7.El Duelo en el Huerto

“Descubriendo los Misterios de Genesis - Un Estudio sobre el Principio y el Fin en la Biblia” es un curso Biblico que tiene como proposito explicar las grandes profecias de la Biblia desde la perspectiva del libro de Genesis. Usted se maravillara de la forma clara, sencilla y profunda en que el pastor Esteban Bohr explica estas profecias.En esta página podrá escuchar el tema o puede también bajarlo a su computadora para que lo pueda estudiar. Son 38 temas en esta página empezaremos con el primer tema “El Duelo en el Huerto”


7.El Duelo en el Huerto

El Duelo en el Huerto

Vamos a comenzar nuestro estudio en esta noche en el libro de Génesis el capítulo 2 y los versículos 16 y 17 y en un momento vamos a ir a San Juan y los versículos 1al 3, pero quiero colocar un marco primero.

Gen. 2:16,17. Dios ha creado a nuestros primeros padres y dice la Biblia que colocó un árbol en medio del huerto, un árbol prohibido.

Y dice lo siguiente en cuanto a este árbol.

"Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás".

En otras palabras, Dios le está diciendo al hombre,

"Tú tienes que vivir una vida en perfecta armonía con mi ley para continuar viviendo. El día que tú desobedezcas mi ley",

y ya hemos visto que todos los diez mandamientos estaban contenidos en este solo mandato de Dios, Dios le dijo al hombre,

"si tú llegas a comer del árbol, eso es pecado y te va a traer la muerte".

Es decir, obedece y vivirás, desobedece y morirás.

Ahora vamos al evangelio según San Juan el capítulo 1 y los versículos 1 - 3.

Habla aquí en cuanto a Jesús. Cómo fue él antes de la creación, y vamos a leer en unos momentos mas adelante en el capítulo, un versículo, el versículo 14, sobre la encarnación de Jesús.

Dice en San Juan y el vers. 1,

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios",

no era miembro de nuestra familia, era miembro de la familia de Dios.

Nosotros somos seres humanos. Versículo 2,

"Este era en el principio con Dios".

Y ahora escuchen bien.

"Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho". ¿Quién fue el creador de todas las cosas?

Jesús.

Es decir, el creador de Adán y Eva fue Cristo Jesús.

Y al leer el relato bíblico nos damos cuenta que aunque Jesús fue el creador, el colocó a Adán y Eva en un huerto, y colocó a Adán como el padre y representante de la raza humana.

Es decir, colocó a Adán como el rey sobre el planeta Tierra.

Vamos a leer eso de nuevo como ya lo hemos leído.

El libro de los Salmos, el Salmo 8 y los versículos 3 al 5.

Aquí dice el salmista David,

"Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles y lo coronaste de gloria y de lustre".

Fijense que Adán fue coronado de gloria y lustre, los reyes usan corona, ¿verdad? Versículo 6, "Le hiciste señorear", es decir lo pusiste a reinar, "sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies".

Es decir, aunque Jesús fue el creador, el colocó a Adán como el rey sobre el planeta Tierra. Y era el plan de Dios de que Adán y sus descendientes viviesen para siempre.

Pero luego vino la tragedia del pecado, y como hemos leído en el evangelio segun San Lucas, el capítulo 4 y los versículos 5 al 7, un poder llegó a controlar el planeta Tierra.

Vamos a leer eso según San Lucas el capítulo 4 y el versículo 5.

Dice, "Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos".

Es decir, el diablo dice, "a mí han sido entregado los reinos y a quien yo quiera se los doy". Obviamente los reinos pertenecían al principio a Adán.

Este mundo pertenecía a Adán. Le fue dado como un regalo a Adán por Jesús el creador. Pero como Adán y Eva escogieron pecar fueron destituidos de su posición de reinado y se sentó sobre el trono de este mundo, Satanás.

Y la raza humana necesitaba a un Redentor. Pero como estudiamos en nuestro último tema, no había nadie dentro de la raza humana que no hubiese sido vencido por Satanás.

Porque Romanos 3:10 dice, "Todos han pecado, no hay justo ni aun uno. Todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios".

Es decir, el plan original de Dios era, que el hombre fuese rey, que su territorio fuera el planeta Tierra y viviera para siempre.

Cuando Adán pecó y sus descendientes pecaron, se estropeó el plan. El hombre perdió el trono, el planeta y ahora entró al mundo la muerte.

Se necesitaba a un Redentor que nuevamente recuperara el trono, recuperara el territorio e hiciera posible la vida eterna en vez de la muerte.

Pero dentro de la raza humana no había nadie que pudiese recuperar lo que se había perdido. Pero como hemos estudiado Dios descendió al huerto y le habló a la serpiente estando Adán y Eva escuchando lo que el decía.

Y Dios le dijo a la serpiente, Satanás, "yo voy a mandar una simiente a este mundo nacida de mujer. Esa simiente te va a hacer la guerra. En el proceso de la guerra tú le vas a causar dolor. Le vas a herir en el calcañar.

Pero te va a salir caro, porque en el proceso de la guerra, él te va a dar un golpe mortal en la cabeza y de ese golpe tú no te vas a recuperar".

