol específico, de en medio de todos los árboles que se encontraban en el huerto.

Ellos sencillamente debían creer que Jesús era su creador y debían obedecer la palabra sin explicación alguna.

Notemos lo que dice Génesis 2 y los versículos 15, 17, lo hemos leído antes, pero vamos a leerlo de nuevo, donde habla de la prohibición que Dios le hizo del árbol.

Dice en el versículo 15 "Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto del edén para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: de todo árbol del huerto comerás; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que del comieres, ciertamente morirás."

Ahora quiero hacerles algunas preguntas.

Numero uno, ¿El mandato estaba claro? ¿Era comprensible? Claro que sí.

Y Eva lo entendió. Porque ella repitió las palabras de Dios cuando vino la serpiente.

Ella le dijo: "Dios nos ha dicho que no comamos de este árbol porque si comemos de este árbol ¿vamos a qué?, Vamos a morir”.

Entendieron claramente el mandato de Dios. Yo pregunto, esta prueba, ¿era una prueba grande o pequeña?

En realidad era una prueba pequeña. Dios podría haberle dicho a Adán y Eva, mira para que ustedes puedan seguir viviendo tienen que saltar de aquí a la luna.

Esa sí era una prueba grande. Pero Dios les puso una prueba muy pequeña, insignificante.

Ellos tenían todos árboles del huerto de los cuales podían comer. El punto principal no era el apetito, porque si tenían hambre podrían haber comido de todos los árboles de huerto.

Prohibirles de un árbol era una prueba supremamente pequeña. Además de eso, como he mencionado, Dios no les dio a Adán y Eva ninguna explicación por la cual prohibió ese árbol específico.

Sí les dijo iban a morir si comían del árbol, pero no les explico en que se distinguía ese árbol de los demás árboles. Sencillamente les dijo, crean mi palabra, yo fui el creador, yo pongo las reglas y ustedes no deben comer de este árbol.

Pero nos dice en el libro de Génesis que ellos escogieron desobedecer el mandato de Dios, la palabra de Dios, que comprendían claramente que era una prueba pequeña, sin explicación, escogieron abiertamente contrariar a Dios.

Cuando Dios vino a hablar con Eva, quiero que noten lo que dijo Eva. Génesis el capítulo 3 y el versículo 13.

Noten las palabras que le habló Eva al Señor Jesús, porque ya hemos visto que el creador aquí es Cristo.

Dice en el versículo 13, "Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente" ¿me qué? "La serpiente me engañó, y comí".

¿Qué hizo la serpiente? La serpiente engañó a Eva. Ahora, quiero preguntarles. ¿Qué necesita hacer usted para engañar a alguien?

¿Alguien sabe aquí que necesita hacer para engañar a alguien? OH, siempre la respuesta que la gente me da.

Para engañar a alguien usted le tiene que mentir. Pero no todas las mentiras engañan.

Ahora fíjense, los que están mirando. Hagamos un experimento.

Yo los voy a engañar ahora a ustedes. Así que miren para acá.<¿Ustedes ven este traje que yo tengo puesto?

Este traje es rojo. Cual rojo ni que nada dice la hermana. ¿Les eché una mentira? ¿Les metí una mentira?

Sí, claro que sí. ¿La creyeron? Claro que no. Porque las mentiras que engañan no son las mentirotas, las mentiras abiertas.

Las mentiras que engañan son las mas que se parecen a la verdad. Y para cada verdad que Dios tiene Satanás tiene una falsificación o un error.

Hace algunos años tuve el privilegio de enseñar en la ciudad de Medellín Colombia, en una universidad. Enseñaba teología allí. Y un día fui al centro de la ciudad a un almacén, Almacén Ley, para comprar una mercancía.

Llegué a la caja para pagar la mercancía que tenía y la muchacha que estaba recibiendo el dinero tomó el billete y lo miró en la luz, lo arrugó en su mano, lo puso debajo de una luz negra y enseguida llamó un policía, le dijo venga acá que este hombre me acaba de dar un billete falso de 10,000 pesos.

Ahora imagínense ustedes eso. Aquí en los Estados Unidos uno generalmente es inocente hasta que se compruebe culpable pero allá uno es culpable hasta que lo comprueben a uno inocente. Yo viví muchos años allá. Las cosas funcionan de una forma distinta. Así que yo sabía que estaba en problemas. Vino otro policía, me tomaron uno por un brazo, otro por el otro brazo.

Me llevaron allá a un cuartito y empezaron a interrogarme. Empezaron a decirme, ¿dónde tiene la maquinaria? Y yo le dije ¿cuál maquinaria? La maquinaria con que hace los billetes. Y yo dije, no, si yo no soy falsificador. Dice, ¿cómo que usted no es falsificador? Usted entregó un billete falso. Yo dije, no, no, no pero ese billete, yo no lo miré. Sencillamente yo entregué un billete. Alguien me lo dio. Dice, no, no, usted es un falsificador. Entonces uno de los policías dice, mire ¿adonde trabaja usted? Mire, yo trabajo en el Instituto Colombo-Venezolano.

