Estudio 4

Dios el Hijo

Apreciado amigo:

 

Conociendo que en tu corazón existe un profundo anhelo por algo que no has podido encontrar en las cosas pasajeras de este mundo, quiero decirte que ese anhelo fue implantado en tu ser por Dios mismo, para que en tu condición caída nunca te sintieras satisfecho.  Dios desea que tú siempre busques lo mejor, y lo encuentres en el bien eterno de tu alma.

 

Te habrás dado cuenta de que en vano has procurado satisfacer ese deseo con "los placeres", "las riquezas", "la fama" o "el poder".  Habrás experimentado que cuando has tratado de hacerlo, "estas cosas hartan los sentidos", pero han dejado en tu alma una vacuidad e disconformidad como antes.

 

Dios está buscando que ese anhelo de tu corazón te guíe hacia Aquel que puede satisfacer todas tus perspectivas.  Es un deseo divino, capaz de llevarte a él, "la plenitud y el cumplimiento de tu deseo".  "Esa plenitud se halla en Jesucristo, el Hijo del Dios eterno".  Porque Dios el Padre se complació en que todas la plenitud de la Divinidad residiese en él; "porque en él habita toda la plenitud de la Divinidad corporalmente" (Colosenses 2:9).  "Y es también verdad que tú estas completo en él, con respecto a todo deseo divinamente seguido".  Por ello desde tiempos muy remotos el profeta Hageo le llamó "el Deseado de todas las gentes" (Hageo 2:7).

 

¿Te sientes rodeado de sombras densas?  ¿te sientes no solamente en las cosas externas, sino que a veces, puedes hasta casi palparlas dentro de ti mismo?.  Hay una luz que puede alejar esas oscuras sombras, es la presencia de Jesús en tu corazón (Juan 1:4-5,9).  Tú tienes la oportunidad de verte iluminado por el Salvador, de sentir tu existencia completamente transformada  y de iniciar un camino que concluye en el cielo.

 

Sin embargo, ello no debe significar para ti que no habrá problemas que afrontar, ni que no tendrás que sostener una lucha contra tus tendencias y tus hábitos del pasado.  Claro está, no lucharás solo ni únicamente con tus propias fuerzas.  El Todopoderoso estará a tu lado y te ayudará a vencer.  Pero habrá una lucha.  Una lucha en la que estará interesado todo el cielo.  Saber esto es sentirte tonificado y fortalecido, pues si Dios está contigo, no habrá poder de ninguna clase que impida tu marcha.  Contigo estará Jesús, autor y sostenedor de todo lo que existe.  Su poder no conoce límites.

 

Pero Jesús no sólo fue tu Hacedor, sino que es tu Salvador, dejó su gloria eterna, vino a este mundo tomó tu naturaleza humana para redimirte si le aceptas confía en su sacrificio (1 Juan 2:2).  Vino a redimirte de la esclavitud del pecado (Romanos 8:1-4).  Él y sólo él es tu esperanza.  Únicamente él puede iluminar tu sendero, sólo él puede rescatarte de las sombras de las tinieblas.

 

Jesús ha fundado el cristianismo sobre el amor, y hoy mismo, hay millones que darían su vida por él.

 

Si tú sinceramente crees en él, experimentarás ese notable amor sobrenatural por él.  Este fenómeno es inexplicable, está completamente fuera del alcance de tus facultades creadoras.

 

El atributo que hace único a Jesús, es precisamente su Divinidad.  Para ti como creyente Jesucristo es Dios.  Tú debes hacer tuya la inspiradora respuesta que dio el apóstol Pedro a Jesús, cuando les preguntó a sus discípulos:  "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  Respondiendo Simón Pedro, dijo:  Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente"  (Mateo 16:15-16).

 

Apocalipsis 3:14 dice que Cristo fue "el comienzo de la creación de Dios", no lo primero que se creó, sino que él fue la persona responsable de haber comenzado la creación de Dios.

 

Sí, en Juan 1:3 y Colosenses 1:16-17, la Biblia dice enfáticamente que todo fue creado por Cristo:  "Sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho".  Esto descarta

la idea de que Jesús haya sido creado.

 

Salmo  89 :4, 27 dice que Dios haría de David un "primogénito" más alto que los reyes de la tierra.  Pero Dios no era el padre literal de David, ni David era el hijo mayor de Isaí. Por el contrario era el menor entre sus hermanos.  "Primogénito" significa que él sería puesto sobre todos los reyes.

 

Jeremías llamó a Efraín "primogénito" a pesar de que Rubén era el primogénito de Jacob, de acuerdo con Génesis 46:8.  En Éxodo 4:22, Israel es llamado mi "primogénito" aunque ya otras naciones se habían formado primero.

 

Queda pues, establecido que el término "primogénito", aplicado a Cristo no significa el primer ser creado, sino más bien, el preeminente.  Dice Cristo que él es el primogénito de los muertos, para que en todo tenga la preeminencia (Apocalipsis 1:18).  Cristo rompió las cadenas de la tumba por su propio poder (Juan 10:18).  Por ello es el preeminente de los muertos.  No fue el primero en resucitar, en orden cronológico.  Pues ya en el Antiguo Testamento se habían dado algunas resurrecciones, Jesús mismo había resucitado a otros.

 

Jesús o Jeshua, es la forma abreviada del nombre hebreo Jehoshua, que significa Jehová es el Salvador.

 

Las referencias que hace el Antiguo Testamento a Jehová, el Nuevo Testamento se las aplica a Jesucristo:

 

Isaías 44:6 - Apocalipsis 1:8,17; 2:8; 22:13.  Jehová o sea Jesús es el "Primero y el último" Deuteronomio 32:3-4,18  - 1 Corintios 10:4, Jehová o sea Jesús es la Roca.

 

Isaías 40:3  -  Mateo 3:3.  Era a Jehová o sea a Jesús a quien se le prepararía la senda.

 

Salmos 45:6;102:24-27  -  Hebreos 1:8,10,12.  El trono de Dios y la vida eterna son aplicados a Jehová o sea a Cristo.

 

Isaías 6:1-3;  Juan 12:41  -  La gloria de Jehová es la de Cristo.  Eclesiastés 12:14;2 Corintios 5:10; Juan 5:22.  El juicio de Jehová es el de Cristo.

 

Éxodo 20:10, primera parte, con Marcos 2:28, habla del sábado de Jehová aplicado a Jesús.

Conclusión

En Jesús tienes un Redentor maravilloso.  Es el puente viviente que une la humanidad con la Divinidad y cubre el abismo del pecado con su santidad.  Que ante esta manifestación suprema de amor y poder, te arrodilles ante Jesús para decirle:  "Señor mío, y Dios mío".  Cree en él, ámalo y obedécelo de todo corazón, y recibirás vida en su nombre (1ra. Juan 5:12).


 

Regresa a la pagina de estudio