Es decir, le voy a mandar esta simiente para recuperar todo lo que perdió primero Adán. Ahora, ¿cómo se iba a recuperar lo perdido?

Ustedes recuerdan que el primer resultado del pecado del hombre fue que se fue la gloria que lo cubría y ahora se vio ¿cómo? Se vio desnudo.

Es decir, era necesario cubrir de nuevo la verguenza de su desnudez, para restaurarlo a su condición original. La pregunta clave es ¿cómo podría restaurarse el hombre a la condición original en la cual se encontraba?

Génesis 3:21 tiene la respuesta. Vayan conmigo a Génesis 3:21. Lo hemos leído de nuevo. Este repaso es vital para lo que vamos a estudiar en nuestro tema de hoy.

Dice allí en el versículo 21,

¿Qué hizo Dios para Adán y Eva? ¿Túnicas de qué? Túnicas de pieles y los vistió.

Ahora hay cuatro puntos claves que quiero recalcar en este versículo.

Número uno, Adán y Eva estaban desnudos como resultado de su pecado.

En segundo lugar, se escogieron probablemente dos corderos o por lo menos dos animales perfectos y luego esos animales perfectos y sin defecto fueron muertos. Para conseguir la piel de un animal hay que matar a un animal.

Y luego después que muere ese cordero o ese animal perfecto o esos animales perfectos, porque eran dos pecadores, se tomaron las pieles, y se formaron vestiduras para cubrir la vergüenza de la desnudez de Adán y Eva.

El diablo es un ser muy perspicaz e inteligente. No cabe duda que el diablo estaba mirando lo que estaba sucediendo y estaba pensando

"Cuando el hombre pecó, cuando quebrantó la ley de Dios, perdió su trono, perdió su territorio, entró la muerte, quedó desnudo. Pero ahora yo veo que Dios manda al hombre a escoger dos corderos perfectos. Esos dos corderos perfectos luego son sacrificados, mueren, y luego entonces se toman las pieles y con las pieles se cubre la vergüenza de la desnudez del hombre.

Y Satanás está pensando, "Yo creo que yo se lo que va a hacer Dios. Dios va a mandar a la simiente de la mujer y la simiente de la mujer va a vivir una vida perfecta.

Ese cordero representa al que va a venir. Y como el cordero era perfecto el va a vivir una vida perfecta. Y despues de vivir una vida perfecta, él va a morir.

Y por su muerte, de alguna manera, se va a cubrir la vergüenza de la desnudez del hombre. Dios va a restaurar al hombre a su condición original tapándole la vergüenza de su desnudez". Es decir, tenemos aqui la primera promesa de salvacion que involucraba un cordero perfecto, la muerte del cordero perfecto, para cubrir la vergüenza de la desnudez del pecado del hombre. Como les mencioné en San Juan 1:14 encontramos el momento en que la simiente escogió encarnarse en la raza humana.

Dice allí en S. Juan el cap. 1 y el vers. 14 que aquel Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros.

Es decir, aquel que pertenecía a la familia de Dios, el Verbo, quién era ya en el principio, llegó un momento en que él escogió incorporarse dentro de la raza humana para rescatar lo que nuestros primeros padres y la raza humana habían perdido.

Pero, qué forma tan extraña de llegar al campo de batalla. Nacer en un mundo controlado por el rebelde.

Naciendo en un mundo como un bebe indefenso, con el propósito en primer lugar de vivir una vida perfecta y después de vivir una vida perfecta sin cometer pecado ni una sola vez, entonces morir por los pecados de la raza humana.

Es decir, Jesús vino a este mundo con dos propósitos principales. Vino para vivir una vida perfecta y vino para morir.

Vino para vivir la vida perfecta que nosotros debemos vivir, y vino para morir la muerte que nosotros por causa del pecado debemos de morir.

Vino a vivir por nosotros y Jesús vino también a morir por nosotros.

Vino a tomar nuestro lugar en otras palabras.

Y algunos dirán, pero Pastor. ¿cómo podía Jesús tomar el lugar de todos nosotros?

Es muy sencillo. Cristo nos creó a todos.

Y por si acaso alguno dice, "no, a mí no me creó Jesús porque yo naci fue de mi mamá", yo le voy a recordar que usted vino de su mamá es verdad, su mamá vino de la mamá de ella, es verdad. la mamá de ella vino de la mamá de ella, pero si van hacia atrás hasta el principio ¿a dónde llegan? Llegan a nuestros primeros padres, Adán y Eva.

Es decir que cuando Jesús creó a Adán y Eva creó a toda la raza humana y solo el que creo a todos podía ofrecerse en lugar de todos.

Un ser humano común y corriente no podía porque él solo era un individuo.

No creó a todos. Jesús, cuando creó la raza humana se hizo responsable por la raza humana. Ahora es interesante notar que en Exodo 12 y el versículo 5 nos habla del cordero que se ofreció en el tiempo de la pascua cuando Israel fue librado de Egipto.

Vamos a notar eso. Y quiero que noten las características de este cordero.

Dice, "El animal será" ¿sin qué? "sin defecto, macho de un año"; cuando dice macho de un año significa un cordero joven, es decir, iba a morir el cordero joven y el cordero iba a ser sin defecto.

Dice, "lo tomaréis de las ovejas o de las cabras".