Yo enseño teología allá. Cuando dije eso el policía como que cambió de actitud. Sonrió y dijo, ese colegio es muy bueno. De allá no pueden salir falsificadores.

Y yo dije, gloria a Dios, las cosas están mejorando aquí.

Entonces el policía me dijo, mire cuando en el futuro alguien le dé a usted un billete, tiene que mirarlo con cuidado. No pague con un billete falso porque se puede meter en problemas.

Yo le voy a mostrar a usted como distinguir un billete falso de uno genuino. Entonces trajo el billete falso y trajo un billete genuino y me dice mire, usted mira el billete falso en la luz y usted se da cuenta que la cabeza de Simón Bolívar está borrosa. Usted mira el billete genuino en la luz y ve que la cara de Simón Bolívar está clarita.

Y dije, verdad que sí. Entonces tomó el billete y lo puso de nuevo en la luz y dice, el billete falso no tiene una raya marrón que cruza el billete, mientras que el billete genuino sí tiene la raya marrón.

Yo dije, de verdad que sí. Luego tomó el billete falso y lo arrugó en la mano, y tomo el billete genuino y lo arrugo también en la otra mano y el billete genuino empezó a abrirse como una flor mientras que el papel del billete falso se quedó arrugado. Y luego tomó el billete genuino y lo metió debajo de la luz negra y le brillaban los círculos adonde estaba la cara de Simón Bolívar, mientras que el billete falso lo ponía debajo de la luz negra y no le brillaba nada. Dice, la próxima vez que alguien le dé un billete grande asegúrese de que es genuino.

Y claro, cuando yo iba a la caja después a pagar con un billete de 10,000 pesos o de 20,000 pesos yo le daba el billete a la cajera, ella hacia el proceso lo miraba en la luz, a veces lo arrugaba, lo metía debajo de la luz negra, entonces ella me daba los vueltos, me daba un billete de 5,000 o me daba uno de 10,000 y yo lo miraba en luz, lo arrugaba en la mano y seguía también el proceso y una cajera un día me dice, ¿y por qué usted hace eso? ¿Acaso no confía en mí? Yo le dije mire, yo confió tanto en usted como usted confía en mi.

Ahora yo pregunto ¿cómo podría usted distinguir un billete falso de un billete genuino? ¿Tenía que conocer que cosa?

El genuino para detectar la falsificación. Es decir, si yo no conozco la verdad, yo no voy a poder detectar el error porque el error se desenmascara viendo y conociendo ¿qué cosa? Viendo y conociendo la verdad de Dios.

Y Satanás le dijo a Eva, "mira yo te voy a dar la verdad, pero Satanás le estaba contando ¿una qué? Le estaba contando una mentira”.

La verdad era, "no comas del árbol".

La mentira era, "no hay ningún problema con que tú comas del árbol”.

Debería de sencillamente haber obedecido la palabra de Dios. Ahora yo quiero preguntarles, ¿qué viene lo primero, lo genuino y la falsificación o la falsificación y luego lo genuino?

Ustedes saben bien que primero viene lo genuino y después viene la falsificación.

O es que los falsificadores dicen, miren hagamos un billete falso de 7 dólares y el gobierno dice, que buena idea hagamos uno genuino. Pues claro que no, ustedes saben que no. Primero el gobierno hace un billete genuino verdad, y entonces los falsificadores hacen una falsificación y mientras más se parezca el falso al verdadero mas engaña. Mientras más el error se parece a la verdad mas engaña.

Y la verdad siempre viene primero y la falsificación viene después con en el tiempo.

En 2 Cor. 11:3 nos dice que Satanás engañó a Eva con su astucia. El diablo es mucho más inteligente que nosotros. El diablo ha tenido mucha experiencia en la empresa del engaño. Y la Biblia dice que es un personaje supremamente astuto.

En Apoc. 12:9 dice que en los últimos días Satanás va a engañar a todo el mundo.

Prácticamente todos los seres humanos van a ser engañados por Satanás y la razón es muy sencilla. En vez de conocer la verdad y obedecer la verdad lo que van a hacer es aceptar los errores de Satanás que se parecen mucho a la verdad pero que son falsificaciones.

Ahora como les mencioné, Satanás en el comienzo usó cinco métodos de engaño para lograr vencer a Eva.

Y esos son los métodos que él va a usar al final de la historia.

Yo quiero que estudiemos esos cinco métodos en el resto de nuestro tema.

Vayan conmigo a Gen. 3:1. Vamos a hablar de nuestro primer método.

Primer método es que Satanás hace milagros y engaña a la gente por los milagros que desempeña.

Dice en Gen. 3:1, "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer, ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?"

Ahora ustedes dicen, ¿donde está Pr? Bohr el milagro allí?

Yo quiero preguntarles, ¿cuántos de ustedes han ido a un zoológico y la serpiente les habla? Yo les apuesto que si ustedes van a un zoológico y una serpiente levanta la cabeza y dice, "buenos días señor", ustedes van a salir corriendo, porque para que una serpiente hable tiene que haber ¿un qué?

