APOCALIPSIS CAPITULO 11:1-3

LOS 1260 AÑOS

INTRODUCCIÓN: Hoy queremos hablar de un tema muy importante y es el relacionado con la profecía de los 1260 días o años.  Esta con la de los 2300 años es una de las más extensas en lo que a tiempo se refiere.  Como lo hemos dicho anteriormente, una está contenida en la otra, sólo que cada una tiene un énfasis diferente, una nos habla de la purificación del santuario y la otra, del dominio del cuerno pequeño.

El tema de los 1260 años lo encontramos en dos libros básicamente y son en el libro de Daniel y en el libro de Apocalipsis   En algunas ocasiones se le conoce como el período de tiempo de los 42 meses, en Daniel se le conoce como: “un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo".

Para estudiar esta sección profética lo vamos a hacer tomando los pasajes como se encuentran en ambos libros citados, los relacionaremos entre sí para comprobar que se refieren al mismo período de tiempo y se les aplica al mismo poder. La regla que aplicaremos será la de día por año según Números 14:33-34, 25:8-9 y Ezequiel 4:5-6.

  LOS 1260 AÑOS Y SU CONTEXTO EN EL LIBRO DE DANIEL. Para ubicar históricamente los 1260 años en el libro de Daniel, es muy importante repasar los capítulos dos y siete del mismo libro, para poder entender cuándo y a quién debemos aplicar este período de tiempo. En el capítulo dos de Daniel encontramos en un orden muy definido la sucesión de los imperios que aparecerían, representados por el oro, la plata, el bronce, el hierro y por último los pies de la imagen, que es una mezcla de hierro con barro.  Estos metales son interpretados por el mismo capítulo de la siguiente manera: 

a.   Babilonia que gobernaría de los años 605 al 539 A.C. 

b.   Medo -Persa que gobernaría de los años 539 al 331 A.C. 

c.   Grecia que gobernaría de los años 331 al 168 A.C.

d.   Roma que gobernaría de los años 168 A.C. al 476 D.C.

e.   La división de Roma y el surgimiento de Europa a partir del año 476 D.C.

DANIEL SIETE Y SU CONTENIDO. En el capítulo siete a estos cuatro imperios se les compara ya no con metales, sino con bestias, las cuáles representan a los mismos imperios ya mencionados.

El león representa a Babilonia, el oso a los medos-persas, el leopardo a los griegos, la bestia indescriptible al imperio romano y los 10 cuernos a las diez divisiones de éste último imperio que dio a luz lo que hoy es Europa. Sin embargo, el capítulo 7 agrega un elemento nuevo que no es mencionado en el dos y es la mención de un cuerno pequeño que surge de entre los diez cuernos de esa bestia indescriptible.  Este detalle es muy importante porque dice que el surgimiento del cuerno pequeño es después de la caída del imperio romano y no antes (Dan 7:7-8.

El verso 8 comenta que para surgir él debe derribar a tres de los primeros cuernos y una vez que lo logra comenzará a ejercer un poder increíble sobre el mundo.  Hoy no nos vamos a concentrar en detalle con respecto a esos tres cuernos que arrancó, porque no es la intención de este estudio, eso está abarcado en la clase que dedicaremos en otra ocasión al capítulo 7 de Daniel.

Daniel quedó tan impresionado de la cuarta bestia que él quiso saber más acerca de ella (vv. 19-25), en estos pasajes encontramos ciertos elementos que van identificando al poder que se levantaría en oposición a Dios por espacio de 12 siglos.  A continuación las características de este cuerno pequeño:

"Tiene ojos como ojos de hombre, una boca que hablaba con arrogancia, combatía a los santos y los vencía, hablaría palabras contra el Altísimo, quebrantaría y pensaría cambiar los tiempos y la ley".  El verso 25 es donde encontramos por primera vez la expresión de "un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo", que serían entregados en su mano para realizar todo lo que anteriormente se dijo que haría.

EL CUERNO PEQUEÑO EN EL CAPITULO 8 Y 12 DE DANIEL. Hay otros pasajes en los capítulos 8 y 12 del mismo libro que citan de una forma directa este cuerno pequeño, su tiempo de dominio y también las características que lo identifican de forma similar como lo hace el capítulo 7 que ya repasamos. En el capítulo ocho aparentemente el cuerno pequeño surge después de la caída del imperio griego, de no ser por el orden ya dado en el capítulo 7 esto nos podría confundir, pero siendo que a Daniel anteriormente se le ha explicado que el cuerno pequeño ha de venir después de la caída de Roma, él no vuelve a repetir algo que ya tiene claro en su mente en la visión anterior.  Por otro lado, en los versos del 1 al 8 del capítulo 8, la intención de Daniel es de explicar la caída de los medos y persas en manos de los griegos y no de explicar el surgimiento del cuerno pequeño, algo que ya mencionó en los versículos anteriores.

Sin embargo, aunque la razón principal del capítulo ocho no es la de hablar en detalle del cuerno pequeño, como es un elemento de importancia en su libro, Dios considera conveniente volver a hablar un poco más de las características de éste personaje, notemos las que se mencionan en este capítulo que serán similares a las mencionadas en el siete, porque se trata del mismo poder.