Es decir, el cordero antes de ofrecerse tenía que ser perfecto y luego cuando se sercioraban de que era perfecto entonces podía ser ofrecido en sacrificio.

Ahora yo pregunto, ¿qué representaba ese cordero sin defecto, que era sacrificado, no solo en la pascua, sino también en el servicio del santuario?

1 Pedro 1:18 hasta el 20 nos tiene la respuesta a esta pregunta.

Hemos leído esto antes pero vale la pena leerlo de nuevo, porque es un pasaje hermoso.

Dice alli lo siguiente, "sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo",

¿fuimos redimidos con qué? "con la sangre preciosa de Cristo"

¿como de un qué? "un cordero" ¿qué clase de cordero, sin qué? "sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros".

Yo pregunto entonces, ¿qué representaba ese cordero perfecto?

La perfección de Jesús, que nunca pecó. ¿Qué representaba la muerte de ese cordero? Representaba la muerte de Jesús.

Es decir, Jesús vino a vivir una vida perfecta en armonía con la ley y vino a morir la muerte que yo debo sufrir.

Vino a vivir la vida que debo vivir y vino a morir la muerte que yo debo morir por causa del pecado.

Porque él tomó sobre sí mismo nuestros pecados. Ahora, yo quiero que ustedes se imaginen cómo habrá sido eso para Jesús.

Imaginense ustedes que Jesús estuvo en esta tierra 33 años, desde el momento cuando escogió encarnarse para salvarnos. El diablo sabía a dónde se iba a encarnar y cuándo aproximadamente se iba a encarnar.

Y el diablo se propuso de que el iba a acechar a Jesús 24 horas al día, 7 dias a la semana, 365 días al año.

Es decir, no iba a dejar en paz a Jesús ni por un instante. Y el objetivo de Satanás era muy sencillo.

El sabía que Jesús había venido para vivir una vida perfecta.

Así que él dice "yo no puedo permitir que él viva una vida perfecta. Tengo que infectarlo con el virus del pecado".

Y en segundo lugar el diablo sabía que Jesús había venido para morir por el pecado, y por lo tanto el diablo dice, "yo no puedo permitir que Jesús ofrezca su vida por el pecado".

Y tal vez esto les sorprenda, tal vez estén diciendo, "no, pero el diablo quería matar a Jesús". No señor. Vamos a encontrar en nuestro estudio en esta noche que no era el objetivo de Satanás matar a Jesús.

Bueno, sí lo quería matar pero no quería que Jesús ofreciera su vida. Es diferente quitarle la vida, que al final de su ministerio ofrecer su vida.

Así que el diablo dice, "yo tengo que impedir que él viva una vida perfecta y yo tengo que impedir que él muera".

Y el diablo escogió 4 estrategias para cumplir su objetivo.

En primer lugar el diablo dice, "yo tengo que matarlo antes de que el ofrezca su vida en la cruz". Es decir, "yo se que al final de su vida los pecados van a ser colocados sobre él y él va a ofrecer su vida en rescate por muchos.

Pero yo lo que voy a hacer es matarlo antes de que él llegue a ese momento.

Antes que él ofrezca su vida yo lo voy a matar y voy a acortar su ministerio".

Y saben que el diablo procuró en varias ocasiones matar a Jesús.

Desde el mismo momento que el Señor Jesucristo iba a nacer, ya lo hemos leído no lo vamos a leer de nuevo, Apocalipsis el capítulo 12 y el versículo 4, nos dice que el dragón se paró al lado de la mujer para devorar a su hijo cuando hubiese nacido.

Es decir, el diablo sabía que Jesús habia venido y el diablo quería, cuando Jesús era un bebesito en Belen, él queria cortar esto de una vez.

Antes que Jesús viviera una vida perfecta y ofreciera su vida en rescate por los pecados, Satanás dice, "yo acabo con esto desde un comienzo, lo mato".

Pero saben que esa no fue la única ocasión en que Satanás procuró matar a Jesús.

Hubo otras ocasiones también. Por ejemplo, en San Mateo el cap. 8 y el vers. 24.

Nos habla del hecho de que Jesús estaba una vez en un barco con sus discípulos y se levantó una soberana tormenta allí en el lago.

Que parecía que el barco se iba a hundir porque se estaba llenando de agua. Saben ustedes que los evangelios dicen que esta tormenta, no era una época de tormentas.

En realidad esta tormenta era una tormenta fuera de tiempo.

Fue una tormenta en verano, en otras palabras, cuando no llovía, cuando no había vientos. ¿Quién creen ustedes que sabía que Jesús estaba durmiendo en ese barco?

Satanás. ¿Y qué proposito tenía Satanás?

El quería ahogar a Jesús.

En otra ocasión, y esto se haya relatado en Lucas 4 28 al 30, Jesús se encontraba predicando en la sinagoga en Nazaret, y Jesús dijo algunas cosas que a la gente no le gustó.

Dijo que en los días de Eliseo Dios favoreció a un hombre que era sirio, que no era israelita, se llamaba Naamán, y favoreció a una viudita que no era ni siquiera israelita y ellos siendo muy nacionalistas, se enojaron con Jesús y dice la Biblia que lo sacaron empujado de la sinagoga y lo llevaron a un precipicio con el fin de echarlo abajo.