Eso sería un milagro. Es decir, el diablo está haciendo un milagro mentiroso.

Sorprende a Eva porque Eva no sabia que la serpiente podía hablar y la serpiente no podía hablar.

Pero quien estaba hablando era Satanás. Es decir, Satanás estaba haciendo un falso milagro, dando la impresión de que la serpiente podía hablar.

Estaba tratando de engañarla por este milagro. Ahora lo interesante es, escuchen bien, que la serpiente podía volar.

Y ustedes dicen, ¿cómo sabe que la serpiente podía volar? Varias razones. En primer lugar, en civilizaciones antiguas se han conseguido serpientes con alas.

Es interesante. Han conseguido serpientes con alas. En las civilizaciones antiguas siempre pintaban a las serpientes con alas.

Eso demuestra que ellos tenían una memoria de algo que iba hasta el principio. No solamente eso, sino que en Isaías 14:29 habla de serpientes con alas.

Y la razón más importante es que nos dice aquí en Génesis, el capítulo 3 que cuando la serpiente se dejó usar por Satanás Dios le dijo a la serpiente, "de ahora en adelante te vas a arrastrar y vas a comer polvo".

Si ya se estaba arrastrando y comiendo polvo eso no hubiera sido ningún castigo. La serpiente podía volar. Y en realidad Eva esperaba que viniera Satanás porque Dios le había dicho a Adán y Eva, "miren, va a venir Satanás al huerto para tratar de lograr que ustedes pequen".

"Para tratar de convencerlos de que coman del árbol".

Y Eva muy autosuficiente dice, "eso no es ningún problema. Cuando se aparezca ese ángel inmediatamente yo voy a saber que es el ángel caído si él nos dice que comamos del árbol". Lo que pasa es que Eva no contaba con la astucia de Satanás.

Satanás no se iba a aparecer como un ángel glorioso porque Eva estaba esperando un ángel. Dios les había advertido. Así que Satanás dice, no, tengo que usar otro método más caucioso y así que Satanás se esconde detrás de la serpiente y usa la serpiente para cumplir sus propósitos y hace este milagro mentiroso.

Hoy en día los cristianos les encanta seguir a los milagros. Les encanta a donde hay señales y prodigios y sanamientos y lenguas y saltos y bailes y todas esas cosas.

Les encanta donde hay cosas sobrenaturales que están pasando en la iglesia. Pero saben ustedes, que no todos los milagros son de Dios.

Lo vemos a partir de Génesis 3 y el versículo 1 que hay milagros mentirosos. La serpiente no podía hablar.

Satanás le dio la apariencia de la facultad de hablar. Ahora vayan conmigo al evangelio según San Juan, cap. 6 y el vers. 2.

Aquí encontramos que Jesús está haciendo su obra entre las muchedumbres y quiero que noten porque las muchedumbres seguían a Jesús.

Dice en el vers. 2, "Y le seguía gran multitud", ¿por qué le seguían? "Porque veían las señales que hacía en los enfermos". La gente decía, "a este hay que seguirlo porque este es un curandero".

Es decir, veían en Jesús un curandero, alguien que hacía milagros y lo seguían. Pero saben algo, sigan leyendo el capítulo y van a darse cuenta que el Señor Jesucristo empezó a predicarles un sermón.

"Yo soy el pan de vida. Tienen que asimilar el pan de vida o sino no van a tener vida en ustedes mismos".

Y cuando Jesús empezó a decirles que tenían que obedecer la palabra, la gente dijo, si no hay milagros, con la pura palabra no queremos. Y cuando llegamos al final del capítulo, si van conmigo al versículo 66, interesante que es Juan 6:66, o sea, Juan 666, una coincidencia, pero van a recordar el versículo ahora para siempre. Juan 6 y el versículo 66 cuando Jesús empezó a hablar la palabra, ya la gente no quería saber mas de Jesús, porque no había milagros.

Dice, "Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él".

Si no había milagros la gente no quería saber de Jesús. Cuando predicaba la palabra y le decía a la gente que debían obedecer la palabra, la gente no quería nada que ver con Jesús.

Y lo mismo sucede hoy en gran medida en el mundo cristiano este fenómeno.

Noten lo que dice 2 Tes. 2:9. Aquí está hablando de la obra del anticristo al final de la historia.

Del que se va a hacer pasar por Cristo.

Noten lo que va a hacer según 2 Tes. 2:9. Dice, "Inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás", es decir, el anticristo va a venir por obra de Satanás, y ahora escuchen, "con gran poder y señales y prodigios mentirosos".

¿Qué va a hacer el anticristo? Dice aquí, "va a obrar con poder y señales y prodigios mentirosos".

Para engañar a la gente dice en el versículo 10, "Y con todo engaño e iniquidad para los que se pierden". Es decir, en los últimos días el anticristo va a hacer milagros, señales y prodigios con el fin de engañar a la gente.

Ahora quiero que vayamos al libro de los Hechos de los Apóstoles, el capítulo 2 y el versículo 22. Este versículo guarda una relación muy estrecha con lo que acabamos de leer de 2 Tes. 2. ¿Ustedes recuerdan esas tres palabras de 2 Tesalonicenses?

