APOCALIPSIS 8:6-7 LA PRIMERA TROMPETA. Hoy damos comienzo al estudio de la primera trompeta.  Las primeras cuatro están contenidas en el capítulo ocho, las últimas tres están explicadas en los capítulos  nueve al once. Una vez que la ceremonia tomó lugar (Ap 8:1-5), el primer ángel está listo para tocar su trompeta.

 Y EL PRIMER ANGEL TOCO LA TROMPETA (v. 6-7a) “Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas, se aparejaron para tocar”.  Los ángeles se preparan para hacer sonar sus trompetas una vez que el incensario a sido arrojado a la tierra y Dios ha decidido responder las oraciones de los santos. “Y fue hecho granizo y fuego mezclado con sangre y fueron arrojados a la tierra”.  El toque de la primera trompeta produce una serie de fenómenos naturales, granizo mezclado con sangre es arrojado a la tierra. Lo primero que debemos hacer es analizar estos tres elementos naturales mencionados y buscar su interpretación profética.  El granizo y fuego mezclado con sangre tiene su aplicación histórica y su propio contexto en los cuales son encontrados. Juan los usa sin tomar en cuenta la aplicación histórica o sus contextos literales y los usa como símbolos de los juicios de Dios.  Textos paralelos podemos mencionar: Apocalipsis 7:1-3, 8:5, 9:4, 11:5,9, 14:18, 16:21, 20:10,14,15.

EL GRANIZO (v. 7b) En el Antiguo Testamento es usado como una plaga destructiva sobre Egipto (Ex 9:23-26, Sal 78:47-48, 105:32) y como una arma divina en contra de sus enemigos. Usado para rescatar Dios a su pueblo (Sal 18:13), como también para destruir el refugio de los malos (Is 28:17).  Los fieles son protegidos del granizo, mientras los impíos mueren por él (Is 32:18-19). El granizo en este contexto es un instrumento utilizado por Dios para destruir a los impíos (Job 38:22).  En el Apocalipsis 8:6-7, no es usado literalmente, pero indica juicios en contra de los enemigos de Dios y de su pueblo.

EL FUEGO (v. 7c) El fuego es usado varias veces en ocasión de las plagas de Egipto.  Este llegó a ser un símbolo de los juicios de Dios (Lev 10:1-6) Empleado como arma de destrucción por parte de Dios en contra de Asiría (Is 10:16-20), en contra de Babilonia (Jer 51:24-25), en contra de Sodoma y Gomorra (Gen 19).  Usado en contra de los enemigos de Dios y para rescatar a los fieles (Sal 11:6, 18:13, Is 29:1-6, Ap 20:9-10).  Los fieles son protegidos del fuego (Is 43:2, 19-21). El fuego representa también la ira divina (Jer 4:4, 21:12-14).  En la primera trompeta es usado como símbolo de los juicios de Dios.

GRANIZO Y FUEGO (v. 7d) La combinación de granizo y fuego están asociadas con cosas celestiales, de juicios divinos en contra de los impíos.  La apertura del templo celestial produce gran granizo e introduce conflictos entre la mujer y el dragón (Ap 11:19).  El conflicto es tal, que se le ordena al ángel del altar a vengarse de los impíos (Ap 14:18, 16:21).  Hay un lago de fuego que espera para eliminar a los malos (Ap 20:10,14-15). El fuego representa la ira de Dios que junto con el granizo (Job 38:22-23) será manifestada en el juicio final.  El fuego será usado literalmente para purificar la tierra (Ap 20).

LA SANGRE (v. 7f) La sangre pudiera significar o enfatizar el color de la mezcla del fuego con el granizo, como ocurrió en la plaga séptima en Egipto (Ex 9:23-25). La sangre significa la vida misma (Lev 17:11).  Derramar sangre es destruir la vida (Ez 14:19).  La sangre derramada llegó a simbolizar violencia, destrucción de la vida (Gen 9:5-6, 1Rey 2:5, Sal 79:3, Miq 3:10). Esta combinación en las plagas de Egipto dio a los profetas la idea de desastre (Ez 38:22, Joel 2:30-31).    En la primera trompeta los juicios de Dios están dirigidos sobre blancos específicos: la tierra, los árboles, y la hierva verde. Dios promete cuidar de sus hijos del fuego y del granizo (Is 43:2, Job 38:22-23)

FUERON LANZADOS A LA TIERRA (v. 7a)  “Que fueron lanzados sobre la tierra”.  La tierra es el lugar sobre el cual los juicios de Dios son derramados.  Ella es el blanco de la ira divina (Ap 11:18, Is 28:2).  Es sobre la tierra en donde se desarrolla la lucha entre el bien y el mal (Ap 12). Cuando la gente olvida a Dios, la tierra llega a ser el blanco de los juicios divinos (Gen 6:5,11, 3:17-18).  La tierra está contaminada por aquellos que la destruyen (Ap 11:18).  El término tierra en este contexto debe ser usado literalmente.