¿Quién creen ustedes que quería que Jesús fuera echado a abajo en ese precipicio?

Era Satanás. Ustedes pueden leer en varias ocasiones en el ministerio de Jesús, Satanás procuró que apedrearan a Jesús.

Un ejemplo lo encontramos en S. Juan 8 y el vers. 59.

Jesús acababa de decir, "antes que Abraham fuese, Yo Soy".

Se estaba proclamando el gran Yo Soy del Antiguo Testamento de Exodo 3 y el vers. 14 y se enfurecieron, y dice que cogieron piedras para tirárselas a Jesús pero no había llegado todavía la hora de la muerte de Jesús.

Y Jesús desapareció de en medio de ellos. En otras ocasiones como relata S. Marcos 1 y el vers. 23 y 24, nos dice la historia, que a veces los endemoniados venían corriendo hacia donde estaba Jesús indudablemente con el fin de destrozarlo y claro cuando llegaban a donde estaba Jesús se tenían que parar porque se daban cuenta en la presencia de quién estaban.

Inclusive en Marcos el capítulo 1,dice que los demonios declaraban,

"nosotros sabemos quién eres tú, tu eres el Santo de Dios".

y no podian acercarse a Jesús ni podian poner un solo dedo sobre Jesús.

Es decir, el diablo quería matar a Jesús antes de que Jesús llegara a su hora de que debía ofrecer su vida en rescate por muchos.

La segunda estrategia de Satanás fue la de tratar de infectar a Jesús con el virus del pecado, porque si infectaba a Jesús con el virus del pecado Jesús estaría en la misma condición que nosotros.

Jesús necesitaría un Redentor. Alguien que viviera una vida perfecta por él.

Alguien que muriera por él.

Y no había mas nadie en el universo, solo el creador podía hacer eso y por lo tanto Satanás dice, "si no lo puedo matar antes de que ofrezca su vida, lo que sí voy a hacer es infectarlo con el virus del pecado para que su sacrificio no sea perfecto.

Así que Satanás se propuso a infectar a Jesús con el virus del pecado.

Lo atacó insesantemente, noche, mañana, tarde, 24 horas al día lo acechó, lo tentó. Pero la Biblia nos dice que cada ataque de Satanás, eras respondido por Jesús con las palabras, escrito está.

Nos dice en Hebreos en el cap. 4 y el vers. 15 en cuanto a Jesús, si van conmigo allí, nos habla en cuanto a la perfección de Jesús. Este es un texto bien conocido y muy alentador, muy hermoso.

Dice allí en el vers. 15. "Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza", ¿pero qué? "pero sin pecado".

¿En cuántas cosas fue tentado Jesús como nosotros? En todo como nosotros, pero nunca ¿qué? Nunca pecó.

Saben que esto es una cosa increíble que Jesús haya podido vivir 33 años en el planeta Tierra y nunca haya caído en pecado, ni en pensamiento ni en accion.

Y algunas personas dicen pero Pastor, si Jesús no pecó ¿cómo me puede entender si yo peco? Pues yo doy gracias a Dios de que Jesús no pecó para entenderme, para entender mi situación. Dejenme darles una ilustracion. Si ustedes se estan hundiendo en arena movediza, ¿qué prefirirían?

¿Prefirirían tener a otra persona en la arena con ustedes simpatizando con lo que están pasando o prefirirían tener a alguien en tierra seca, en tierra firme que pueda lanzarles la soga para sacarlos?

Yo prefiriría tener a alguien en tierra sólida con una soga para sacarme.

Si Jesús hubiera pecado él hubiera estado en la arena hundiéndose como nosotros y no podría habernos salvado.

Noten lo que dice Primera de S. Juan, el cap. 3 y el vers. 5 en cuanto a Jesús.

Dice, "Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él".

¿A qué vino Jesús? A quitar nuestros pecados, ¿y qué?

Y no hay pecado en él.

Noten lo que dice Primera de S. Pedro, cap. 2 y el vers. 22, declara esto en cuanto a Jesús.

"El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca".

El testimonio del Nuevo Testamento es que aunque Satanás se lanzó con todas sus fuerzas en contra de Jesús, el Señor Jesucristo resistió cada ataque de Satanás y nunca pecó.

Es decir, Jesus era un cordero perfecto, sin mancha, sin mácula, sin defecto y por eso podía ofrecer un sacrificio perfecto por nuestros pecados.

Así que el diablo no pudo matarlo antes que llegara su hora, el diablo no pudo infectar a Jesús con el virus del pecado.

Pero un tercer método que Satanás usó fue tratar de desviar a Jesús de la misión que él vino a cumplir.

Ahora quiero explicarles lo que quiero decir. El diablo constantemente trató de desviar a Jesús del camino de la cruz.

Porque él sabía que si Jesús moría en la cruz, su reino iba a quedar liquidado para siempre.

Así que el dice, "yo tengo que convencer a Jesús que adopte cualquier otro plan.

Inclusive sería bueno que adoptase el plan de sentarse en el trono en Jerusalén para gobernar sobre los judíos, que es lo que ellos quieren, desviarlo del camino de la cruz".