Vamos a repasar esas tres palabras claves allí en 2 Tesalonicenses el capítulo 2.

Quiero que noten porque es muy importante. Las mismas tres palabras se usan en Hechos 2:22.

Las tres palabras son poder, señales y prodigios pero mentirosos.

Ahora noten lo que dice en Hechos 2:22.

Dice, "Varones israelitas", aquí está hablando el apóstol Pedro, "oíd estas palabras: Jesús Nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis".

Fíjense que el anticristo va a hacer las obras ¿por obra de quién? De Satanás.

Ahora aunque la traducción no es la misma de estas tres palabras griegas, en el idioma original en que fue escrito el Nuevo Testamento, en Hechos 2:22 y en 2 Tes. 2:9, las palabras son idénticas.

Es decir que las palabras poder, señales y prodigios, en 2 Tes. 2:9 y las palabras maravillas, prodigios y señales en Hechos 2:22 son las mismitas palabras en el idioma en que fue escrito el Nuevo Testamento, el griego.

¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que el anticristo va a falsificar las obras que hizo Jesús.

Porque si se usan las mismitas palabras para describir lo que va a hacer el anticristo y es lo que hizo Cristo, quiere decir que el anticristo va a sanar enfermos.

El anticristo va a hacer maravillas, va a echar demonios, va a hacer todas estas cosas. Y la gente va a creer ¿qué es quién? Que es Cristo.

Porque eso fue lo que hizo Cristo cuando estuvo en la tierra. Y saben ustedes que este fenómeno va a pasar en el mundo cristiano.

Noten lo que dice en el evangelio según San Mateo, capítulo 7 y los versículos 21-23.

Dice Jesús, "No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos".

Yo pregunto, si esta gente dice: Señor, Señor, ¿están profesando seguir a Jesús, si lo llaman Señor, Señor?

Claro que sí. Jesús dice, "No todo el que me dice Señor, Señor". Si la gente lo está llamando Señor, es porque ellos profesan ser de Jesús.

Ahora noten el versículo 22:

"Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre", si están usando el nombre de Jesús, ¿dicen que son cristianos? Claro que sí.

"Y en tu nombre echamos fuera" ¿qué? "Demonios, y en tu nombre hicimos muchos ¿qué? Milagros.

Y Jesús va a decir, "claro ustedes son míos porque usan mi nombre y echan demonios y dicen profecías y hacen milagros, pues son míos".

¿Es lo que dice Jesús? No. Versículo 23. "Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores" ¿de qué? "Hacedores de maldad".

Fíjense que son cristianos profesos. Porque ellos llaman a Jesús Señor, Señor y usan el nombre de Jesús pero Jesús dice: "yo no los conozco a ustedes. Apártense de mí, obradores de maldad".

Saben que esa palabra maldad se podría traducir mejor, es la misma palabra que se traduce en 1 Juan 3:4, infracción de la ley, esas cuatro palabras, infracción de la ley, es la misma palabra, maldad, aquí en Mateo cap. 7.

Es decir, se puede traducir esto: apartaos de mí infractores de la ley, apartaos de mí los que desobedecéis mi ley.

Apartaos de mí los transgresores de mi ley. Es decir, son cristianos que hacen milagros, profetizan, echan demonios, pero el problema es que no quieren guardar ¿qué cosa? No quieren guardar la Santa Ley de Dios. No quieren obedecer la Palabra de Dios.

Como Eva siguió el milagro, ellos van a seguir milagros en vez de obedecer lo que Dios dice en su Santa Palabra.

Ese es el primer método, milagros mentirosos.

Segundo método que usa Satanás. Noten lo que dice otra vez Génesis 3:1. "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer, ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?"

Yo pregunto, el diablo aquí ¿está profesando citar a Dios? ¿Está diciéndole a Eva algo que supuestamente Dios dijo? Claro que sí.

¿Pero lo está diciendo como Dios lo dijo?

No, está cambiando lo que Dios dijo. Porque Dios dijo que no podían comer de uno.

La serpiente dice, conque Dios os ha dicho que no pueden comer de ninguno.

Fíjense que el diablo el segundo método que usa es citar la palabra de Dios mal. El diablo es capaz de citar la palabra de Dios. Pero no la cita como Dios dice.

El segundo método que usa Satanás es el de añadirle a la palabra de Dios. Quitarle a la palabra de Dios. Cambiar la palabra de Dios. Torcer la palabra de Dios y sacar la palabra de Dios de su contexto.

Es decir, el diablo adultera la palabra de Dios. La usa para enseñar el error. Ustedes conocen las tentaciones de Jesús.

Vamos a Mateo 4:3, 4.

"Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan".

Jesús detectó a Satanás inmediatamente. Porque el diablo le dijo "si eres Hijo de Dios”.

Y Jesús en su bautismo acababa de escuchar la voz de su Padre que dijo, "Este es mi Hijo amado". Así que si el Padre dijo este es mi Hijo amado, por qué el diablo viene y le dice, si eres el Hijo de Dios". ¿Cómo que si soy? Mi Padre me dijo que soy.