" Creció mucho al sur, se engrandeció contra el ejército de los cielos, echó por tierra parte del ejército de las estrellas y las pisoteó, se engrandeció contra el Príncipe del ejército, quitó el continuo, y el lugar del santuario echó por tierra, echó por tierra la verdad." (vv. 9-12).  " Rey altivo, entendido en enigmas, prosperará, arruinará, destruirá al pueblo de los santos, será quebrantado más no con mano humana." (vv. 23-25). En el capítulo doce de Daniel aparece otra vez la expresión de "un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo", es decir, el tiempo del cuerno pequeño está bién definido, al final de su período, su poder a de ser quebrantado.

 APOCALIPSIS CAPITULO ONCE. La primera referencia a los 1260 años que aparece en el libro de Apocalipsis es en el capítulo once, tiempo en que los dos testigos deben profetizar vestidos de cilicio, a manera de aclaración no vamos a entrar en los detalles de los capítulos del Apocalipsis que nos hablan de este período profético, para eso estudiaremos separadamente cada uno de ellos en el momento apropiado.

En el capítulo once aparecen tres expresiones que se refieren al mismo período de tiempo.  "1260 días" (v. 3), 42 meses (v. 2), tres días y medio (v. 11).  Aunque en estos pasajes no dan las mismas características que nos fueron dadas en el libro de Daniel, sin embargo, en éste capítulo nos habla que durante ese período de tiempo los dos testigos profetizaron vestidos de cilicio, la santa ciudad fue pisoteada por los gentiles, por tres días y medio los dos testigos fueron crucificados, esto demuestra que fueron tiempos de persecución y de angustia.

 APOCALIPSIS CAPITULOS DOCE Y TRECE. En el capítulo doce encontramos una nueva referencia a los 1260 días (v. 6).  En el versículo 14 aparece la expresión que fue la que usó Daniel en varias ocasiones, "un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo".  Esta referencia es importantísima porque nos ayuda a comprobar que se trata del mismo período de tiempo y del mismo poder que son descritos por ambos profetas.

Cuarenta y dos es igual a 1260 días, éstos equivalen a tres años y medio, o a la expresión "de un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo”. El contexto en los cuáles encontramos éste período de tiempo en el capítulo doce es una referencia a la persecución realizada por el dragón o Satanás en contra de la iglesia, que es la simiente de la mujer, la cual para no ser destruida debe buscar refugio en el desierto por espacio de 1260 años.

La última referencia que encontramos en el libro de Apocalipsis con relación a este período es en el capítulo 13 y los versos del 5 al 7,  en los cuáles se nos dice que ha de perseguir y combatir a los santos por 42 meses.  Algo interesante que no encontramos en las otras secciones mencionadas de los capítulos anteriores, pero que sí lo hacen los versos del 5 al 7 de éste capítulo, es de darnos ciertas características que encontramos en el libro de Daniel y que nos ayudan a afirmar que tanto Juan como Daniel hablan del mismo personaje.

"Una boca que hablaba palabras arrogantes y blasfemias, poder para actuar por 42 meses, hablar blasfemias en contra de Dios y de su santuario, combatir a los santos y vencerlos, ejercer autoridad sobre toda tribu, lengua y pueblo".

RELACIONANDO EL LIBRO DE DANIEL CON EL APOCALIPSIS. Ya hemos leído y comprobado que hay evidencias suficientes para decir que las expresiones,"un tiempo, dos tiempos y medio tiempo” que usa Daniel es iguales a las referencias de 42 meses, 1260 años, tres días y medio, un tiempo, dos tiempos y medio tiempo" que usa Juan en el Apocalipsis. En ambos libros se nos dice que cuando esos 42 meses han sido utilizados por el cuerno pequeño lo ha hecho para perseguir y matar a los santos del Señor, como también para blasfemar del nombre y del santuario de Dios. En ambos libros encontramos que ese poder perseguidor a de llegar a su fin (Dan 8:25, Ap 13:1).

¿QUIÉN ES EL CUERNO PEQUEÑO? Al hacer un rápido repaso sin entrar en muchos detalles ya que lo hicimos en una lección anterior, queda por responder a la pregunta: ¿quién es el cuerno pequeño? De acuerdo a la información dada por Daniel, no es un secreto una vez que el imperio romano cae.  El que surge como un poder político y religioso es el papado, el cual llena las características de perseguir y de matar a los santos, especialmente de oponerse y levantarse en contra del gobierno celestial.

El apóstol San Pablo en su epístola a los Tesalonicenses, dice que antes que Jesús venga por segunda vez debe venir primero la apostasía,"se manifieste el hombre de pecado, que se sentaría en el trono de Dios, haciéndose pasar por Dios" (2Tes 2:3-7).

Históricamente ubicamos ese período de dominio papal entre el año 538 al año 1798, cuando fue destronado de su poder por el gobierno francés. CONCLUSIÓN:  Agradecer a Dios por la interpretación que la misma Palabra hace de sí misma para interpretar sus propios símbolos.  Animarnos para tomar más tiempo al estudio cuidadoso de la misma todos los días (Dt 17:19 “Lo tendrá consigo y lo leerá todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová, su Dios, guardando todas las palabras de esta Ley y estos estatutos, y poniéndolos por obra.”.

 

 

 

 

Estudiemos el Apocalipsis

Home page

El Cuerno Pequeno