Y el diablo lo hizo de varias formas. Solamente les voy a mencionar los versículos por la premura del tiempo pero ustedes lo tienen en sus listas.

En Mateo el cap, 4 y vers. 8 y 9 nos dice que el diablo llevó a Jesuú a un alto monte, y le mostró todos los reinos de la tierra y lo que Satanás le está diciendo a Jesús es esto, "mira, ¿tú crees que tú tienes que morir para recuperar todos esos reinos?

¿Tú crees que tú tienes que dejar que te escupan la cara, y que te den golpes y que te pongan una corona de espinas como dice la profecía de Isaías 53?

¿Tú crees que tú tienes que ponerte en manos de tus criaturas para que ellos te maltraten, para recuperar los reinos del mundo?

El diablo dice, "no, no, no hay un camino mas fácil.

Lo único que tú tienes que hacer es, tú te arrodillas y me adoras por un instante y te lo doy todo gratis".

Tratando de desviar a Jesús de la cruz y adoptar un camino mas fácil. Varias veces durante el ministerio de Jesús, y tenemos un ejemplo en S. Juan 6:15, varias veces la turba procuró tomar a Jesús por la fuerza para colocarlo como rey.

El diablo quería que Jesús se proclamara rey de los judíos y se sentara en el trono sobre un reino terrenal.

Es decir, no quería que Jesús muriera para recuperar el reino sino que quería que Jesús ocupara el trono de David gobernando sobre la ciudad de Jerusalén y sobre los judíos.

Pero dice allí en S. Juan 6 y el vers. 15, cuando trataron de tomarlo por la fuerza, Jesús se fue al otro lado del lago a un lugar solitario y se puso a orar.

No se desvió del camino. Inclusive sus propios discípulos a veces se prestaron para tratar de desviar a Jesús del camino de la cruz.

Tenemos por ejemplo en S. Mateo el cap. 16 y el vers. 16 después que S. Pedro dijo, "tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente", y Jesús le dice "oh bienaventurado eres Simón, has hablado muy bien".

Y Pedro se está sintiendo muy bien. Luego Jesús le dice a los discípulos,

"Es necesario que el Hijo del Hombre vaya a Jerusalén, sea maltratado, caiga en manos de los líderes, sea muerto y resucitar al tercer día".

Y dice allí en S. Mateo 16 que el apóstol Pedro tomó a Jesús del brazo y le dijo

"no seas tan pesimista. ¿Qué tu vas a ir a Jerusalén a morir? El Mesías no muere, el Mesías se sienta en el trono de Jerusalén". ¿Y qué le dijo Jesús?

No estaba hablándole a S. Pedro.

Jesus le dice "Apartate de mi Satanas", ¿porque me eres qué? "porque me eres un estorbo, eres piedra de tropiezo".

Es decir, Pedro se estaba prestando como instrumento para tentar a Jesús de que no fuera a la cruz sino que fuera la clase de Mesías que los judíos estaban esperando.

Unos pocos versículos después en el capítulo 17 y el versículo 4, Jesús subió con tres de sus discípulos al monte de la transfiguración con Pedro, Santiago y Juan, y Jesús se transfiguró delante de ellos como se verá cuando venga en poder y gloria en su segunda venida, para que ellos captaran una vislumbre de lo que iba a venir después de la cruz.

Y descienden sobre el monte, dos personajes, Moisés y Elías. Moises había muerto y resucitado e ido al cielo y Elías había sido trasladado al cielo desde entre los vivos cuando leemos el Antiguo Testamento.

Y después de esta experiencia el apóstol Pedro le dice al Señor Jesucristo, "Señor, no vayamos a Jerusalén", porque ya iban en su último viaje para Jesús morir, Pedro le dice, "No vayamos Señor a Jerusalén, Construyamos tres tabernáculos aquí, y quedémonos en la montaña".

Es decir, ¡no vayas a Jerusalén a morir! Hacia el final del ministerio de Jesús, el relato se encuentra en S. Juan 12 y el versículo 20-24, vienen unos griegos para entrevistarse con Jesús. Y dicen, "queremos hablar con Jesús porque hay muchos creyentes en Grecia que necesitan escuchar el evangelio.

Los campos estan maduros para la cosecha. Queremos que el Maestro venga a Grecia a predicar". Y cuando van los descípulos para hablar con Jesús le dicen, "mira hay unos griegos que quieren hablar contigo para que vayas a hacer obra misionera en Grecia".

Jesús dice algo que parece estar desconectado de la conversación. Jesús dice,

"ha llegado el momento en que el Hijo del Hombre sea glorificado".

Es decir, "no es tiempo de ir a Grecia.

Es tiempo de ir a la cruz. Mi hora ha llegado. Es tiempo de morir".

Y luego dice, "si un grano de trigo cae en la tierra y muere, retoña y produce mucho fruto, pero si cae en la tierra y no muere queda solo y no produce fruto".

Lo que está diciendo Jesús es, "si yo voy a la cruz y muero entre los griegos habrá mucho fruto como resultado de mi muerte.

Pero si yo voy a predicar a los griegos y no muero, es en vano porque de todas maneras siguen estando en sus pecados.

Porque necesito morir por los pecados de la raza humana".

Es decir, Satanás procuró matar a Jesús, antes que llegara su hora.