Lo detectó enseguida porque trató de sembrar duda.

Noten lo que dijo Jesús. En vez de hacer el milagro de transformar las piedras en pan, dice:

"Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".

Es decir, "yo no hago lo que nadie me dice que sea contrario a la palabra de Dios, yo obedezco lo que Dios dice en su Santa Palabra".

¿Y saben que el diablo aprende? Después que Jesús le contestó al diablo: escrito está, el diablo dice, ese método está bueno, me sirve.

Así que lleva a Jesús allá a las almeras del templo, la torre del templo, dice en el versículo 5, entonces el diablo le llevó a la Santa Ciudad, al pináculo del templo, y le dice: "Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está".

Dice te gusta vivir por, escrito esta, pues aquí tienes “escrito está".

Y luego el diablo cita, escuchen bien, el Salmo 91 y los versículos 11 y 12. Vamos un momento allí al Salmo 91 y los versículos 11 y 12 y quiero que vean como el diablo deja una partecita por fuera.

Dice: "A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra".

Saben que hay una parte del versículo 11 que el diablo no incluyó. Él citó la parte que dice en el versículo 11, "pues a sus ángeles mandará acerca de ti".

Pero la parte que no incluyó es "que te guarden en todos tus caminos". Es decir, para que ellos te mantengan obediente a Dios, en los caminos de Dios.

Esa parte no la incluyó. Y luego entonces pronunció la bendición.

"Él va a mandar a sus ángeles y ellos te van a tomar en sus manos para que tu pie no tropiece en piedra".

Estaba pasando por alto la condición y es que los ángeles debían guardarlo en sus caminos. Es decir, en los caminos de Dios. Así que el Señor Jesucristo detectó a Satanás inmediatamente. Lo que Satanás estaba tratando de hacer, dejando una parte del versículo por fuera, escuchen bien, era para engañar a Jesús, que cometiera el pecado de la presunción. ¿Saben lo que es presunción? La presunción es reclamar las promesas de Dios en desobediencia. Es decir, pedir que Dios nos bendiga mientras lo estamos desobedeciendo.

Les doy un ejemplo. Un joven llega a un examen en la escuela y le pide a Dios que le ayude a pasar el examen cuando no ha estudiado. Eso es presunción.

Un individuo que empieza un viaje y pide que Dios lo proteja en el viaje y luego maneja 100 mph. Eso es presunción.

Un individuo que dice Señor, dame buena salud, y se fuma dos o tres cajetillas de cigarrillos al día. Es reclamar las promesas de Dios en desobediencia.

Si Jesús se hubiera saltado, el diablo dice, "salta, desobedece a Dios y entonces reclámale a Dios para que te cuide".

Y muchas veces nosotros hacemos ese tipo de cosas, reclamamos las promesas de Dios mientras estamos desobedeciendo la palabra de Dios. Es decir, el segundo método de Satanás es el método de dejar partes de la Biblia por fuera.

Citar mal la palabra de Dios como hizo en el huerto del edén. Añadirle y quitarle.

Por eso en Apocalipsis 22 dice, "Ay del que le agregue a la Biblia porque Dios le va a agregar las plagas, y ay del que le quite a la Biblia porque Dios va a quitar su nombre del libro de la vida".

Es decir, el diablo juega jueguitos con la palabra de Dios. Cita partes, tuerce, cambia, añade, quita, saca de contexto para que la gente crea que Dios está diciendo una cosa cuando en realidad está diciendo otra. Noten 2 Timoteo 4:2-4. Fíjense lo que va a hacer Satanás en los últimos días, incluyendo a los que profesan ser ministros de Dios.

Dice allí, el apóstol Pablo le está hablando a Timoteo: "Que prediques la palabra"; ¿que prediques qué cosa? "Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo"; ¿por qué es que Timoteo debía predicar la palabra? Escuchen bien, "redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina". Ahora va a dar la razón. "Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas".

Dice que en los últimos días va a haber gente que tienen comezón de oír y se van a amontonar maestros que les enseñen lo que quieren oír. Es decir, tienen piquiña en los oídos. Entonces le dicen al maestro, "mira, ¿tú estás dispuesto de rascarme la oreja? Es decir, enseñarme lo que yo quiero oír, y si el maestro dice sí yo te enseño lo que tu quieres oír, entonces dicen: "Entonces enséñame".

Es decir, en los últimos días, Dios insta a sus ministros que prediquen la palabra porque va a venir el tiempo en que la gente no va a tolerar, sufrir, como dice aquí, la sana doctrina. Van a querer apartar de la verdad el oído y seguir las fábulas porque quieren vivir de acuerdo a sus propias concupiscencias o de acuerdo a sus propias pasiones.

Un ejemplo de esto es que en el mundo cristiano muchos ministros hoy en día enseñan que el cristiano no tiene que guardar la ley de Dios porque estamos bajo la gracia.