LA TERCERA PARTE DE LOS ÁRBOLES SE QUEMO (v. 7b) “Una tercera parte”.  Las trompetas tienen acción negativa sobre una tercera parte de lo que tocan.  Los sellos anteriores operan sobre una cuarta parte.  Esta tercera parte en el contexto de las trompetas, pudiera referirse a individuos que han rechazado el dominio de Dios y que decidieron oponerse a su gobierno. El número tres tiene implicaciones espirituales en el Apocalipsis.  Hay una falsa trinidad (16:13), la cual comandan una tercera parte de los ángeles (Ap 12:4).  La gran Babilonia será dividida en tres partes (Ap 16:19).  El reino de Satanás pudiera estar representado bajo está expresión literaria (una tercera parte). “De los árboles se quemó”.  Árboles en el Antiguo Testamento por lo general representan gente, especialmente el orgullo de aquellos que gobiernan (Is 2:12,13,17, Dan 4:20-22). Pueden también simbolizar los enemigos de Dios, como Asiría y el Líbano (Jer 11:16-17, Ez 15:6-7, 20:47-48, Joel 1:19-20). Los árboles son también un símbolo de los hijos de Dios (Sal 1:3, 52:8, 92:12-13). Representan al pueblo de Dios apóstata que llega ser objeto de la ira de Dios (Jer 2:21, Sal 80:8-11,15-16, Is 5:1-7, Ez 15:6-7, Os 10:1). En Apocalipsis 8:7 es una referencia a personas infieles, por esa razón reciben los juicios de Dios.  Cuando en Apocalipsis 7:3 dice que no se dañe a los árboles, se usa como una referencia a los fieles, igual como ocurre en Apocalipsis 9:4.

TODA LA HIERVA VERDE (v. 7c) “De la hierva verde”.  Hierva verde representa la fragilidad humana (Sal 90:5-7, 92:7, Is 40:6-8, Sal 37:1-2). Simboliza a los impíos que practican la iniquidad (Sal 37:1-2). Apocalipsis 8:7 señala a los malos que se han revelado contra Dios.  Podríamos agregar diciendo, que árboles representan reyes, gobernantes y que la hierva verde representa gente común que componen los pueblos y las naciones.

INTREPRETANDO LA TROMPETA NUMERO UNO (vv. 6-7) Es importante saber sobre quiénes cae la primera plaga o el primer juicio contenido en la primera trompeta.  ¿Quiénes están representados por los árboles y la tierra verde?. El hecho que haya fuego y granizo mezclado con sangre, indica que esta plaga sobrepasa en castigo la plaga que vino sobre Egipto (Ex 9:23-26).  Según Ezequiel capítulo nueve, el sellamiento comienza por la casa de Dios.  Dios ha de sellar a los que han de pasar por el tiempo de angustia (Ap 7:1-3, 9:4). Éxodo 9:23-26, envuelve juicios en contra de una nación que se opuso a su Palabra.  Lo mismo le ocurrió a Asiría, a Babilonia, y a Sodoma y Gomorra (Ez 5:1-4, 38:22, Is 10:16-20, Zac 13:8-9, Ex 7:17, Sal 118:13, 105:32, Is 28:2, 30:30, Joel 2:30-31.  Puede también referirse a juicios contra su propio pueblo por haber roto su pacto (Jer 11:16-17, 21:12-14, Ez 15:6-7, Sal 80:8-11,15-16. Los árboles son también una referencia a salud espiritual cuando estos están verdes (Ez 20:47-48) y apostasía cuando están secos (Ez 21:3).  También pueden representar a falsos maestros dentro de la comunidad cristiana (Jud 11-12).

 JESUS Y EL PUEBLO DE ISRAEL. En el Nuevo Testamento Jesús aplicó el lenguaje figurado de árbol a la comunidad judía (Mt 3:10, Mt 10:34, Lc 12:49, 23:28-31). El árbol que no diera fruto sería cortado y echado en el fuego (Mt 3:10-17).  Estas palabras anunciaban juicio.  Lo mismo la parábola de la viña y de los labradores (Mt 21:33-43). El castigo de Israel sería mayor que el castigo de Nínive y de Sodoma y Gomorra (Mt 12:38-41, 11:20-24).  Los judíos pidieron que la sangre de Jesús cayera sobre ellos (Mt 27:24-25). Jesús anunció la destrucción de Jerusalén y del templo (Lc 23:28-32, 21:20-24), en cumplimiento de la profecía de Daniel (Dan 9).  Sería un tiempo de terrible angustia (Dan 12:1). La destrucción de Jerusalén produjo muerte y destrucción en la nación judía.  El año 70 DC. da comienzo a una serie de juicios divinos sobre la tierra.  Árboles y hierva verde pudieran representar a la nación judía y a sus líderes por rechazar y derramar la sangre del Hijo de Dios.  El oráculo de Lucas 23:28-31 se cumplió contra Israel.  El juicio de Dios comienza por su casa (1P 4:17).  Dios usó al ejército romano para castigar a su pueblo apóstata.  Jerusalén y su templo fueron destruidos por fuego.  Roma es un enemigo de Dios en las profecías, pero en este caso lo usó para castigar a su pueblo.  Lo mismo hizo con Babilonia y Asiría. El juicio comienza por la casa de Dios (1P 4:17).  Dios nos permita ser de los sellados en los últimos días.

continua el tema.....>>>>>>

Grupo de Estudio del Apocalipsis

Counter