Satanás procuró infectar a Jesús con el virus del pecado, no fue capaz.

Trató de desviar a Jesús del camino de la cruz sabiendo que si Jesús vivía una vida perfecta y moría que su reino iba a quedar destruido.

Pero el diablo usó un cuarto método para tratar de vencer a Jesús.

Trató de desalentarlo. Lo que trató de hacer fue que Jesús se sintiera que su misión no iba a producir frutos.

Es interesante notar que en S. Juan el capítulo 13 y los versículos 1-3 nos dice que Satanás se le metió a Judas.

Y Judas fue con los dirigentes religiosos y tramó la venta de Jesús a los líderes religiosos. Ahora, yo pregunto, "¿Era el plan de Judas de entregar a Jesús para que lo mataran? No. Algunos comprenden mal, dicen, "Ay, si Judas entregó a Jesús para que lo mataran".

El propósito de Judas era entregar a Jesús para que el Señor Jesucristo cuando lo fueran a arrestar se escapara de las manos de los que lo fueron a arrestar.

Y usted dice, Pr. Bohr, ¿cómo sabe eso? Muy sencillo. Le salió mal el plan a Judas.

Ustedes lo saben bien. Cuando Judas se dio cuenta que Jesús no se safó de las manos de sus enemigos, ¿qué hizo Judas?

Dice la Biblia que fue con el dinero y lo tiró allá delante de los líderes religiosos y dijo "he entregado sangre inocente".

Y dice la Biblia que fue y se suicidó. El propósito de Judas era cuando lo arrestaran y lo maltrataran que Jesús se safara de sus manos y que no fuera a la cruz.

El diablo no quería que Jesús fuera a la cruz.

El diablo no quería que Jesús muriera en la cruz.

Sí quería matarlo antes que llegara su hora. Pero cuando llegó su hora no era su plan de que Jesús muriera.

Y algunos dicen, pero Pr. Bohr, entonces ¿por qué razón el diablo llevó a la gente a abofetear a Jesús y a escupirle en el rostro, y azotarle la espalda y ponerle una corona de espinas?

¿Y por qué Satanás influyó sobre la gente para que le ataran las manos en la cruz y en los pies si el diablo no lo quería matar? ¿Saben cuál era la intención de Satanás?

La intención de Satanás era que causándole este sufrimiento a Jesús que Jesús se vengara de los que le estaban haciendo esto.

Que Jesús se escapara de sus manos, en otras palabras, y que no muriera sino que se vengara y de esa manera quedaría destruido el plan de la salvación.

El diablo procuró por todos los medios desalentar al Señor Jesucristo.

Vamos al evangelio según S. Mateo el capítulo 26 y empezando el versículo 38.

Quiero que noten aquí lo que pasa con Jesús en el Huerto del Getsemaní.

"Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo".

¿Qué le dice a sus discipulos? "Estoy muy triste, quédense aquí y velen un rato.

Quédense despiertos y velen conmigo". Versículo 39, "Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo": ahora escuchen esto,

¿Qué tenía Jesús en la mano? Una copa. ¿Y qué le está rogando a su Padre, que esa copa qué? ¡Pase! Jesus oró está oración tres veces.

Noten el versículo 42, "Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad". Versículo 44, "Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras".

Jesús oró tres veces, "Padre, quiero que pases de mí esta copa".

Ahora, yo quiero preguntarles, ¿qué era lo que contenía esa copa? Lo que tenía esa copa era la ira de Dios, la ira de su Padre contra el pecado.

Ustedes recuerdan que en el libro de Apocalipsis hay 7 copas que tienen 7 ángeles. ¿Y de que están llenas las copas?

Dice que las copas están llenas de la ira de Dios.

Es decir, la copa que Jesús tenía que beber estaba llena de la ira de Dios y enseguida decimos ¿por qué estaba llena de la ira de Dios si Jesús nunca pecó?

La razón es que Jesús tenía que beber la copa que tú y yo debemos beber.

El Señor Jesucristo tenía que beber la copa de la ira de Dios contra el pecado.

Porque Jesús estaba tomando sobre sí mismo nuestros pecados.

Y saben quién le dio esa copa a Jesús.

Noten lo que dice S. Juan 18:11, nos dice quién fue el que le dio esa copa a Jesús.

La copa que tú debes beber, la copa que yo debo beber.

Dice allí,

¿Quién le dio la copa a Jesús?

Su propio Padre. Pero ¿por qué?

Si Jesús no pecó, no merecía la ira de Dios.

Mis queridos hermanos y amigos es porque Jesús estaba bebiendo la copa de la ira de Dios contra el pecado que debo beber yo.

El estaba colocándose en mi lugar.

El vivió la vida perfecta que yo debo vivir, que no vivo, y él estaba sufriendo la muerte por mis pecados.

Es tan terrible el sufrimiento de Jesús que leemos en el evangelio según S. Lucas el cap. 22 y el vers. 44, que dice que el Señor Jesucristo sudaba grandes gotas de sangre.

Dice allí, "Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra".

Cuánta agonía debe estar sufriendo una persona que en vez de sudar sudor sude gotas de sangre.

Saben, que posiblemente muchos de ustedes hayan visto esa pelicula, "La Pasión del Cristo" de Bel Gibson.