Dicen: "No, el cristiano está bajo la gracia. No tiene que guardar la ley, nosotros no estamos bajo la ley, seguimos lo que dice el Espíritu Santo".

Ustedes lo han oído. Y suena muy bonito. Y usan mayormente los escritos del apóstol San Pablo. Ahora, saben ustedes que el apóstol Pablo escribió unas cosas bien difíciles de entender.

Vamos a notar en 2 Pedro 3:15-17. "Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas"; es decir de la salvación. Ahora escuchen: "entre las cuales hay algunas difíciles de entender", ¿el apóstol Pablo escribió cosas difíciles de entender?

Cómo no, pero ¿le va a echar Pedro la culpa a Pablo? No. Sigue diciendo: "las cuales los indoctos e inconstantes" ¿qué? "Tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición".

Es decir, porque el apóstol Pablo escribió cosas complicadas Pedro no le echa la culpa a Pablo. Si no que dice, la culpa la tienen los que no estudian con cuidado, los indoctos tuercen lo que escribió Pablo y tuercen también las demás escrituras.

Permítanme mencionarles tres escrituras rápidamente aquí sin buscarlas porque el tiempo apremia.

Romanos 3:28 el apóstol Pablo dice: "Concluimos, pues, que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la ley".

Entonces algunos dicen: "Ve, es pura fe y nada de obras". Pero si tan solo leyeran el versículo 31 del mismo capítulo, el apóstol Pablo dice,

¿”Entonces qué, invalidamos la ley por la fe? Dice, "en ninguna manera, antes establecemos la ley".

Así que el apóstol Pablo dice que no somos justificados por guardar la ley pero dice que cuando recibimos a Jesús, vamos a guardar la ley, se establece la ley, en otras palabras. Si la gente tan solo leyera el contexto, entenderían lo que Pablo está diciendo.

Otro texto que usan mucho para decir que no necesitamos guardar la ley porque estamos bajo la gracia es Romanos 5:20 donde el apóstol Pablo dijo que donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia.

Y la gente dice: "Ve donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia". Y algunos inclusive me han dicho, peca mucho para que sobreabunde la gracia. Y yo digo, que cosa tan ridícula. Pero lo único que yo les digo a estas personas, está bien, tu estás leyendo Romanos 5:20. Quiero pedirte por favor que lean Romanos 6:1,2. Y quiero leer Romanos 6 vers. 1,2 para que vean que el contexto es clave.

Dice: "¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él"? Así que el apóstol Pablo no está diciendo que porque hay mucha gracia, debemos pecar mucho. Dice, no debemos perseverar en el pecado. Otro texto favorito es Romanos 6:14 donde el apóstol Pablo dice: "Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia". Y los cristianos dicen, "yo no estoy bajo la ley, estoy bajo la gracia".

Como si uno pudiera desobedecer la ley porque está bajo la gracia. Lo único que yo le digo a esta gente es, por favor, lee el siguiente versículo.

Noten lo que dice el versículo 15: ¿"Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?” ¿Qué dice el apóstol San Pablo?

"En ninguna manera". Ahora debemos avanzar rápidamente al tercer método que usó Satanás.

Primer método, milagros mentirosos, Segundo método, un uso indebido de la palabra de Dios.

Método número tres. Y ese es peligrosísimo. Es seguir nuestra razón, nuestra lógica, nuestra mente y nuestras emociones en vez de obedecer la palabra de Dios. Por ejemplo en Romanos el cap. 12 y el vers. 11, hoy en día los cristianos les gusta mucho hablar del amor, ¿no es así?

Dicen, "lo importante es el amor no la ley. Desde que tengamos amor eso es lo único que importa en la iglesia.

Y yo digo Amén. Siempre y cuando se entienda lo que es amor.

Yo pregunto, ¿el amor se puede fingir? Ah, ¿no se puede fingir el amor? ¿Nunca han visto ustedes a un joven, a un galán de esos que conquista a esta mujer, se viste bien, la trata como a una reina y luego cuando se casan no hace sino maltratarla? ¿Eso es amor qué? Fingido. ¿El amor se puede falsificar?

Claro que se puede falsificar. Y en la iglesia sí hay mucho amor falso.

Nada mas porque la gente se siente bien, se abraza y todo, dicen eso es amor.

La Biblia da la definición clara de lo que es el amor. El apóstol San Pablo dice en Romanos 12:9

"Que vuestro amor sea "¿sin qué?," Sin fingimiento".

Es decir, ¿el amor se puede qué? Fingir. Ahora, ¿qué es el amor? En Romanos 13:10. el apóstol San Pablo dice que el amor es ¿qué cosa?

El cumplimiento de la ley. Es decir, la ley define lo que es el amor.

Y una persona que dice, lo importante es el amor y no la ley, no sabe lo que está diciendo, porque el amor verdadero es cumplir la ley de Dios.

Si usted ama a su prójimo, no le va a robar la esposa.

Si usted ama a su prójimo no le va a robar sus posesiones.

Si usted ama a su prójimo no le va a dañar la reputación.

Si usted ama a sus padres los va a tratar bien.