Esa película lo que enfatiza mayormente según me dicen, es la violencia física que sufrió Jesús. Pero la violencia fisica que sufrió Jesús no fue nada comparado con la agonía espiritual y mental.

Porque el Padre estaba colocando sobre Jesús todos los pecados de la raza humana.

Los que se han cometido, los que se estaban cometiendo y los que habían todavía por cometer. ¡Jesús estaba cargando todos los pecados de la raza humana, castigado por su propio Padre, bebiendo la copa de la ira de Dios!

Nos dice en San Lucas 22:53 que esta fue la hora de la potestad de las tinieblas. Es decir, Satanás estaba torturando a Jesús.

Es mas, lo que Satanás le estaba diciendo a Jesús era, "mira, si tú sigues adelante y bebes esta copa de la ira de tu Padre, nunca mas vas a ver a tu Padre, porque tu Padre odia tando el pecado que si tú bebes la copa de la ira de tu Padre vas a quedar separado eternamente de él. Así que piénsalo bien, porque si tú bebes esa copa nunca mas vas a ver el rostro de tu Padre. Vas a quedar separado para siempre".

Fijense que está trantando de desalentar a Jesús. Y el diablo usó otros métodos para desalentar a Jesús. Por ejemplo, cuando sus discípulos debían estar orando por Jesús ¿qué estaban haciendo?

Estaban durmiendo. Judas, uno del círculo de los discípulos, lo entregó. San Pedro, uno de los mas importantes discípulos ¿qué hizo? Lo negó.

Es decir, Satanás obró sobre los discípulos para que se durmieran. Satanás obró sobre Judas para que lo entregara, obró sobre Pedro, que Pedro lo negara tres veces.

Obró sobre la turba para que le escupieran en el rostro, para que le abofetearan, para que le pusieran una corona de espinas.

Todo con el propósito de que Jesús se desalentara. El propósito era decirle a Jesús, "Mira, lo que tú estas haciendo de nada vale. Uno de tus discípulos te entregó, a ese tú no lo vas a salvar. Otro de tus discípulos, Pedro, te negó, y la tercera vez con malas palabras.

Cuando tu necesitabas las oraciones de tus discípulos, todos se durmieron.

Mira el pueblo que viniste a salvar, mira como te están escupiendo en el rostro, como te están pegando, como te están colocando una corona de espinas en la cabeza, como te hieren la espalda con azotes".

Dice, "¿a quién tu vas a salvar? La obra que tú estás haciendo es en vano.

Tú no vas a salvar a nadie, ni siquiera tú mismo te vas a salvar, porque el pecado que tú estás cargando es tan terrible, que nunca mas vas a ver el rostro de tu Padre".

Lo que Satanás le estaba diciendo a Jesús era, "vete al cielo a donde te aprecian antes que sea demasiado tarde".

Estaba tratando de desalentarlo de ir a la cruz y morir. Y es mas, es interesante notar que cuando Jesús estaba colgando en la cruz, si van conmigo a San Mateo 27, van a encontrar algo muy interesante.

San Mateo 27:41-43, ¿ustedes creen que el diablo quería que Jesús muriera en la cruz? Ah ah. Noten el versículo 41, "De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciéndole con los escribas y los fariseos y los ancianos, decían:

A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel" ¿qué dice?, "descienda ahora de la cruz, y creeremos en él".

¿Qué quería Satanás que hiciera Jesús? Que descendiera de la cruz.

Y luego dice, "Confió en Dios; líbrele ahora si le quiere; porque ha dicho: Soy Hijo de Dios".

Hasta la última hora Satanas está tratando de convencer a Jesús de que Jesús ¿haga qué cosa? De que Jesús se baje de la cruz y no muera.

Porque él sabe que si Jesús habiendo vivido una vida perfecta, muere en la cruz, su reino, el reino de Satanás está destruido de una vez por todas.

Y Jesús habrá recuperado el trono, Jesús habrá recuperado el territorio y Jesús habrá hecho posible la vida eterna para todos aquellos que le reciben como su Salvador.

Y luego llegamos a la escena final.

Noten lo que dice S. Juan, el capítulo 8 y el versículo 29, esto es durante el ministerio de Jesús. Y fijense qué interesante.

Aquí dice el Señor, "Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada".

Es decir, "el Padre siempre está conmigo. El Padre nunca me ha dejado solo".

Cuán diferente cuando Jesús estaba en la cruz del Calvario.

La copa de la ira de Dios que estaba bebiendo le dio el sentido de que su Padre lo había desamparado.

Por eso en S. Mateo 27:46, Jesús habla esas palabras terribles desde la cruz, dice,

"Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?"

Fijense que durante su ministerio dice, "el Padre no me ha dejado solo, porque yo siempre hago lo que le complace".

Cuando está en la cruz el Señor Jesucristo dice, "Dios mío, Dios mío ¿por qué me has desamparado? ¡La ira de Dios es tan terrible que Jesús piensa que nunca mas verá el rostro reconciliador de su propio Padre!

Y luego llega el momento final en la cruz. Después que Jesús dice, Dios mío, Dios mío ¿por qué me has desamparado? Sufriendo las terribles y crueles tentaciones de Satanás, diciéndole, "bajate de la cruz, porque si no nunca mas vas a ver el rostro de tu Padre",

el Señor Jesucristo dice en alta voz, una voz que llevó a la tierra a temblar, dijo: ¡"CONSUMADO ES"!

Eso es lo que se prometó en Génesis 3:15. ¡"He terminado la obra de la salvación! ¡Le he dado el golpe mortal a Satanás en la cabeza! ¡CONSUMADO ES"!

Y luego las últimas palabras que Jesús pronunció en la cruz fueron, y se encuentran en S. Lucas23:46, le dice a su Padre, "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

Y dice que habiendo encomendado su espíritu al Padre, vamos a estudiar mas adelante lo que significa Padre en tus manos encomiendo mi espíritu, lo que Jesús estaba diciendo es, "Padre, preserva mi vida".

"Porque tú has prometido que si yo bebo la copa, que si yo soy fiel, tú me vas a resucitar de los muertos". ¡"Preserva mi vida. En tus manos encomiendo mi espíritu"!

Fijense que Jesús vivia por fe en su Padre, aunque se sentía desamparado por su Padre, ese era su sentir, sus emociones le decían. Satanás le susurraba, "tu padre te ha dejado porque estás cargando los pecados de la raza humana. no lo hagas, vete mientras puedas".

Mientras que sus emociones y sus pensamientos están diciendo eso, Jesús en su mente dice,

"mi padre me ha dicho que si yo soy fiel, que si yo ofrezco mi vida, que si yo me mantengo firme, que él me va a resucitar de los muertos el tercer día".

Y por lo tanto aunque se siente desamparado dice, "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

Y dice la Biblia que habiendo dicho estas palabras, inclinó la cabeza y expiró.

Ahora Satanás dice, "mi reino se acabó, porque vivió una vida perfecta, que le puede ofrecer a cada persona que lo reciba, y murió la muerte que todos deben sufrir.

Es decir, la vida perfecta que exige la ley, él la vivió. Y la muerte que exige la ley por paga del pecado, el la murió, y cualquiera que lo reciba, la vida de él está en lugar de la vida pecaminosa, y la muerte de él está en lugar de la muerte suya.

El diablo sabía que había perdido en la gran batalla entre el bien y el mal.

Pero el diablo no estaba por darse por vencido.

La Biblia dice que él colocó una guardia romana, influyó sobre Pilato para colocar una guardia romana delante del sepulcro.

Influyó para que pusieran una gigantesca piedra en frente de la entrada del sepulcro.

E indudablemente también colocó allí a sus mas poderosos y mejores demonios, para vigilar el sepulcro.

Porque él sabía que Jesús había profetizado que iba a resucitar al tercer día.

Claramente cuando van los judíos para decirle a Pilato que ponga una guardia romana, dice, "es porque este individuo dijo que iba a resucitar el tercer día".

El diablo conocía las profecías. Me imagino a todos los demonios que estaban allí presentes, los soldados romanos, la piedra en la entrada, y el que había vivido una vida perfecta por nosotros, y había muerto la muerte que nosotros debemos sufrir, dentro del sepulcro.

Cuando muy temprano el primer día de la semana, descienden dos ángeles poderosos del cielo. Uno de los ángeles se para afuera del sepulcro. El otro se sienta, y dice, habiendo quitado la piedra, dice,

"¡Oh, Hijo de Dios, tu Padre te llama!

Y pueden ustedes imaginarse la conmoción que hubo. De repente, se ve movimiento dentro del sepulcro, y sale por la entrada del sepulcro, habiéndose quitado los liensos, o habiendo el ángel probablemente quitado los liensos de Jesús, "y habiendo Jesús doblado los liensos", según dice la Biblia, ahora sale Jesús del sepulcro diciendo,

¡¡"Yo soy la resurrección y la vida"!!

Los soldados romanos caen como muertos. La piedra no pudo mantener al Príncipe de la vida en el sepulcro. Indudablemente los demonios salieron corriendo, porque el dador de la vida había salido del sepulcro.

¿Y saben lo que es interesante? No salió solo. Nos dice en S. Mateo 27:51-53, que cuando Jesús resucitó, salieron con Jesús, una multitud de personajes que habían muerto, antes que Jesús.

Ysaben que estos personajes eran una pequeña muestra de aquel gran día cuando venga Jesús para resucitar a todos los muertos en Cristo Jesús. Mis apreciados hermanos y hermanas, visitas, los que están viendo vía satélite y por televisión, ¡qué gloriosa victoria ganó el Señor Jesucristo sobre Satanás!

Se cumplió Génesis 3:15. Jesús le dio un golpe mortal en la cabeza. Satanás solamente le pudo herir el calcañar. Lo único que resta es ver quién recibirá el regalo que ofrece Jesús. Quién recibirá a Jesús para que pueda ser salvo.


Su e-mail
Su nombre:
 
¿Quieren que le avisen cuando éste el próximo tema?
Yes No
Te gustaría recibir estos temas en tu e-mail.
si me gustaría
No, no estoy interesado
 
Favor de dejar su e-mail en el espacio arriba
algún comentario o pregunta de esta página, favor de hacerlo en la parte de abajo:



Apriete aquí para ir al próximo tema:

Counter