Si usted ama a Dios, usted no va a tener otros dioses.

Es decir, la ley define lo que es amor verdadero. ¿Me están entendiendo?

Ahora vamos a Génesis 3:5 para que ustedes vean cómo Satanás usó este método de que la gente siga sus emociones y su lógica en vez de seguir la palabra de Dios. Génesis 3 y el versículo 4, vamos a empezar con el 4, dice así: "Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis";

Dios dice, "si comen del árbol" ¿van a qué? "Van a morir. Ahora el diablo viene y dice, "no van a morir".

Está diciendo que Dios es ¿qué cosa? Mentiroso. "Dios te dijo que ibas a morir. Tu no vas a morir".

Ahora yo pregunto, ¿qué pensamiento creen ustedes que le surgió en la mente de Eva cuando el diablo le dijo, "Dios le dijo a ustedes que si comen del árbol van a morir, pero yo les digo que Dios es mentiroso? No van a morir" ¿Qué pensamiento creen que le surgió en la mente a Eva? Yo sé cuál le surgió. Eva ahora piensa y dice, bueno si no vamos a morir, ¿por qué nos dijo Dios que sí nos íbamos a morir? ¿Por qué nos mintió Dios?

Y el diablo tenía preparada la respuesta. Porque él sabía que cuando él dice, Dios les mintió de que van a morir cuando coman del árbol Eva entonces dice, si no vamos a morir ¿por qué Dios dijo que sí nos íbamos a morir? El diablo dice, ahora te voy a explicar.

Versículo 5.

"Sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis" ¿cómo qué? "Como Dios, sabiendo el bien y el mal". ¿Saben lo que Satanás le está diciendo a Eva?

Le está diciendo: "Mira, piensa. No escuches nada más lo que te dice Dios. Dios dice que vas a morir. ¿Tú te vas a comer ese cuento? No, no, no". Dice: "Piensa, piensa por qué Dios te dijo que no comieras del árbol. No es porque vas a morir. Yo te voy a explicar por qué. Es porque Dios en cierta ocasión comió de este árbol y cuando comió de este árbol se hizo Dios. Y entonces cuando él descubrió los poderes que da este árbol, él dice, "oh, yo no puedo permitir que más nadie coma del árbol, ellos van a ser dioses también y yo solo quiero ser Dios".

Así que desde ese momento en adelante cualquier ser que se aparecía por ahí, Dios le decía, "mira no comas de ese árbol porque te vas a morir", pero en realidad Dios le estaba diciendo, "no comas del árbol porque yo no quiero que tú seas como yo". ¿Están entendiendo lo que está haciendo Satanás?

Está llevando a Eva a buscar otra explicación para la prohibición de Dios. Y Eva se comió el cuento, dice, suena lógico. Ahora sé por qué, Dios no nos dijo por qué no podíamos comer de este árbol. Ahora tengo la explicación. No es porque Dios cree que íbamos a morir. No es por amor a nosotros sino porque Dios no quiere rivales. Dios no quiere otro Dios que ande por ahí. Dios es egoísta.

Es decir el diablo empezó a jugar juegos con la mente de Eva. Y ella siguió su razonamiento, su lógica, sus emociones en vez de seguir lo que Dios dijo en su palabra. Saben que la Biblia dice que el amor de Dios es que guardemos sus mandamientos, 1 San Juan 5:3.

También nos dice en Hechos 5:32 que Dios le da su Espíritu a todos ¿los que le qué? Le obedecen.

Porque hoy los cristianos dicen, lo importante es que tengas el Espíritu, que tengas el Espíritu Santo y que hables en lenguas. La Biblia dice aquí que Dios da su Espíritu Santo a todos los que le obedecen.

Y si ustedes leen Juan 14:15,16, Jesús dice: "Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogare al Padre, y os dará otro Consolador". Fíjense, Jesús dice, "si me amas guarda mis mandamientos y entonces yo voy a rogar a mi Padre que les dé" ¿qué cosa? "Que les dé el Espíritu Santo".

Hay una condición para recibir el Espíritu Santo y es guardar la ley de amor de Dios.

El tercer método de Satanás es llevar a la gente a seguir lo que dice su corazón. , El amor, la lógica, la razón, el corazón, la mente.

Contrario a lo que Dios dice claramente en su palabra.

Cuarto método de Satanás, es seguir lo que dicen nuestros sentidos. Seguir lo que dicen nuestros ojos, nuestros oídos, nuestro tacto, nuestro gusto, contrario a lo que Dios dice en su palabra.

Noten Génesis él capitulo 3 nuevamente y el versículo 6. Ahora fíjense como están involucrados los sentidos de Eva.

"Y vio la mujer que el árbol" ¿era qué? ¿Qué está usando? ¿Su qué? Sus ojos, verdad que sí. "Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable" ¿a qué? "A los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría y tomó" ¿qué sentido está usando ahí, y tomó?

El tacto y no se murió cuando lo tomó inmediatamente. "Tomó de su fruto", ¿y qué? "Y comió"; ¿qué sentido está involucrado ahí, y comió?

El gusto. El oído está involucrado, Satanás le está hablando.

Los ojos, ve que es bueno, ¿verdad?

El tacto, lo toca y no se muere. El gusto. ¿Sabe qué? Sabroso.

Lo único es que Dios había dicho, "no comas". No debería haber seguido lo que dijeron sus sentidos sino lo que decía ¿quién? Dios.

Y saben que a través de la Biblia aquellos que seguían lo que dicen sus sentidos terminaban con un desastre.

Ustedes conocen, por ejemplo, la historia de Sansón. Cuando vio esta mujer filistea hermosa.

Los padres dijeron, "pero Sansón, Dios ha dicho que no debemos unirnos en yugos desiguales con los incrédulos". ¿Y saben lo que dijo Sansón? Búsquenmela porque ha agradado mis ojos.

Es decir, me pone a latir el corazón mas rapidito y me agrada los ojos. Y saben que eso le costó los ojos. Le costaron los ojos porque le fueron sacados los ojos. Cuan diferente José en Génesis 39:9, ustedes tienen el texto ahí en sus hojas, donde ve a esta esposa de Potifar, hermosa también, porque él no se iba a casar con una mujer fea teniendo tanto poder.

Y cuando ella trata de convencer a José que tenga relaciones sexuales con ella, ¿qué es lo que dice José?

José dice, "¿cómo puedo yo cometer este grave pecado contra mi Dios? Es decir, José, guiaba su vida ¿por qué cosa? Por la ley de Dios.

El mandamiento que dice, "no cometerá adulterio". Él dice yo te veo, eres muy bonita, me pones a latir más rápido el corazón. Pero el problema es que Dios ha dicho, "no cometerás adulterio". Tú eres esposa de otro. Vivía por la ley de Dios, porque amaba a Dios.

Cuan diferente David cuando salió al balcón del palacio, y está en la lista de textos, 2 Samuel 11:2, donde sale al balcón y ve a esta mujer Betsabé, allá bañándose desnuda, y el pecado de él tuvo cuatro pasos, dice que la vio, la siguió viendo y la codició y luego después que la codició la tomó y luego que la tomó trató de esconder lo que había hecho.

El pecado siempre sigue este proceso. Aún en Génesis. Eva vio, codició el fruto, lo tomó y luego se escondió.

Esa es la forma como el pecado funciona. Los grandes héroes de la Biblia no se regían por lo que decían sus sentidos sino por lo que dice la Santa Palabra de Dios.

Ahora necesitamos ir al quinto método que usó Satanás. Se encuentra nuevamente en Génesis 3:6 nuevamente, la última parte especialmente.

Dice: "Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría y tomó de su fruto", y ahora escuchen, "y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella".

¿Por qué pecó Adán? Por que fue tentado ¿por quién? Por Eva.

El quinto método de Satanás es llevar a gente a tentar a otra gente. No siempre tiene que ser el diablo que tiente directamente, sino que usa gente para tentar a otra gente.

Y saben que dice en 1 Timoteo 2:14 que Adán no fue engañado. Adán no fue engañado, Eva fue engañada. Adán sabía muy bien lo que estaba haciendo, pero Adán amó mas a Eva que a Dios. Adán dijo, "mira tú comiste te vas a morir.

Yo te amo tanto que no puedo vivir sin ti. Yo voy a comer también y estoy dispuesto a morir contigo. Es decir, Adán amó mas a Eva que lo que amó ¿a quién? A Dios.

Y por lo tanto se dejó influenciar por ella. Saben ustedes que la Biblia nos dice en Mateo 10:34-37, que va a venir el día también en que nosotros tenemos que tomar la elección de decir inclusive lo que dicen nuestros familiares o de obedecer lo que dice Dios.

Vamos a ver lo que dice rápidamente Mat. 10:34-37. "No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada".

La espada representa ¿qué cosa? La Palabra de Dios. "Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su propia casa".

Es decir, por escoger la verdad, en vez de escoger lo que dicen los demás, nos haremos ¿qué cosa? Nos haremos de enemigos. Así que el diablo usa cinco métodos.

Uno, milagros mentirosos.

Dos, mal uso de la Santa Palabra de Dios.

Número tres, llevarse por lo que dice el corazón y la lógica, el razonamiento.

Cuatro, obedecer lo que dicen nuestros sentidos

Y cinco escuchar lo que dicen los demás.

Dios lo que quiere que nosotros hagamos es sencillamente, conocer la Palabra y obedecer la Palabra. El apóstol San Pablo nos dice que en los últimos días, escuchen bien, se van a perder muchos, porque no tuvieron el amor de la verdad para que pudieran ser salvos.

Y en San Juan 17:17 dice qué es la verdad.

Dice "Santifícalos en tu verdad, tu palabra es verdad".

¡Aunque vea un milagro, aunque mis sentidos me digan algo, aunque otros me cuenten algo, aunque mi lógica me diga algo, aunque mis sentimientos me digan algo, todo lo debo comparar con un "así dice Jehová” Y así estaré seguro de no ser engañado. Que esa sea nuestra experiencia.